Sube al 2,08% del PIB

Montoro eleva el déficit en 1.200 millones hasta mayo y supera ya el objetivo de todo el año

El ministro no puede culpar a las autonomías ya que el desvío es del Estado, con un déficit del 2,08% del PIB. Los ingresos tributarios se desploman un 8,1%.

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro

El déficit de la Administración Central del Estado avanzó en marzo hasta el 2,08% del PIB, lo que dificulta mucho que el Gobierno pueda cumplir con el compromiso pactado con Bruselas. El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro aseguró a la Comisión Europea que este año sí, España cumpliría con sus promesas, sin embargo, todavía no ha pasado la mitad del año y la palabra del ministro va perdiendo valor. La nueva senda del déficit propuesta a Bruselas (y por la que se está guiando el Gobierno, aunque tiene que ratificarlo el nuevo Parlamento) obliga a ajustar el desfase de las cuentas públicas al 3,6% del PIB en todo el año, del cual, 1,8 puntos son para la Administración Central.

Un compromiso que Montoro ya ha roto en mayo y que tendrá complicado revertir en lo que queda de año. El Estado cerró mayo con un déficit del 2,08%, por lo que si quiere cumplir su promesa con Bruselas tendrá que ajustar en la segunda mitad del año unos 3.000 millones de euros.

El Gobierno no sólo no ha reducido el déficit en lo que va de año, sino que lo ha aumentado en 1.200 millones

El Gobierno no sólo no ha reducido el déficit en lo que va de año, sino que lo ha aumentado. En concreto, el déficit hasta mayo alcanzó los 23.301 millones de euros, 1.207 millones más que en el mismo periodo del año anterior. Y eso que el Estado ha profundizado en sus recortes del gasto público, con casi 2.500 millones menos de empleos no financieros. Sin embargo, la caída de la recaudación ha sido más profunda. Los ingresos tributarios del Estado se desplomaron en casi 4.500 millones de euros, que supone un 8,1% menos que en los cinco primeros meses del año anterior. Una carga que condena a Montoro a superar ya el margen de déficit que tiene para todo el ejercicio y que contradicen sus declaraciones: "Nadie puede decir que bajar impuestos no sea compatible con reducir el déficit".

La reforma 'electoralista'

El Gobierno del Partido Popular aprobó en los dos últimos años de su legislatura una rebaja de impuestos que hizo imposible cumplir con Bruselas en 2015 y que complica mucho el escenario para este año. El descenso en la recaudación se ha producido principalmente por dos figuras: IRPF y Sociedades.

La recaudación del Impuesto de Sociedades se ha desplomado a casi la mitad, de los 9.071 millones de 2015 a los 4.652 millones de este año, en términos de Contabilidad Nacional. En concreto son 4.419 millones menos de recaudación hasta mayo de los cuales, en torno a 2.400 millones se recuperarán a lo largo del año, según informa la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), ya que se benefician de la reforma para el pago fraccionado.

La caída real del Impuesto de Sociedades hasta mayo es de unos 2.000 millones de euros, en torno al 23%

El resto, unos 2.000 millones de euros, es probable que ya no se recuperen, lo que supone una caída real de la recaudación por este impuesto de en torno al 23%. Esto se debe a la rebaja del Impuesto de Sociedades aprobada por el Gobierno, que recortó el tipo general del 28 al 25% para este año. Además, una buena parte de la merma en la recaudación se produce por el fin de la prohibición de que las empresas se dedujesen las pérdidas que habían sufrido durante la crisis. Este año han empezado a hacerlo, lo que supone una reducción importante de las bases imponibles y, por tanto, un descenso de la cantidad que tienen que abonar a Hacienda.

La recaudación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se contrajo un 10,9% respecto al año anterior, hasta 9.117 millones, un descenso que se produce íntegramente por la rebaja del tipo impositivo aprobado por el Gobierno en 2015 a pocos meses de las elecciones generales del 20-D.

La caída en la recaudación por Sociedades e IRPF se vio compensada con un mejor desempeño del IVA, que va camino de marcar máximos históricos de recaudación este año después de la subida de este impuesto que aprobó el Partido Popular en 2012. En concreto, el Estado elevó sus ingresos por IVA en 746 millones de euros, un 2,9% más.

Los estabilizadores automáticos

El dato del déficit podría haber sido mucho peor sin el efecto positivo del crecimiento económico. Es lo que se conoce como los estabilizadores automáticos: cuando el ciclo es expansivo, los ingresos del estado aumentan (el ejemplo del IVA es el mejor ejemplo) y algunos gastos se reducen. Esto es lo que ha ocurrido en los cinco primeros meses del año con el gasto corriente de la Administración Central, que se ha reducido en 3.500 millones de euros. La principal partida de ahorro han sido las transferencias destinadas al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que se han reducido en casi 2.600 millones de euros.

El dato del déficit podría haber sido mucho peor sin el efecto positivo del ciclo económico

Montoro ha aumentado hasta mayo las transferencias a las comunidades autónomas en 860 millones de euros, esto es, un 2,9% más que en el mismo periodo del año anterior. Pero ha podido ahorrar en el pago a las corporaciones locales gracias a que ha obligado a los ayuntamientos a apretarse el cinturón. En concreto, las transferencias a las corporaciones locales se redujeron en casi 150 millones de euros.