Financiación autonómica

La Generalitat Valenciana estalla contra Montoro: “Te ponen una pistola en la cabeza para recortar”

Andalucía asegura que si no se replantea la senda de estabilidad “se va a incumplir, por unas comunidades más que otras”.

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda en funciones

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda en funciones Efe

  1. Financiación autonómica
  2. Déficit público
  3. Gasto público
  4. Impuestos
  5. Comunidades autónomas

Vicent Soler i Marco, conseller de Hacienda y Modelo Económico de la Generalitat Valenciana, ha firmado esta mañana en el Ministerio de Hacienda un Acuerdo de No Disponibilidad con el que el Gobierno pretende que las autonomías ajusten su déficit este año hasta el 0,8% del PIB. Soler ha denunciado que mientras el Ministerio les convoca para negociar, la realidad es que el ajuste es una decisión unilateral del Gobierno. “Es eso de: vamos a negociar y luego te ponen la pistola en la cabeza”, asegura Soler, “eso es lo que han hecho hoy para recortar, esa palabra maldita”.

Es eso de: 'vamos a negociar' y luego te ponen la pistola en la cabeza. Eso es lo que han hecho hoy para recortar

Con esa dureza se ha expresado hoy el conceller de Hacienda de la Comunidad Valenciana, quien lamenta que el Gobierno central lleva años exigiendo un ajuste mayor a las regiones mientras que guarda para la Administración Central se reserva la mayor parte del déficit que permite la Comisión Europea. “Hay un vicio de origen, la decisión del déficit la ha hecho Montoro [ministro de Hacienda en funciones] de forma unilateral, sin consultar a las comunidades”, ha denunciado durante la Jornada sobre Financiación Autonómica organizada por BBVA Research y Fedea.

María Jesús Montero, consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, ha pedido una reforma del modelo de financiación autonómica que permitan a las comunidades disponer de los recursos para asegurar la prestación de los servicios fundamentales. “Hay que hablar no sólo de cómo se reparte el modelo, sino de cuánto dinero se reparte. Si no se debate esto, al final corremos el riesgo de estar peleándonos por una miseria”, ha denunciado.

Hay que hablar no sólo de cómo se reparte el modelo, sino de cuánto dinero se reparte

Las regiones critican que la legislación les otorga el 33% del gasto público pero en 2015 sólo se les asignó un 16% del déficit. Por el contrario, el Gobierno central se reservó el 83% del déficit, aunque gestiona el 57% del gasto público. Montero reconoce que “es un debate al que se le tiene miedo”, debido a su carácter polémico, pero en su opinión, el modelo de financiación debería basarse más en criterios de población.

El reparto de la financiación se hace con una oscuridad absoluta y es necesario que quede marcado de forma regulatoria

El sistema actual de financiación deja grandes diferencias de financiación per cápita entre las distintas autonomías. En otras palabras, en función de en dónde viva cada ciudadano, tiene más o menos recursos públicos, con una diferencia entre la autonomía mejor financiada y la peor, que alcanza los 700 euros. Por este motivo, las autonomías perjudicadas, como es el caso de la Comunidad Valenciana o Andalucía, demandan un sistema de reparto más equitativo. “El reparto de la financiación se hace con una oscuridad absoluta y es necesario que quede marcado de forma regulatoria”, ha denunciado Soler.

Miguel Corgos, director General de Planificación y Presupuestos, ha denunciado que a la hora de negociar el sistema de financiación autonómica en el Consejo de Política Fiscal y Financiera “la mitad de los votos la tiene el Estado”. Esto significa que “con que una comunidad autónoma vote igual que el Gobierno, ya pueden aprobar un sistema”, ha explicado Corgos. Para Soler, “el ministro de turno no puede ser juez y parte y que decida los techos de déficit, como está pasando en los Consejos de Política Fiscal y Financiera”.

Las autonomías no cumplirán

Montero ha asegurado que las cifras que ha obligado a firmar el Ministerio de Hacienda a las autonomías no son realistas y es necesario replantear cómo se reparte el déficit entre las distintas administraciones públicas. “Es inasumible la senda de estabilidad que se ha presentado a la Comisión Europea, si no se replantea, les puedo decir que se va a incumplir, por unas comunidades más que por otras”, ha afirmado la consejera de Hacienda de Andalucía. En su opinión, la senda del déficit presentada en el nuevo Programa de Estabilidad "pone en riesgo el estado del bienestar".

Es inasumible la senda de estabilidad que se ha presentado a la Comisión Europea, si no se replantea, les puedo decir que se va a incumplir

Corgos ha reclamado que el debate sobre el modelo de financiación autonómica debería valorar los gastos que tiene cada comunidad autónoma, porque algunas entidades no tienen exactamente el mismo nivel competencial. En su opinión, lo que necesitaría el sistema es “suficiencia y equidad”. Suficiencia para que las autonomías tengan los recursos necesarios para financiar sus competencias, y equidad para que el reparto de los recursos por habitante sean iguales o, cuanto menos, similares.