Alemania

Automechanika Frankfurt, aquí se la juega el motor en la sombra de la economía española

Hasta 130 empresas españolas viajan a Fráncfort a la mayor feria industrial de componentes de automóvil.

Muestra de la feria alemana del automoción.

Muestra de la feria alemana del automoción.

  1. Automoción
  2. Alemania
  3. Consumo automóvil
  4. Industria

Fabricantes de piezas de coches, vanguardia económica en la sombra. Las empresas de este sector de actividad en expansión crean empleo, exportan e invierten en innovación. Son una de las mejores caras que mirar en la economía española. Si desmontáramos cualquier coche, el resultado sería una considerable montaña de piezas. Habría hasta 10.000 partes, según las cuentas de quienes trabajan en el sector del automóvil. Sólo la cuarta parte de esa montaña habría salido de los talleres de la marca a la que pertenece el coche. El 75% restante de las piezas procede de empresas que trabajan para el fabricante de vehículos.

Muchas de esas compañías también fabrican los recambios y piezas que permiten realizar reparaciones post-venta. Ellas son las protagonistas de 'Automechanika Frankfurt', la mayor feria industrial de equipos y componentes para el mantenimiento del automóvil. Su edición de este año abría sus puertas el martes.

'Automechanika Frankfurt' se celebra en Fráncfort (oeste) cada dos años y es “la feria a la que hay que venir”, dice a EL ESPAÑOL Sonia López, responsable de ventas de Nagares, un grupo industrial familiar que fabrica componentes electrónicos para coches. Esta empresa con sede en Cuenca, fabrica piezas para automóviles de las que no se ven en el vehículo. Con ellas se montan, por ejemplo, sistemas de climatización, calefacción y partes de motores. Precisamente Nagares “es líder mundial en vehículos diesel, pues casi todos los fabricantes de motores diésel del mundo llevan nuestras piezas, que se instalan donde se fabrica el coche”, explica López.

Como buena parte de las españolas presentes en Fráncfort, Nagares integra el grupo de las pequeñas y medianas empresas del sector. Entre ellas las hay también estarán presentes en el Salón del Automóvil de Hannover, que atiende a las siglas IAA y que se celebrará la semana próxima. En octubre, acudirá a la IZB de Wolfsburgo, la principal cita de proveedores del consorcio Volkswagen, la empresa española Gestamp, un referente internacional dotado de un centenar de plantas industriales y que emplea a 33.000 personas en veinte países.

Hará lo propio Cie Automotive, otro de los grandes grupos españoles del sector, con sede en el País Vasco e implantación en todo el mundo. Produce componentes en 85 países sólo para fabricantes de vehículos. “Desde Volkswagen hasta Ferrari”, resume a EL ESPAÑOL Kerman Osoro, director de desarrollo de negocio en Cie Automotive.

En la feria de Fráncfort, Nagares integra el grupo de 74 empresas presentes en el pabellón agrupado de Sernauto, la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción. En total, se han desplazado hasta Fráncfort 130 empresas españolas. “Lo habitual es que en las ferias haya una quinta parte del número de empresas españolas que hay aquí”, comenta López, aludiendo a la relevancia de la cita que acoge la ciudad del oeste germano. En su edición anterior participaron 4.600 empresas de 74 países.

Mil empresas

Esas 130 empresas hacen en Fráncfort de representantes de un grupo que suma en España 1.000 compañías. En 2015 facturaron 32.000 millones de euros. Ese año, el sector español de equipos y componentes de la industria del automóvil creció un 8%. Ese porcentaje, es “un síntoma del repunte de la economía española”, estima López, que también es presidenta de la Comisión de Comercio Exterior de Sernauto. Comparado con el ritmo de la economía española, cuyo PIB creció un 3,2% el pasado ejercicio, el sector que emplea a esta responsable de ventas en Nagares parece representar la vanguardia del crecimiento.

