Inditex

No cabe un Zara más en España

La compañía gallega crecerá en superficie, con ampliaciones y traslados pero no prevé nuevas aperturas en su mercado doméstico.

Tienda de Zara en Barcelona.

Tienda de Zara en Barcelona. Reuters

  1. Inditex
  2. Zara
  3. Empresas
  4. Amancio Ortega
  5. Pablo Isla
  6. Comercio
  7. Grandes almacenes
  8. Moda
  9. Arteixo

Es la joya de su corona, su mercado doméstico al que premia con lo que denomina ‘efecto sede’. Pero no tiene sitio para abrir más tiendas. Por lo menos no en el corto plazo. Inditex descarta poner en marcha nuevos puntos de venta en España. Simplemente, hará más grandes las tiendas que ya tiene y venderá nuevas gamas de productos.

“Nunca hay nada que toque techo. Nunca diremos eso. En España tenemos una presencia comercial muy fuerte”, respondía este miércoles el presidente de Inditex, Pablo Isla, a las preguntas de los medios sobre el crecimiento que prevé en el país en el que nació el gigante textil. “Lo que no va a haber es un crecimiento significativo de la superficie comercial pero seguimos muy activos en el mercado español”, matizó durante la presentación de resultados.

Seguirá así la misma estrategia que ya ha llevado a cabo en los últimos meses. Inditex crecerá en la Península en superficie porque amplía el tamaño de sus tiendas donde puede hacerlo. En otras ocasiones, cuando no hay posibilidad de crecer donde ya está, aprovecha oportunidades inmobiliarias para dejar un local y ocupar otro de mayor tamaño.

Resultados de Inditex.

Resultados de Inditex.

Así hizo, por ejemplo, en la madrileña calle Serrano. Trasladó una tienda de Zara en esa vía codiciada para ocupar un nuevo flagship (como se denominan a las tiendas emblemáticas de una cadena) en Serrano 23. Un inmueble propiedad de su fundador, Amancio Ortega. El antiguo local de Zara no se quedó vacío. Se transformó en un Massimo Dutti que, a su vez, dejó su anterior ubicación. Y esa última sí que abandonó el universo de tiendas del grupo gallego.

Este modelo de crecimiento no es exclusivo de España, es algo común en los países donde su presencia es más madura. En la presentación de resultados a analistas, Inditex indica que, entre 2012 y 2015, ha llevado a cabo 1.458 remodelaciones de tiendas. De ellas, 572 fueron ampliaciones. Además, en este periodo, ha absorbido 540 tiendas.

449 ‘Zaras’ en España

En España, a cierre de 2015, Inditex tenía 449 ‘Zaras’, de los que 128 eran Zara Kids. Son menos que hace un año. Entonces, a 31 de enero de 2014 sumaba 452 tiendas bajo su marca emblema.

En total, al cierre del último ejercicio, Inditex sumaba 1.826 establecimientos en España, cuatro más que un año antes. ¿Con qué cadenas está creciendo entonces? En las tres donde tiene un crecimiento neto de locales están Oysho (tiene nueve tiendas más), Zara Home (seis) y Uterqüe (tres).

Ventas de las cadenas de Inditex.

Ventas de las cadenas de Inditex.

Zara sigue siendo el motor de la máquina por ingresos. El pasado año, la enseña estrella de Inditex aportó 13.628 millones de euros en ventas, un 17,5% más que un año antes y por encima del crecimiento medio de todas sus enseñas. La segunda más importante, pero a gran distancia, es Bershka con 1.875, que ingresó un 12,7% más. Y la tercera que más factura es Massimo Dutti, con 1.498 millones de euros, pero creció menos, un 6%.

Sin nuevas marcas a la vista

Tampoco tiene previsto crecer, ni en España ni fuera, con nuevas cadenas. “No estamos pensando en lanzar una nueva marca, pero también digo que es algo que no se puede descartar. Lo que estamos haciendo es ampliar la oferta comercial de las marcas”, argumentó Isla.

Inditex crecerá con nuevas líneas dentro de las cadenas que ya tiene. Por ejemplo, lanzará una línea masculina bajo la etiqueta de Stradivarius, que hasta ahora sólo vende moda femenina. En Zara, crecerá con ropa para hacer deporte, o gymwear, algo que ya hace en Oysho, que se lanzó como una marca de lencería. También con Zara venderá productos ungendered, una línea de casi una decena de prendas que valen tanto para hombre como para mujer.

Hay que remontarse a 2008 para ver el último lanzamiento de una marca del grupo de Arteixo. Fue Uterqüe centrada, primero, en los complementos, aunque luego también dio el salto a la moda.

Pablo Isla, presidente de Inditex.

Pablo Isla, presidente de Inditex. Reuters

Desde entonces, no ha habido más lanzamientos, aunque sobre la mesa llegó a estar una enseña también centrada en los complementos y el calzado. La estrategia multimarca no sólo la utiliza Inditex, sino casi todas las grandes de la moda comercial como un vehículo para dinamizar el mercado y captar nuevos clientes de diferentes perfiles.

No habrá más marcas a la vista aunque Isla no las descartó. Su lanzamiento sería, además, uno de los vehículos para dar salida a la caja con la que cuenta la compañía. Al cierre de 2015, Inditex tenía en cartera 4.226 millones de euros. Una suma que su presidente, asumió, se destina al crecimiento de la empresa.

Aunque no crece con marcas, este año sí lo hará con nuevos mercados: Nueva Zelanda, Vietnam, Nicaragua, Paraguay y Aruba. Lo que llevará su presencia hasta lo 93 países. Y con su tienda online. El pasado año lanzó la tienda en la red en Hong Kong, Taiwán, Macao y Australia. Este miércoles se estrenó en Croacia, Eslovaquia y República Checa y la próxima semana lo hará en Bulgaria, Finlandia y Hungría. Se centra en la red en Europa porque en abril llegarán Países Bálticos, Eslovenia y Malta y rozará los 40 mercados con su venta online. Este año estará en todos los países de Europa Occidental y Turquía.

España aporta 3.699 millones en ventas

Para Inditex el negocio electrónico no es una tienda al margen del resto. Habla de concepto integrado. No desgrega sus ventas sino que las integra por países. Por ejemplo, en 2015 la red y las tiendas físicas concentraron el 17,7% de sus ventas en España, es decir, 3.699 millones de euros.

España, que crece a un ritmo del 8% frente al 15% que crece el conjunto del grupo ha ido perdiendo peso específico. Hace un año, en el ejercicio 2014, el mercado doméstico era el 19% de su facturación global. Hace menos de diez años, era el 30%. Fuera, en el resto de Europa logra el 44% de sus ventas, mientras que el continente americano es el 15% y Asia y el resto del mundo (no distingue por países) representa 18 de cada 100 euros que ingresa.

Aunque cada vez representa menos, Isla destacó que España es clave para el grupo por el ‘efecto sede’. Aquí tiene cerca de 700 proveedores textiles, que facturan más de 1.000 millones de euros. Y, si se tienen en cuenta todos su proveedores, independientemente de a qué se dedique, esa cifra asciende a 7.000 proveedores.

Y en España paga sus impuestos. Su tipo efectivo de sociedades, según indicó Isla, es del 26%, lo que sitúa su pago al fisco por este concepto en más de 500 millones de euros, aseguró sin dar la cifra concreta. En conjunto, entre “impuestos directos, sociedades, aranceles y cotizaciones a la seguridad social, la tributación directa ha sido de más de 1.000 millones de euros”, aseguró el presidente de la textil.