BCE

Acción judicial en Alemania contra las políticas de Draghi: "El BCE es un dictador soberano"

El Tribunal Constitucional admite a trámite una demanda que considera "inconstitucionales" las políticas del BCE porque se ha excedido en su mandato con los programas de recompra de deuda.

Mario Draghi, presidente del BCE.

Mario Draghi, presidente del BCE. Reuters

  1. BCE
  2. Mario Draghi
  3. Unión monetaria
  4. Euro

Problemas para el Banco Central Europeo (BCE) El Tribunal Constitucional alemán confirmó el martes que había recibido una demanda contra la política monetaria del BCE. Este fin de semana, el diario 'Weltavanzó este fin de semana que la demanda se centra en determinar si el banco central que preside Mario Draghi se ha excedido en su mandato al comprar deuda pública de forma generalizada y haya anunciado sus planes para comprar bonos de empresas privadas.

"El Tribunal Constitucional alemán ha recibido la demanda y será tramitada", dijo un portavoz del alto tribunal sin dar más detalles, según informa Reuters. No obstante, Die Welt entrevista al abogado Markus C. Kerber, que ha iniciado la acción legal y representa a otras personas, empresarios e instituciones no identificadas. En su informe, considera que el instituto emisor actúa "de manera arbitraria y por lo tanto pierde la proporcionalidad, un principio que está recogido en el estado de derecho "y consagrado en el artículo 20 de la Carta Magna" de Alemania.

En su demanda, el BCE es calificado como "dictador soberano" en referencia a su capacidad para determinar las políticas públicas y considera inconstitucional el programa de recompra de deuda porque excede en su mandato que no es otro que velar por la estabilidad de precios con un objetivo del 2%.

Desde que inició el programa de recompra de deuda, el BCE ha comprado activos valorados en 1,7 billones de euros. Muchos políticos alemanes han criticado la política monetaria del BCE en las últimas semanas, diciendo que los bajos tipos de interés están afectando a los ahorros y las pensiones de los alemanes. Este paso es el último capítulo en una disputa prolongada entre el BCE y un grupo de académicos y empresarios alemanes que han adoptado medidas legales para neutralizar el poder del banco, una institución independiente a los estados en el seno de Bruselas.