Bahamas Papers

Kroes, la reina de los conflictos de interés en Bruselas

Juncker le pide explicaciones por no haber declarado que tenía una firma en Bahamas mientras era comisaria de Competencia.

La ex comisaria de Competencia es experta en las puertas giratorias entre política y negocios

La ex comisaria de Competencia es experta en las puertas giratorias entre política y negocios

  1. Neelie Kroes
  2. Evasión de impuestos
  3. Uber
  4. Paraísos fiscales
  5. Papeles de Bahamas

No es la primera vez que la ex comisaria Neelie Kroes (de 75 años y nacida en Róterdam, Holanda) se encuentra en una situación de conflicto de interés durante su trayectoria en la UE, aunque sí el primer caso en el que el conflicto estaba oculto. Según los documentos publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, Kroes no declaró que tenía una firma 'offshore' en Bahamas mientras ocupaba la cartera de Competencia, entre cuyas funciones está prohibir fusiones o imponer multas multimillonarias a las empresas que abusan de su posición de monopolio. Las puertas giratorias entre política y empresa han sido una constante en la carrera de la holandesa en Bruselas.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha escrito este jueves una carta a Kroes en la que le pide "aclaraciones" sobre su sociedad en Bahamas. La ex comisaria "aparentemente no respetó las reglas" porque no mencionó esta firma 'offshore' en su declaración de intereses cuando fue nombrada en 2004, ha dicho el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas. Sólo ha informado sobre ella tras la publicación de los 'papeles de Bahamas'.

Una vez que reciba la respuesta de la ex comisaria, Juncker "estudiará qué pasos adicionales deben darse", ha dicho el portavoz. Entre las sanciones que prevé el código de conducta de los comisarios está la retirada de la pensión, aunque nunca se ha aplicado. Bruselas sostiene que sus reglas para prevenir conflictos de intereses están entre las más estrictas del mundo, pero no pueden evitar casos como el de Kroes. "Confiamos en la información que nos dan los comisarios, no tenemos una policía secreta para enviar a Bahamas", ha apuntado Schinas.

Bahamas es un "país de alto riesgo" que debería incluirse en la futura lista negra de paraísos fiscales de la UE por los "problemas con sus sistema tributario", ha señalado por su parte el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. Ahora, sólo ocho países miembros -entre los que no está España- incluyen a Bahamas en sus listas nacionales. Se trata de Portugal, Grecia, Bélgica, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovenia y Croacia.

Las críticas a Kroes han llegado también desde el Parlamento Europeo. Su presidente, el socialista alemán Martin Schulz, ha escrito en su cuenta de Twitter que el escándalo proyecta una "sombra" en la trayectoria de la holandesa. "Los conflictos de interés no tienen sitio en la UE", afirma Schulz.

Muchos vínculos empresariales

La designación de Kroes como comisaria de Competencia en 2004 por parte del ex presidente Jose Manuel Durao Barroso ya levantó una gran polvareda por sus estrechos vínculos con el mundo empresarial. Kroes declaró que en los 10 años previos había trabajado o asesorado a más de medio centenar de compañías, entre ellas Volvo, Thales, McDonald's, O2 o seguros KLM. Sus críticos en la Eurocámara sostenían que este historial le impediría aplicar de forma estricta las normas de competencia. 

Kroes abandonó todos estos puestos y se comprometió a abstenerse en las decisiones sobre compañías con las que hubiera estado relacionada. Por ejemplo, dejó en manos de su colega de mercado Interior, Charlie McCreevy, el análisis de la compra de O2 por parte de Telefónica para prevenir cualquier posible conflicto de interés. Además, aseguró que no volvería al sector privado tras su trabajo en la Comisión. No obstante, en ningún momento mencionó su empresa 'offshore' en Bahamas, Mint Holdings.

El abogado de Kroes ha declarado al diario holandés Het Financieele Dagblad que su clienta reconoce que tendría que haber declarado esta firma opaca y que asume su responsabilidad. No obstante, ha explicado que la ex comisaria hizo su declaración de buena fe, porque pensaba que la compañía había sido liquidada en 2002, antes de su nombramiento.

Durante sus cinco años como comisaria de Competencia, Kroes disipó las dudas de sus detractores y se ganó el apodo de 'Steely Neelie' (Neelie de acero) por su firmeza contra las grandes empresas. Su principal víctima fue Microsoft, compañía a la que sancionó por primera vez en 2004 por abuso de posición dominante en el mercado de los reproductores de vídeo. Entre 2010 y 2014 ocupó una cartera de mucho menos peso, la de Telecomunicaciones y Agenda Digital, y desde allí fue una de las más fervientes defensoras de las nuevas empresas de Internet como Uber.

De comisaria a Uber

Pese a su promesa de no volver al sector privado, Kroes ha vuelto a generar polémica por haber fichado precisamente por Uber para hacer de lobista. Aterriza en la empresa en un consejo especial con el que la compañía busca reforzarse en su lucha para lograr una regulación del transporte alternativo en los países en los que está presente. Su caso ha sido comparado con el del propio Barroso, cuyo contrato con el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs va a ser investigado por el comité ético de la UE por posible conflicto de interés. 

Por si fuera poco, la holandesa ha enfurecido a la actual Comisión y a su sucesora Margrethe Vestager por sus críticas a la reciente sanción a Apple. El 30 de agosto, Vestager exigió a Apple que pague 13.000 millones de euros en impuestos atrasados en Irlanda. Kroes publicó una tribuna en el diario británico The Guardian acusándole de aplicar cambios tributarios de forma retroactiva. "Más que perseguir a un puñado de países y compañías por el pasado, deberíamos centrarnos en idear un sistema tributario para el futuro", alegaba.

El Ejecutivo comunitario no tardó en contraatacar. "Entendemos que a veces debe de ser difícil compaginar el papel de antigua comisaria con la tentación de expresar públicamente los puntos de vista de aquellos en Silicon Valley o en otro lugar que se oponen a las decisiones de la Comisión", le espetó el portavoz, Margaritis Schinas. Este intercambio de reproches hace improbable que Bruselas salga al rescate de Kroes tras el escándalo de los 'papeles de Bahamas'.