Argentina

Argentina cierra heridas con España: “Pido disculpas por los últimos años”

El ministro de Hacienda visita Madrid y pide que “España compita con EEUU por ser el primer inversor extranjero”

El ministro de Hacienda argentino, Alfonso Prat-Gay

El ministro de Hacienda argentino, Alfonso Prat-Gay Efe

“Argentina está de vuelta, pido un aplauso”. Así comenzó su intervención Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda y Finanzas Públicas de Argentina en el Foro de la Nueva Economía ante un numeroso público de políticos, empresarios y representantes de lobbies. Empieza así el plan del Gobierno de Mauricio Macri para reestablecer las relaciones rotas con uno de los países más importantes para la economía argentina: España.

Para conseguirlo, Macri no ha querido dejar pasar ni una semana más para mandar a uno de sus hombres fuertes a Madrid, como ha reconocido, incluso antes de las elecciones tan importantes del 26-J. “Pido disculpas por los últimos años. Yo sé lo que han sufrido los capitales en Argentina y les agradezco su paciencia”, ha explicado Prat-Gay durante su intervención. También ha cargado contra los distintos gobiernos kirchneristas que dejaron como herencia la “ruptura o enfriamiento de relaciones con los más queridos, como España”.

Para cerrar heridas, ha querido zanjar uno de los mayores conflictos entre los dos países: la nacionalización de YPF, filial de Repsol, por el Gobierno de Cristina Fernández. “Fue un disparate lo que se hizo con Repsol”, ha reconocido Prat-Gay. Sin embargo, también ha apuntado que, desde la llegada de Macri a la Presidencia, los bonos que se entregaron a la petrolera española como pago de la nacionalización se han revalorizado un 30%, por lo que, si Repsol no los hubiera vendido, hubiese conseguido fuertes plusvalías.

Todos estos escándalos contribuyeron a “dilapidar la relación con España”, en palabras de Prat-Gay, sin embargo, sólo dando “tiempo al tiempo” se conseguirán cicatrizar definitivamente estas heridas que se empiezan a cerrar. Por su parte, asegura que lo que ha pasado “no volverá a ocurrir”.

La vicepresidenta en funciones del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sido la anfitriona de Prat-Gay en su primera intervención en España y no ha querido perder la ocasión de “felicitar al Gobierno de Macri por la decisión y el coraje” que está mostrando. Argentina “está reforzando sus vínculos con Europa y EEUU” y está mostrando “voluntad política para reincorporarse a los mercados financieros y se ha convertido en un socio fiable para proyectos futuros”.

Un paraíso de oportunidades

Reconducir las relaciones con España es un objetivo prioritario para el nuevo Gobierno argentino. No extraña que sea así, ya que es el segundo país extranjero por inversión, sólo superado por otro de los ‘enemigos’ del Gobierno de Cristina Fernández: Estados Unidos. “Queremos que España gane a Estados Unidos”, ha asegurado Prat-Gay. Para convencer a los empresarios y directivos españoles no sólo ha mostrado la voluntad política del gobierno Argentino de acoger capitales foráneos, sino que también ha apuntado las “vastas oportunidades” de inversión que tiene su país. “Ahora aparecen las oportunidades”, ha remarcado Prat-Gay.

Entre los sectores que necesitan más inversión exterior se encuentran el turismo, las infraestructuras que “hay que volver a regenerarlas”, las energías renovables y el mercado local de capitales. “En Argentina no hay más que buscar, porque las oportunidades aparecen”.

El sector público va a ser un gran dinamizador de la inversión, lo que debería ayudar al crecimiento económico y a la rentabilidad de las inversiones extranjeras. Actualmente la inversión sobre el total del PIB es apenas del 19% y el ejecutivo de Macri quiere elevar esta ratio hasta el 25%. Seis puntos más del PIB que serán aportados, dos por el sector público y cuatro por el privado.

El villano venezolano

Igual que en el caso del Gobierno español, el ‘villano’ en Argentina también es Venezuela. Es el ejemplo negativo y la pesadilla con la que asustar a los electores. Prat-Gay explica que Argentina es hoy “un país que empieza a salir del populismo” que les llevó “al peor lugar, con excepción de Venezuela”.

Prat-Gay ha criticado con dureza la “corrupción obscena” de los gobiernos kirchneristas que, además, provocaron un fuerte deterioro de las cuentas públicas hasta sufrir un déficit del 6% del PIB en 2015. “El problema de Argentina no es de recursos, es de derroche del gasto público”, ha apuntado el ministro de Hacienda. Por este motivo, ha explicado que el reordenamiento del gasto servirá para rebajar el déficit hasta el 0,5% del PIB en 2019 y, al mismo tiempo, bajar algunos impuestos a medida que la situación presupuestaria se estabilice.