Déficit público

Montoro culpa del desfase del déficit a las autonomías y les pone un techo de gasto del 1,8%

Las regiones tuvieron una desviación del déficit sobre su objetivo de casi 10.000 millones y Hacienda asegura que no se volverá a repetir.

Montoro recibe a Junqueras en su despacho.

Montoro recibe a Junqueras en su despacho. Efe

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, se ha mostrado muy crítico con las comunidades autónomas por la desviación de su déficit. Las regiones cargaron sobre sus espaldas prácticamente la totalidad del desfase con el objetivo marcado para 2015. En concreto, el déficit con el que cerraron las autonomías alcanzó el 1,66% del PIB, esto es, 0,96 puntos porcentuales de desfase.

Esto significa que los 10.000 millones de desviación de las administraciones públicas se explica por la falta de disciplina las comunidades, en especial de dos: Cataluña y la Comunidad Valenciana. Según Montoro, la mitad de esta desviación se debe precisamente a estas dos regiones, por lo que les insta a ser las primeras en cumplir con el objetivo de estabilidad. “En Cataluña, sus gestores públicos se dedicaron a si convocaban o no convocaban unas elecciones y así, se trabaja muy mal”, ha asegurado el ministro.

Por este motivo, esta mañana se ha reunido el Gobierno para adoptar medidas de forma urgente que eviten que las comunidades autónomas sigan elevando su gasto y, así, evitar una posible sanción de la Comisión Europea después de que el 9 de marzo ya mandase una advertencia al Estado. Lo que ha decidido el Ejecutivo es poner en marcha un acuerdo de no disponibilidad presupuestaria y prohibir que las regiones aumenten su gasto por encima de su crecimiento. “La situación de las comunidades autónomas nos lleva a adoptar medidas para su corrección y siguiendo la advertencia del 9 de marzo de la Comisión Europea”, ha apuntado el Montoro.

“En España no hay margen para gastar más si queremos consolidar la recuperación económica”, asegura, por lo que obligará a las regiones a cumplir con la Ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. En cualquier caso, el ministro no pide a las regiones que reduzcan el gasto actual, sino que exige que no se eleve el gasto más de un 1,8% para evitar que el déficit y la deuda pública suban más.

Las autonomías recibirán este año una trasferencia adicional de 10.000 millones de euros en 2016 respecto al año 2015, pero Montoro pretende que este dinero se destine a reducir el déficit. De este modo, esta cifra serviría para evitar el desfase que han vivido este año y conseguiría bajar el déficit de las comunidades autónomas al entorno del 0,7% del PIB.

Comparecencia en el Congreso

Montoro asegura que comparecerá en el Congreso ante la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas a petición propia para explicar esta medida que ha adoptado el Gobierno. Porque, después de la recomendación de Bruselas, el Ejecutivo no puede mirar hacia otro lado. “Un Gobierno en funciones sigue operando y asume sus tareas que es el desarrollo de la ley vigente”.

Sin embargo, lo que no prevé el ministro es poner en marcha un procedimiento sancionador y tampoco intervenir ninguna autonomía, ya que al ser un Gobierno en funciones, “no va a dar tiempo”. Lo que sí demanda es que los nuevos gobiernos que ya han tomado posesión en las autonomías, se pongan lo antes posible a trabajar, porque hay alguna, como es el caso de Extremadura, que todavía no ha presentado su Plan económico y financiero para este año.

El desfase de la Seguridad Social

España tiene un grave problema en su proceso de consolidación fiscal y es el avance del déficit de la Seguridad Social, que cerró el año 2015 en el 1,26%, seis décimas por encima del objetivo. Cuando el Partido Popular llegó al Gobierno el déficit e la Seguridad Social apenas era del 0,1% del PIB, por lo que su incremento ha sido exponencial en los últimos años. Para Montoro, esta es una decisión explícita del Gobierno, ya que quiere mantener las pensiones, aunque lo que ha provocado ha sido el vaciamiento del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido como la hucha de las pensiones.

Quien sí cumplió con los objetivos marcados fue la Administración Central, que bajó su déficit hasta el 2,68%, desde el 3,57% del año anterior. De este modo, cumplió con el objetivo marcado para este año, que estaba en el 2,9% del PIB.