Juego online

¿Votar o apostar? El negocio de las apuestas en las elecciones españolas

Sólo una compañía abre mercado para las generales. El PP señalado como claro vencedor.

Mariano Rajoy junto a Isabel Bonig, durante un mitin.

Mariano Rajoy junto a Isabel Bonig, durante un mitin. EFE

  1. Apuestas
  2. Elecciones Generales 2016

Apostar a que Morata será el máximo goleador de la selección durante la Eurocopa. Forma parte del guion esperado. Es el negocio tradicional de todas las casas de apuestas. Pero, ¿por qué no hacerlo con la política e incluir en la ecuación a Pablo Iglesias o Albert Rivera? En otros países con mayor tradición, empieza a ganar espacio. En España, el negocio sigue siendo muy minoritario. Para las elecciones de este domingo, sólo una de las plataformas ha abierto su mercado. ¿Cómo cotiza? El PP es el claro vencedor.

Estas apuestas se engloban en las llamadas ‘otras apuestas de contrapartida’. Es un cajón desastre en el que se pueden incluir cualquier evento más allá de las deportivas y las relacionadas con hípica. Fueron reguladas de manera oficial en 2014. Hoy por hoy son un negocio muy minoritario. Apenas representaron un 0,2% del volumen de las apuestas online de los operadores regulados en España en 2015. En total, según las cifras de la Dirección General del Juego, eso supondría apenas 17 millones de euros de los 8.500 millones que generó el juego online.

No es sólo una escasez de dinero movilizado, sino también de jugadores. “Son pocos pero estamos viendo crecimiento en el segmento pues cada vez ofrecemos mayor número de estos mercados y el público español se empapa de lo que ocurre en otros mercados, como puede ser el de Reino Unido”, apuntan desde Betfair, única plataforma que ha abierto el mercado para las elecciones del 26-J.

“La última edición de Eurovisión generó cuatro veces más interés para nuestros apostantes que las elecciones españolas”, apuntan desde la compañía.

Sólo una casa de apuestas

“Tienen un peso minoritario y cuentan con menos tradición que las deportivas”, apuntan fuentes de Betfair. Otras plataformas como Luckia, que el pasado mes de diciembre sí ofrecieron la posibilidad, han decidido no participar en estos comicios. La razón: una cuestión estratégica. Fuentes de la compañía descartan que sea por una escasez de negocio.

En el caso de Betfair, las apuestas señalan a Partido Popular como el claro vencedor en estas elecciones. Por cada euro apostado a que los ‘populares’ tienen el mayor número de escaños, el jugador recibirá 1,05, según las cuotas fijadas este sábado. Si elige a Unidos Podemos, recibirá 8,5 euros; si abogado por el PSOE, logrará 34 euros, y si apunta a Ciudadanos, 91.

¿Quién esperan los jugadores que será el próximo presidente del Gobierno? Mariano Rajoy, tiene una cuota de 1,61; Pablo Iglesias, 3; Pedro Sánchez, 5, y Albert Rivera, 26. ¿Y el porcentaje de participación? Por encima del 70% es más probable según las apuestas con 1,72 por cada euro jugado.

El pasado 20 de diciembre, las apuestas no distaron mucho del resultado final. La victoria del PP se pagaba a 1,16 euros por cada euro jugado; la del PSOE, a 4 euros; la de Ciudadanos, a 9, y la de Podemos, a un 11.

Brexit, última experiencia

La experiencia más reciente en estas apuestas políticas hay que encontrarla en el referéndum en Reino Unido para salir de la Unión Europea. Y el resultado final de la consulta ha roto todos los pronósticos que se tenían en un primer momento en muchas de estas casas de apuestas.

En la tarde del jueves, las probabilidades de que se votara ‘no’ a la salida de la UE eran del 84%. Según fue avanzando la tarde y la noche, los porcentajes se fueron moviendo en favor del brexit. “Las predicciones no han encajado con el resultado final”, reconocen desde la casa de apuestas.

Un negocio de miles de millones

El sector del juego online movió en España 8.500 millones de euros durante el pasado año, lo que representa un crecimiento del 30% respecto al año anterior. Casi la mitad del dinero movido corresponde a la modalidad de apuestas.

En España, a 31 de diciembre, 52 operadores de juego con licencia tenían sus ‘puertas’ abiertas, ya sea tanto para apuestas deportivas ‘tradicionales’ como para estas especiales. Más de medio millón de personas en España jugaron al menos una vez al mes.