Telefónica

Condena a Telefónica por subir a su antojo la factura del móvil pese a que la ofertó "para siempre"

El juez dice que la compañía modificó sin justificación el coste de un producto que publicitó como "definitivo".

  1. Telefónica
  2. Contratos
  3. Dispositivos móviles
  4. Telefonía
  5. Sentencias judiciales
  6. Telecomunicaciones
  7. Justicia

Un juez civil de Pamplona ha declarado nulas las subidas de precio de un producto de telefonía móvil y fija ofertado por Telefónica y publicitado con la garantía de que el coste inicialmente establecido era "para siempre". La compañía deberá reintegrar al cliente lo que le cobró de más por esos aumentos de la factura y también tendrá que pagarle los intereses desde que efectuó los cobros indebidos.

El titular del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Pamplona, Juan Miguel Iriarte, ha estimado parcialmente la demanda de un cliente de Telefónica que en octubre de 2012 contrató a través del 1004 el producto Movistar Fusión, que ofrecía la utilización de ciertos minutos en el móvil y en la línea fija a un precio "para siempre", según rezaba la publicidad.

El usuario completó ese producto con otro llamado Fusión Línea Adicional, todo ello por un precio de 49,90 euros mensuales el primero y de 20 euros el segundo. El precio se respetó hasta mayo de 2015, cuando Telefónica lo subió alegando una "mejora del servicio" y ofreciendo al cliente la posibilidad de darse de baja de modo gratuito. A esa primera subida siguió otra el pasado enero.

El cliente demandó a Telefónica alegando que no se había producido ninguna mejora del producto, que él contrató el precio "para siempre" y que el cumplimiento del contrato no puede quedar al arbitrio de una parte.

El demandante, abogado de profesión, solicitó la declaración de nulidad de las subidas de precio y que se condenara a Telefónica a la devolución del dinero indebidamente cobrado de más con los intereses correspondientes, ordenándole que en lo sucesivo se abstenga de modificar el precio del servicio contratado.

El juez ha accedido a las dos primeras pretensiones, aunque no a la última por considerar que "en determinada circunstancia, es susceptible de incrementarse el precio".