FROB

El FROB perdió 1.293 millones de euros con BFA (Bankia), Mare Nostrum (BMN) y la Sareb

El fondo de reestructuración bancaria se anota pérdidas masivas por la pérdida de valor de la banca rescatada.

Luis de Guindos, responsable de la reestructuración bancaria.

Luis de Guindos, responsable de la reestructuración bancaria. Efe

  1. FROB
  2. Banca
  3. Bankia
  4. BMN (Banco Mare Nostrum)
  5. Sector inmobiliario
  6. Sareb

Nuevas pérdidas originarias de la nacionalización de la banca y el saneamiento del sector financiero. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) perdió 1.293 millones de euros en 2015 debido al deterioro de la valoración de las participaciones en Banco Financiero y de Ahorros (matriz de Bankia), el 'banco malo' Sareb y Banco Mare Nostrum (BMN), según informó el fondo que depende del Ministerio de Economía.

En concreto, la disminución de valor de las participaciones en el capital de BFA y BMN han supuesto un impacto negativo total en las cuentas del FROB de 907 millones de euros, de los que 763 millones corresponden a BFA y 144 millones a BMN.

El organismo precisa que aunque los fondos propios de ambas entidades han registrado una evolución positiva respecto al ejercicio anterior, ésta ha quedado contrarrestada por el comportamiento negativo de las carteras de renta fija.

Además, se ha registrado un deterioro en la participación que el fondo tiene en la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructración bancaria (Sareb) por importe de 415 millones de euros.

Ganó 121 millones con Banco de Valencia

Durante el año 2015, el FROB ha registrado movimientos de provisiones relacionadas con garantías otorgadas por el FROB en diferentes procesos de venta de entidades, como el de la CAM a Banco Sabadell o de Banco de Valencia a La Caixa. En este caso, el impacto en la cuenta de resultados ha sido positivo en 134 millones de euros.

"Entre éstas destacan 121 millones de euros positivos por el esquema de protección de activos concedido en la venta de Banco de Valencia, como consecuencia de la favorable evolución de las pérdidas registradas y esperadas de dicha cartera", explica el fondo creado para intervenir y sanear entidades financieras quebradas.

Según el FROB, dirigido por Jaime Ponce, todavía hay una posición de tesorería suficiente para hacer frente a sus compromisos a medio plazo. A cierre de mayo de 2016, el importe de la tesorería no comprometida a corto plazo del FROB asciende a 1.138 millones de euros, que se compone a su vez por unas inversiones netas de 3.781 millones, colocados en activos de Deuda Pública del Estado y cuentas corrientes remuneradas en entidades de crédito.

Las deudas a corto plazo de 2.505 millones de euros nominales más 138 millones de cupón como consecuencia de la amortización el próximo mes de julio de una emisión de bonos simples emitidos por el FROB en julio 2011.