Mercados

La Fed, dividida ante una inminente subida de tipos en Estados Unidos

 Algunos de los miembros de la Reserva Federal creen que las condiciones económicas "pronto justificarán" subir el precio del dinero.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen

La presidenta de la Fed, Janet Yellen Reuters

  1. FED
  2. Tipos de interés
  3. Bolsa

Algunos miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) consideraron durante su última reunión de política monetaria, celebrada los pasados días 26 y 27 de julio, que las condiciones económicas "pronto justificarán" una subida de los tipos de interés, que se mantienen en un rango objetivo de entre el 0,25% y el 0,50% desde el pasado mes de diciembre.

Así se desprende de las actas de la reunión de julio, en la que el organismo apreció menores riesgos para las expectativas económicas, pero no logró ponerse de acuerdo sobre cuándo sería apropiado endurecer su política monetaria, según recoge Europa Press.

Los miembros del comité, "mayoritariamente", se mostraron a favor de que, antes de subir los tipos de interés, sería prudente acumular más información con el objetivo de evaluar el momento subyacente del mercado laboral y la actividad económica.

Sin embargo, varios de los participantes en la reunión también aseguraron que la Fed dispone de "tiempo de sobra" para reaccionar si la tasa de inflación aumenta más rápido de lo previsto, por lo que prefieren aplazar una subida de tipos hasta asegurarse de que se acerca hacia el objetivo del 2%.

Al término de su primera reunión tras la victoria del 'brexit' en el referéndum del 23 de junio sobre la permanencia del Reino Unido en la UE, el órgano responsable de la política monetaria estadounidense destacó en su comunicado la fortaleza del mercado laboral, que generó 287.000 nuevos empleos en junio, así como la recuperación "a un ritmo moderado" de la economía y señaló que "los riesgos a corto plazo para las perspectivas económicas habían disminuido".

La tormenta del 'brexit'

Si en su reunión de junio el banco central estadounidense había expresado su preocupación por el impacto del referéndum en Reino Unido, un mes después la institución observó un panorama mucho más despejado y se mostró confiada en que las condiciones económicas evolucionarán de manera que justificarán subidas graduales de los tipos de interés.

De hecho, mientras en su anterior reunión el FOMC decidió por unanimidad mantener los tipos de interés, en el encuentro del pasado 26 y 27 de julio la decisión fue adoptada por mayoría de nueve miembros contra uno, ya que la gobernadora Esther L. George votó a favor de subir los tipos un cuarto de punto, hasta un rango objetivo de entre el 0,50% y el 0,75%, alegando la flexibilización de las condiciones financieras tras el 'brexit', el retorno a la senda del crecimiento económico, la solidez del mercado laboral y la inflación avanzando hacia el 2%.

El Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal volverá a reunirse los días 20 y 21 del próximo mes de septiembre. Hasta entonces, el banco central estadounidense vigilará estrechamente los indicadores de inflación, así como los acontecimientos financieros y de la economía global.

En el primer trimestre de 2016, la economía estadounidense experimentó una expansión anualizada del 1,1%, tres décimas por debajo del 1,4% observado en el último trimestre del año pasado.

Por su parte, el mercado laboral de EEUU generó 255.000 nuevos puestos de trabajo no agrícola durante el pasado mes de julio, una cifra que superó ampliamente las expectativas del mercado, que esperaba unos 190.000 nuevos empleos, mientras la tasa de paro se mantuvo estable en el 4,9%.