Energía

Urquijo aterriza en Abengoa y ficha a un histórico de la banca de inversión en España

David Jiménez-Blanco, formado en Goldman Sachs y ex máximo responsable de Merrill Lynch en España, pilotará la reestructuración de la compañía en esta nueva etapa.

Gonzalo Urquijo, ejecutivo de Arcelor

Gonzalo Urquijo, ejecutivo de Arcelor

  1. Energía
  2. Abengoa
  3. Energías renovables
  4. Banca
  5. España
  6. Inversión
  7. Goldman Sachs

Vía libre a la nueva Abengoa. Tal y como se preveía desde hace meses, Gonzalo Urquijo, el hombre fuerte de ArcelorMittal en España ya es el nuevo presidente ejecutivo de Abengoa y el encargado de poner en marcha el plan de reestructuración que se pactó con la banca.

Junto a él, al frente de la transformación de la sociedad estará David Jiménez-Blanco. Será director de Estrategia y de Reestructuración (CRO, por sus siglas en inglés) de Abengoa. Es un histórico de la banca de inversión en España. Se formó primero, en Goldman Sachs, donde fue ‘managing director’ y responsable del área industrial para Europa hasta 2006, cuando fue el primer ejecutivo de Merrill Lynch en España y Portugal, en sustitución de Eva Castillo.

Urquijo se rodea así de alguien que conoce por dentro cómo operan y cómo se mueven los bancos, hasta ahora acreedores y, una vez se transforme el capital de la empresa sevillana, sus máximos accionistas. No en vano, los acreedores van a controlar el 95% de la nueva sociedad. Como consejero delegado seguirá Joaquín Fernández de Piérola, que desembarcó en la compañía la pasada primavera y, hasta septiembre, ha cobrado 470.000 euros;  mientras que Víctor Pastor Fernández como director financiero (CFO).

El equipo A

Los nombramientos se producen el mismo de la celebración de la Junta General Extraordinaria de Accionistas de la compañía. En ella, Abengoa ha aprobado todas y cada una de las propuestas de acuerdo sometidas a su votación salvo una (la fusión de acciones de clase A y B). Se sientan las bases para el inicio de actividad de la Nueva Abengoa, la compañía que absorberá los activos de la empresa sevillana.

Los accionistas han dado además su visto bueno a la estructura societaria del grupo que da lugar a la Nueva Abengoa. También se ha designado a nuevos consejeros, tras la dimisión del antiguo órgano rector.

Entre los consejeros que abandonan la empresa figuran el exministro José Borrell, el exsecretario de Estado Ricardo Martínez Rico o el actual presidente del grupo, Antonio Fornieles, que no tendrán derecho a ninguna indemnización. Además de a Gonzalo Urquijo, en el nuevo consejo estarán seis vocales independientes de primera línea: Manuel Castro Aladro, José Luis del Valle Doblado, José Wahnon Levy, Ramón Sotomayor Jáuregui, Javier Targhetta Roza y Pilar Cavero Mestre.

Así, tras la junta y el consejo Abengoa contará con una estructura corporativa dividida en dos comités de dirección: un comité ejecutivo que estará formado por Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz, Joaquín Fernández de Piérola Marín, Daniel Alaminos Echarri, Álvaro Polo Guerrero, Víctor Pastor Fernández y David Jiménez-Blanco; y un Comité de Dirección cuyos miembros serán designados próximamente

No a la fusión de acciones A y B

El único borrón de la jornada y la excepción de la propuesta que figuraba como punto quinto del orden del día relativa a la unificación de las dos clases de acciones, que no se sometió a votación por no haberse alcanzado el 'quorum' necesario. "La Sociedad recuerda que la no aprobación de dicho punto del orden del día no afecta a los acuerdos necesarios para la ejecución del acuerdo de restructuración. El texto definitivo de los acuerdos aprobados se remitirá en hecho relevante posterior", explica la compañía.

Para que saliese adelante este punto era necesaria la asistencia de al menos el 25% de las acciones A y el 25% de las B, si bien en este segundo caso solo ha acudido el 11,44%. Este punto, sin embargo, no influye en el plan de reestructuración de la empresa, que continuará con total normalidad y que, una vez lograda la homologación en los juzgados de Sevilla, acaba de superar el último escollo para su implementación.