Crisis en Abengoa

Abengoa no hará un recorte masivo de empleo en España pero asume bajas puntuales

El grupo andaluz prevé obtener 1.500 millones de euros en 2016 gracias a desinversiones.

Planta de energía solar de Abengoa en Sanlucar la Mayor.

Planta de energía solar de Abengoa en Sanlucar la Mayor. Reuters

Abengoa asume que tendrá que reducir su plantilla como parte del proceso de reestructuración que ha preparado y que, en las próximas semanas, le presentará a la banca acreedora. La compañía necesita recortar su deuda, que ronda los 9.000 millones de euros y para ello, necesita también rebajar su tamaño, plantilla incluida, según fuentes próximas a las negociaciones.

El grupo andaluz, entre todas sus filiales, suma cerca de 25.000 trabajadores, de los que 6.000 están en Sevilla, el corazón de su negocio. La reducción de empleo, según las citadas fuentes, estará más vinculada a obras y proyectos, donde los trabajadores son temporales, que a su plantilla fija. Por ello, afectará menos a la estructura de su negocio que, fundamentalmente, concentra en España.

Por el momento, tampoco prevé un recorte salarial como parte de este proceso de reestructuración dado que, según señalan las fuentes del proceso, los salarios del grupo están por debajo del mercado, en gran medida porque su sede está en Sevilla, donde los salarios son más competitivos que si estuviera, por ejemplo, en Madrid.

Venta del negocio de biocombustibles

Como parte de su plan de viabilidad, el grupo está negociando la venta de todo su negocio de biocombustibles. Su objetivo, soltar lastre para poder salir del preconcurso de acreedores antes de que concluyan los cuatro meses que abarca este proceso, el próximo 28 de marzo. Si en esa fecha no se convierte en un negocio viable se verá abocada a la liquidación.

La compañía mantiene varias negociaciones simultáneas sobre esta desinversión, según señalan las fuentes indicadas, y en  las próximas semanas podría llegarse a algún acuerdo.

Por el momento no hay un precio exacto para el conjunto de esta actividad, que conlleva negocios en varios países, pero sí hay pistas. El valor en libros del negocio de biocombustibles alcanza los 2.500 millones de euros. Una cifra que queda lejos de las aspiraciones de la compañía, más aún cuando los posibles interesados saben que la empresa tiene una necesidad intensa de hacer caja.

Para el conjunto de 2016, Abengoa estima obtener 1.500 millones con la venta de activos, según las citadas fuente, y una parte de ellos vendrá de estos combustibles.

Las negociaciones van, además, por áreas geográficas. Abengoa mantiene actividad en el campo de los biocombustibles en Estados Unidos, Europa y Brasil. A día de hoy, negocia vender cada uno de estos negocios por separado, aunque no descarta vender un par de ellos en un solo movimiento. Donde es más fácil, señalan, es en Estados Unidos, porque allí hay más operadores y más actividad vinculada al bioetanol.

Vender esta actividad es clave para que Abengoa logre convencer a bancos y bonistas de que es rentable. El lunes por la noche presentó su plan de viabilidad que pasa por reducir su actividad en un tercio de su facturación y salir de los negocios que no generan retorno. En concreto, los niveles de ingresos en los próximos años se situarán en dos terceras partes (66%) de los obtenidos en 2014, es decir, que recortaría su facturación desde 7.700 millones de euros a unos 5.100 millones.