Transporte alternativo

Uber, Cabify y BlaBlaCar, a la espera de jueces y Competencia

Las tres grandes del transporte alternativo empiezan el ‘curso’ sin sentencias ni propuestas de la CNMC.

Usuario utilizando la aplicación de Uber

Usuario utilizando la aplicación de Uber

  1. Economía colaborativa
  2. Uber
  3. Cabify
  4. BlaBlaCar
  5. Transportes
  6. CNMC

Ni sentencias, ni recomendaciones definitivas de regulación. Las grandes compañías del transporte alternativo inician el nuevo ‘curso’ sin que haya un solo pronunciamiento judicial y una propuesta de reglas del juego por Competencia. La sentencia del ‘caso BlaBlaCar’ debería conocerse en las próximas semanas, mientras que las de Cabify y Uber deberán aguardar meses.

Junto al de los apartamentos turísticos, el del transporte alternativo es uno de los sectores clave de la nueva economía basada en plataformas digitales. Un sector cuya regulación no ha sido abordada por la administración y cuya situación legal aún no ha sido resuelta por los jueces. Y todas ellas están operando con normalidad.

‘Caso BlaBlaCar’, en la recta final

El de BlaBlaCar es el caso que tiene una resolución más cercana. Antes del mes de agosto, tanto la empresa cuya plataforma permite compartir trayectos de coche por carretera como la denunciante (la patronal del autobús) entregaron las conclusiones por lo que el juicio quedó visto para sentencia. Sin embargo, esta aún no ha llegado. El encargado de dictarla es el magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, Andrés Sánchez Magro.

BlaBlaCar, a la espera de sentencia judicial.

BlaBlaCar, a la espera de sentencia judicial.

Desde la compañía esperan que el pronunciamiento definitivo llegue en las próximas semanas, aunque aún no hay una fecha. Fue en febrero de este año cuando formalizó lo que ya adelantó EL ESPAÑOL: no cabía la suspensión cautelar de su servicio como reclamaba Confebús.

Cabify, hasta marzo

Otra de las compañías con frentes judiciales abiertos es Cabify, la tecnológica que desarrolla una aplicación para contratar vehículos con chófer privado. En noviembre se ‘salvó’ también de la suspensión cautelar reclamada por la patronal. Fue antes del verano cuando hubo una vista previa del juicio en la que ambas partes presentaron las principales pruebas.

La jueza titular del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid fijó el juicio, según confirman desde Cabify, para el próximo mes de marzo. Por tanto, no habrá sentencia hasta mediados del próximo año. De acuerdo a las mismas fuentes no hay preocupación en el seno de la compañía y mantendrán la actividad.

Cabify es una de las empresas más destacadas del sector.

Cabify es una de las empresas más destacadas del sector.

En este tiempo, la empresa ha cerrado una decisiva ronda de financiación de 100 millones de euros con la que el gigante japonés del comercio electrónico Rakuten entra a lo grande en su accionariado y la valoraba en unos 300 millones. Pero también ha tenido que hacer frente a un nuevo frente: la denuncia de Fedetaxi por competencia desleal en su política laboral.

Uber, sin fechas

La tercera en discordia es la estadounidense Uber. En noviembre anunció su ‘resurrección’ con un servicio basado en licencias de VTC. Sin embargo, los dos frentes judiciales que tiene abiertos en sendos juzgados en Madrid y Barcelona, tras la denuncia (y posterior suspensión) de su servicio Uberpop basado en conductores particulares y sin licencia, siguen sin resolución. Y no hay fecha para que eso cambie.

El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea no ha contestado aún a la pregunta del juez de Barcelona sobre si una plataforma como Uber se puede considerar una plataforma (que basa su regulación en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información) o una empresa de transporte. Es una de las preguntas clave sobre esta nueva economía y el transporte alternativo. Y no ha sido respondida. Fuentes de la compañía recuerdan que el Tribunal tenía 18 meses para responder a la pregunta y, por tanto, no será hasta finales de año cuando se conozca su resultado.

Este tiempo, por tanto, les ha servido para volver a la actividad con un servicio del que hoy se conocen muy pocas cifras. Sólo confirmaron que en los dos primeros días se descargó su aplicación 5.500 veces. Pero no han querido dar a conocer la cifra de conductores, en medio de quejas por el tiempo de espera en cada servicio.

La CNMC, a la espera del informe final

Además de los jueces, a las empresas del sector le queda otra vía para avanzar en una regulación. Y esa tiene un nombre: la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Su informe sobre la llamada economía colaborativa y los nuevos modelos de negocio fue presentado en el primer semestre, después de un intenso (y duro) debate interno. En él se pedía una desregulación casi total del sector del transporte en la ciudad con el objetivo de derribar “el monopolio” del taxi.

Este documento volvió a ser sometido a consulta pública. Y esta concluyó antes del verano. ¿Para cuándo estarán estas recomendaciones para la regulación? Según informan fuentes oficiales, no hay planes de presentarlo a muy corto plazo (en las dos próximas semanas), aunque descartan dar una previsión de presentación. El documento debe concluirse con las aportaciones de colectivos y particulares para ser sometido al consejo y que éste, donde existe división de opiniones sobre algunos de los principios de ese documento, le dé luz verde.

Antes de la CNMC ya se ha pronunciado la propia Comisión Europea que publicó en junio unas recomendaciones de regulación que van en sentido opuesto a las ‘reglas del juego’ en el mercado español. La principal: aunque con límites, cualquier particular puede ofrecer un servicio sin licencia ni permisos públicos.

Mucho queda aún por decidir sobre estos nuevos modelos. El curso arranca sin que se haya puesto aún negro sobre blanco en el sector.