Abengoa

Abengoa retrasa la paga extra a sus miles de empleados y no dice cuándo la abonará

Los problemas de liquidez vuelve a retrasar el abono, como sucediera en enero. La empresa busca un acuerdo para su reestructuración.

Planta de Abengoa en Sevilla.

Planta de Abengoa en Sevilla. Reuters

  1. Abengoa
  2. Quiebras empresariales
  3. Empleo

No hay dinero suficiente en la caja para la paga extra. Abengoa, el grupo sevillano de energías renovables, ha anunciado a su plantilla, formada por unos 17.000 empleados, que no podrá abonarla, según confirman fuentes cercanas a la empresa. El pago de unos 25 millones de euros se pospone sin una fecha concreta, al igual que sucediera el pasado mes de enero.

La dirección de la empresa mantiene conversaciones con fondos y acreedores financieros con los que sellar un acuerdo de reestructuración. En julio ya hubo un principio de acuerdo, que disparó las acciones de la compañía.

Ya en enero, hubo un atraso en el pago de la nómina extra. Finalmente se abonó, junto con la de diciembre, en la segunda semana de enero.

Sin plan definitivo

Aún no hay fecha para la junta general de accionistas de la empresa. Según informó EL ESPAÑOL, el objetivo es que antes del 29 de julio el juez tenga en sus manos la homologación del acuerdo con al menos el 75% de las adhesiones necesarias. Hay de plazo hasta el 28 de octubre, tras la prórroga concedida el pasado mes de abril por el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla.

"Se está avanzando en la documentación que hay que presentar ante el juez. Hay que darse mucha prisa para que sea así. Los bancos acreedores y los nuevos hedge funds, tutelados por Houlihan Lokey, están intentando limar los últimos flecos pendientes para llegar en breve al acuerdo definitivo mediante el que sacar del preconcurso de acreedores a Abengoa", dijeron fuentes próximas a la negociación.

Cifras del negocio

La situación de preconcurso de acreedores y la falta de financiación está dañando gravemente el negocio de Abengoa, que mengua con el paso de los meses, el cierre de proyectos y las desinversiones.

En el primer trimestre del año, el gigante de energías renovables al borde de la quiebra, registró unas ventas de 719 millones de euros, un 54% menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras que su ebitda (resultado bruto de explotación) se desplomó un 85%, hasta 48 millones. El próximo 9 de agosto presentará las cifras del segundo trimestre.