Referéndum en Reino Unido

La City ‘española’, ante el 'brexit': “Trabajaremos toda la noche”

La tecnológica española de intercambio de divisas Ebury advierte del “gran riesgo” por la alta volatilidad.

Vista del distrito financiero de Londres.

Vista del distrito financiero de Londres.

  1. Brexit
  2. Divisas
  3. Reino Unido
  4. Fintech
  5. Cotización de divisas

Es española. Pero su centro de operaciones clave está ubicado en pleno corazón financiero de Londres. Vivirá este jueves desde dentro las turbulencias que generará un posible brexit. El referéndum con el que los británicos deciden si Reino Unido se ‘desconecta’ de la Unión Europea traerá consigo una consecuencia más: una enorme volatilidad en los mercados. Y una pequeña compañía tecnológica con ADN español, Ebury, se prepara: “Vamos a estar trabajando toda la noche en nuestras oficinas de Londres; en un solo día va a haber mucho riesgo”.

Su sector: el intercambio de divisas. Es ahí, en ese terreno de juego, donde la inestabilidad reinará durante toda la jornada de referéndum. “Durante todo el día va a fluir mucha información, con encuestas privadas de todo tipo; la divisa se moverá desde primera hora y habrá bastante volatilidad”, asegura Salvador García, uno de los fundadores y consejero delegado de la empresa.

Con este escenario, pase lo que pase a las 7:00 de la mañana del próximo viernes (cuando se prevé que haya resultados definitivos), la compañía ha recomendado a sus clientes, pequeñas empresas exportadoras, que se cubran ante posibles caídas con seguros de tipo de cambio. “En un solo día va a haber mucho riesgo; es su decisión si lo asumen… Nosotros le ofrecemos no tener ese riesgo y hacer cobertura para evitar pérdidas”, apunta García, quien advierte de que en caso de que gane el ‘sí’ el movimiento de la divisa “puede ser el mayor de la historia”.

Pese a que tienen toda la maquinaria lista para un fuerte incremento de actividad de su plataforma de intercambio tanto durante la jornada como por la noche, las previsiones no señalan a una victoria del ‘sí’ en el referéndum. “Había una sensación cada vez más certera de que iban a salir de la UE, pero el trágico atentado ha acarreado un cambio de sentimiento muy brusco”, apunta. De hecho, recuerda que en los mercados financieros la libra se ha apreciado mucho durante las últimas 48 horas.

Al cierre de la edición de este miércoles, cada libra se intercambiaba por 1,29 euros. Representa una apreciación del 2,58% desde el atentado de la parlamentaria europeísta Jo Cox.

Bancos, sin dormir

No es la única compañía que prevé un particular ‘maratón’. Banqueros, brokers de bolsa y analistas tienen todo preparado para estar toda la noche en sus respectivas oficinas. Contarán con equipos de expertos disponibles que respondan a las demandas para mover dinero de sus clientes.

Pero no todos los operadores van a mantener su actividad durante la jornada clave. Transferwise, una ‘startup’ británica que lleva a cabo transferencias internacionales de dinero, ha decidido suspender todas las operaciones para evitar esa volatilidad.

Según explicaba una de sus portavoces a Bloomberg, el objetivo es evitar que sus usuarios tengan importantes pérdidas por las variaciones de precios de las divisas que se esperan no sólo en la noche tras el referéndum sino durante toda la jornada, en la que se publicarán numerosos sondeos.

Unos inicios sin apenas capital

El de brexit es un momento clave para Ebury, una compañía fundada por españoles en Londres en el año 2009. En aquel tiempo, Salvador García trabajaba en mercados financieros y Juan Lobato lo hacía en el lado de la gestión en una consultora. Tras largas conversaciones en una cafetería de Ebury Street en Londres, surgió la idea de crear un proyecto para el intercambio de divisas. “Era un mercado enorme, con un acceso para clientes muy malo; había muchas empresas creciendo muy rápido sin tener mucha sofisticación y pensé que lo podíamos hacer mejor”, resalta García.

Los primeros pasos no fueron fáciles. Decidieron hacerlo sin capital externo, sólo con sus ahorros y los de sus más allegados (después recibieron apoyo de varios ‘business angels’ y el pasado año de fondos como Vitruvian Partners y el estadounidense Greylock de 77 millones de euros). Colocaron su sede en Londres, no sólo porque residían allí sino por cuestiones meramente regulatorias: Reino Unido fue el primer país en crear un marco regulatorio para nuevas compañías alternativas a los bancos. “Lograbas la autorización del regulador británico y conseguías pasaporte para operar en el resto de países”, explica.

Salvador García, CEO de Ebury.

Salvador García, CEO de Ebury.

Sus primeros pasos tuvieron un foco: los pagos en diferentes divisas para empresas. Después fueron evolucionando con las necesidades de los clientes: gestión del riesgo, contratación de seguro de tipo de cambio y préstamos. Frente al discurso muy duro y crítico de otras ‘fintech’ respecto a los bancos, Ebury los ve como aliados. “Ahora tenemos relación de agregadores: tenemos relación mayorista con ciertos bancos y minorista con nuestros clientes, la relación con los bancos es muy abierta y compartimos riesgos”, apunta el cofundador.

Una compañía de 3.000 millones de euros gestionados

Hoy por hoy, Ebury es una compañía con más de 350 trabajadores. Tiene su centro de operaciones en Londres, pero todo el desarrollo tecnológico lo dirige desde Málaga (con una plantilla de unos 60 trabajadores). Y cuenta con sedes comerciales en Madrid, Amsterdam y Varsovia, donde se reparten unos 140 empleados. En el último ejercicio fiscal, que concluyó el 30 de abril, gestionó más de 3.000 millones de libras en divisas (desde su nacimiento suman 12.000 millones). En total cuentan con 12.000 empresas como clientes, de las que 2.500 son españolas, según sus propias cifras.

El pasado año fiscal sumó 30 millones de libras de ingresos. Su crecimiento en estos últimos tiempos es del 100% año tras año. Su objetivo ahora es expandirse en el resto de mercados europeos donde no están presentes y en otros como Estados Unidos o en países emergentes como China o Sudamérica.