“Ahora mismo está mejorando mucho la venta de vehículos nuevos y el parque de vehículos usados también es bastante amplio, esto es muy importante para la venta de recambios y también para la diagnosis”, dice José Ramón Serrano, responsable de Cojali, una empresa de Ciudad Real que se encuentra entre los líderes mundiales en la elaboración de diagnósticos para coches además de fabricar sistemas de refrigeración y de frenado. “Esperamos que siga el crecimiento en los próximos años”, añade Serrano. La fabricación de equipos y componentes es un “sector muy próspero, con unas facturaciones altísimas”, estima Osoro, el responsable de Cie Automotive. “En España se van a hacer tres millones de coches este año, y si comparas un coche con el de hace 30 años, el de ahora tiene muchísimas más piezas porque cuenta con más tecnología, mejores acabados, más de todo”, agrega.

El crecimiento no es el único aspecto en el que el sector de fabricación de equipos y componentes de automóvil ofrece una cara positiva de la economía española. Si ésta aún acusa situaciones como el fuerte desempleo – en agosto se rozaban los 3,7 millones de personas en paro –, a los que hay que sumar los efectos de la incertidumbre política, ese problema parece no identificarse con la parte menos visible de la industria del automóvil que representan Cojali, Nagares y compañía.

Tanto es así que el sector de fabricación de equipos y componentes participó en la creación de 330.000 empleos directos e indirectos el año pasado, según datos de Sernauto. “Somos un sector muy dinámico y en pleno crecimiento”, sostiene López. Si en 2015 en España se registró la cifra récord de 17,07 millones de empleos precarios, en la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción ponen de relieve que el trabajo que este sector ofrece es de calidad. Hasta “el 85% de los contratos son indefinidos y bien remunerados”, apuntan desde Sernauto.

ESFUERZOS EN I+D+i

Posibilitan en buena medida que el sector pueda crecer y, en consecuencia, contratar, las inversiones millonarias realizadas de un tiempo a esta parte. Respecto a 2014, las empresas del sector dedicaron en 2015 un 30% más a investigación, desarrollo e investigación (I+D+i). En números, ese porcentaje se traduce en 1.200 millones de euros, a los que se añaden otros 1.800 millones de euros destinados por las compañías para incrementar y mejorar sus capacidades de producción. Esos montantes rondan la mitad de los algo más de 6.429 millones de euros previstos en 2016 para el sistema público de I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado. Ese montante sólo era superior en 23 millones de euros al de 2015.

“Estamos subiendo mucho más que otros sectores por todo el esfuerzo, por reinventar e innovar y estar en la vanguardia mundial de lo que hacemos”, apunta en este sentido López. Esas inversiones las ejemplifica el empeño que actualmente está poniendo Cojali, la empresa de Ciudad Real, en telemática para vehículos. También son ejemplo de ello los logros de Isse Safety, una empresa de Barcelona con un siglo de experiencia en la industria textil. Es la única que produce íntegramente en España cadenas textiles para vehículos para poder circular sobre nieve y hielo.

“Somos los únicos que hemos desarrollado una patente que fabricamos en Europa, pues somos los únicos que fabricamos en España, el resto lo hacen en China y la India, nosotros podemos controlar todo el proceso de elaboración”, explican a este periódico Isaac Valls propietario de Isse Safety. Esta compañía afincada en Sabadell, elabora, entre otras cosas, productos que luego vende con su marca Goodyear, firma estadounidense líder en fabricación de neumáticos.

PAPEL EXPORTADOR RELEVANTE

En las exportaciones, unos de los puntos fuertes de la economía española, los fabricantes de piezas de coches no pasan desapercibidos. “Las exportaciones son muy importantes para nosotros, de hecho, más de la mitad de los componentes que se hacen en España se exportan”, dice López.

Sadeca, una compañía especializada en la fabricación de componentes para el sistema de frenado de vehículos, se dedica esencialmente a exportar. “Entre el 70 y el 80% de los que fabricamos es exportación”, precisa a este diario Noelia Mañas, responsable de esta empresa cuya facturación ronda los 15 millones de euros anuales. España exportó en el primer trimestre de este ejercicio por valor de 128.041 euros.

“Hasta el 80% de los coches que se fabrican en España acaban siendo exportados”, sostiene López. En 2015, el valor de las exportaciones del sector alcanzaron los 18.900 millones de euros, un 7,5% más que en 2014. Mantener ese ritmo también pasa por dejarse ver en Automechanika Frankfurt, que en su edición anterior tuvo 138.000 visitantes. Este año no tendrían por qué recibir menos.