AIREF

La AIReF achaca a la crisis sólo la mitad del aumento de la deuda pública en España

El presidente de la autoridad fiscal, José Luis Escrivá, reclama que debe anclarse la sostenibilidad de las cuentas públicas por el bienestar de la sociedad.

José Luis Escrivá, director de la Airef.

José Luis Escrivá, director de la Airef.

  1. AIREF
  2. Fiscalidad
  3. Déficit público
  4. Deuda pública
  5. Crisis económica
  6. Finanzas

“La sostenibilidad de las finanzas públicas debe ser una de las anclas de la política económica ya que todavía no está suficientemente asentada y existe todavía un problema de credibilidad sobre su materialización”, dijo hoy José Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en el Encuentro sobre Economía Pública celebrado en Orense.

Papel central en su presentación tuvo la evolución de la deuda pública, que supera el billón de euros y ronda el 100% del PIB español. Ese nivel supone haber multiplicado por casi tres veces el nivel de deuda de 2007.

“La sostenibilidad no está suficientemente asentada y todavía existe un problema de credibilidad sobre su materialización”

Según el análisis de la AIReF, de los 65 puntos calcula de(650.000 millones) de incremento de la deuda pública observados desde el año 2007 hasta 2014, 32 puntos son consecuencia directa de la crisis reciente, otros 25 puntos corresponden a debilidades estructurales de las cuentas públicas y los 8 puntos restantes a la dinámica del mercado de deuda, que de 2010 a 2012 vivió un terremoto en países como España.

El billón de euros en deuda pública española.

El billón de euros en deuda pública española.

Décadas en recuperar los objetivos

En opinión de Escrivá, el anclaje de las finanzas públicas no es una tarea cortoplacista. “Para hacer frente a este desafío, indicó, hace falta dotar a la política presupuestaria de una mayor orientación a medio plazo, con una programación realista y creíble y seguir avanzando en el reforzamiento del marco institucional nacional de sostenibilidad de las finanzas públicas”, señaló.

A partir de esta realidad, el presidente de la AIReF proyectó distintos escenarios a futuro. En el escenario base, en el que la economía española evoluciona hasta 2018 según los supuestos del Programa de Estabilidad y para los años sucesivos el crecimiento nominal se sitúa en el 3,3%, los tipos de interés en el 3,3% y el saldo primario en el 2,5%, habría que esperar hasta 2033 para alcanzar el objetivo de reducir la Deuda Pública al 60% de PIB -uno de los criterios de convergencia europea-, establecido por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que sitúa este hito en 2020. “Este reto podría demorarse hasta 2036 o incluso 2041 si se considera un escenario macroeconómico menos favorable”, explicó Escrivá durante su presentación.

“Es necesario disponer de un plan presupuestario a medio plazo realista y creíble para cerrar una brecha fiscal estructural de alrededor de 2,5 puntos del PIB”

Además, la situación de cada uno de los subsectores es diferente. Así, mientras que la deuda del subsector de Corporaciones Locales ya está en línea con el objetivo de deuda establecido por ley, en el caso de la Administración Central y Fondos de la Seguridad Social no es previsible que se alcance hasta 2028 y, habría que esperar diez años más para el subsector de las Comunidades Autónomas.

Dentro de este subsector también existe una elevada heterogeneidad. “En ausencia de nuevas medidas de política fiscal, es difícil cerrar el déficit estructural existente entre los gastos y los ingresos públicos, que la AIReF estima alrededor de 2,5 puntos del PIB”, señaló Escrivá. Con este propósito, el economista señaló que si bien en los últimos años se han realizado progresos significativos y en la buena dirección, todavía hay que seguir avanzando en el refuerzo del marco normativo; la mejora de la transparencia; la orientación a medio plazo de la política fiscal; y, por último, en la consolidación de la propia AIReF.