Consumo

¿Camino a la deflación? Así suben los precios sin la distorsión del petróleo

El diferencial entre el IPC y el subyacente -que excluye alimentos frescos y energía- se amplía al -1,2%, su nivel más alto desde noviembre.

.

.

  1. Consumo
  2. Deflación
  3. Inflación
  4. IPC
  5. Comercio

Se sumerge de nuevo. El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó un 1,9% en enero respecto al mes anterior y recortó tres décimas su tasa interanual, hasta el -0,3%, debido al abaratamiento de la electricidad y el efecto de las rebajas comerciales, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La agencia estadística confirma así los datos estimados hace dos semanas.

Pese a que el IPC interanual entra de nuevo en negativo (-0,3%), no se han desatado las alarmas sobre el escenario deflacionista puesto que el índice subyacente -que excluye los volátiles precios de la energía y alimentos frescos de la medición- se ha acelerado al alza, hasta el 0,9%. El diferencial entre ambos indicadores vuelve a repuntar hasta el -1,2%, un escenario continuado que no se vivía desde el 'crash' de 2008 y el estallido de la burbuja inmobiliaria.

.

.

Desde enero de 2015, cuando el IPC se situó en el -1,3%, su tasa más baja desde julio de 2009, los precios han experimentado únicamente tasas positivas en los meses de junio y julio de 2015 (en ambos casos del 0,1%) y diciembre del mismo año (0,0%). La tasa anual del IPC disminuye en todas las comunidades a excepción de Cantabria (-0,4%) y Comunidad Foral de Navarra (–0,1%), donde se mantiene estable. Los mayores descensos se registran en Comunitat Valencia (–0,5%) e Illes Balears (-0,1%), con bajadas de siete y cuatro décimas, respectivamente. Por su parte, Aragón, Principado de Asturias y Región de Murcia son las comunidades que menos disminuyen su tasa anual, situándolas en el –0,2%, –0,3% y –0,2%, respectivamente, una décima menos que la registrada en diciembre.

Entre los grupos con repercusión negativa en el índice general destacan:

Vestido y calzado, con una tasa del –15,3%, que recoge el efecto de las rebajas de invierno. Su repercusión en el IPC general es –1,165. 

Vivienda, con una tasa del –3,5% y una repercusión de –0,433 debidas, en su mayoría, a la bajada de los precios de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo para calefacción y del gas. 

Transporte, cuya variación del –1,8%, que repercute –0,277, refleja el descenso de los precios de los carburantes y lubricantes. 

Ocio y cultura, que registra una tasa del –1,9% a consecuencia, principalmente, de la disminución de los precios del viaje organizado. La repercusión de este grupo en el IPC es de –0,135. 

Por su parte, los grupos con mayor repercusión positiva en el índice general son:

Alimentos y bebidas no alcohólicas, cuya tasa del 0,5% repercute 0,103. Destaca en este comportamiento la subida de los precios del pescado fresco.

La categoría de otros bienes y servicios, que registra una variación del 0,6% y una repercusión de 0,058, debidas al aumento de los precios de los seguros, habitual en esta época del año.