Empresas

Pastor cesa al director general del AVE y coloca a una mujer de su confianza

Sustituye a Javier Gallego por Isabel Pardo de Vera, hasta ahora jefa del servicio de Movilidad de la Diputación de Pontevedra.

Ana Pastor, ministra de Fomento.

Ana Pastor, ministra de Fomento.

  1. Empresas
  2. AVE
  3. Adif
  4. Ana Pastor Julián (Política)

La empresa pública Adif ha sustituido a su hasta ahora director general de Adif Alta Velocidad, Javier Gallego, por Isabel Pardo de Vera, que hasta ahora era jefa del servicio de Movilidad de la Diputación de Pontevedra y fue gerente de Adif para Galicia.

Desde esta semana, Pardo de Vera será la nueva directora general de Explotación y Construcción, según explicaron a EFE fuentes de la compañía. Gallego era, hasta ahora, responsable de la ejecución de las obras del AVE desde finales de 2014, tras sustituir en ese cargo a Antonio Gutiérrez.

Se da la circunstancia de que Adif está negociando la rescisión de contratos en el País Vasco, Extremadura y Galicia debido a los problemas de ejecución de varios tramos de construcción de las líneas de Alta Velocidad y los enfrentamientos con las empresas contratadas para ejecutar los trabajos.

Por ejemplo, en el caso de el País Vasco, el problema en la ejecución de las obras se concentra en el nudo ferroviario de Bergara, según informa el diario Expansión, que Adif adjudicó a una Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Comsa, Isolux y Acciona. La licitación estaba presupuestada en 300 millones de euros, pero Adif la adjudicó con una rebaja del 50% y, actualmente, las obras están paradas mientras se renegocia el contrato. 

El AVE en España no es el único problema encima de la mesa de Adif. El gestor ferroviario es una de las 12 empresas que integran el consorcio que construye el tren de alta velocidad que unirá las ciudades saudíes de La Meca y Medina. El proyecto, inicialmente, debía estar listo para 2017, pero las empresas han logrado una prórroga, dado el retraso en las obras, para prorrogarlas durante 14 meses más, hasta entrado 2018.

Además, el consorcio ha instado al Gobierno saudí a acelerar los pagos, ya que no está al corriente de pago con algunas de las 12 empresas. Además, estás tendrán que negociar sobrecostes ya que la construcción del proyecto se ha ido por encima de los 6.700 millones en los que se proyectó.