Capital riesgo

Más de 900 millones de dinero público 'riegan' a inversores de startups

El fondo lanzado hace dos años por el ICO ha comprometido ya tres cuartas partes de la inversión prevista para cuatro años.

La presidenta del ICO, Irene Garrido, en una comparecencia.

La presidenta del ICO, Irene Garrido, en una comparecencia.

Dinero público con el que movilizar el privado para invertir en startups. Esa es la filosofía con la que nació hace dos años Fondico, un fondo de fondos liderado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Ahora llega al ecuador de su plan. ¿El resultado? En los dos primeros años alcanzarán 900 millones de euros inyectados en firmas de capital riesgo españolas y extranjeras. Un 75% del total.

La primera llamada hecha desde el ICO a fondos privados para participar de la lluvia de millones tuvo lugar en octubre de 2013. Finalmente, seis fondos fueron seleccionados con una inversión pública de casi 190 millones de euros. Fue la primera de cuatro grandes inyecciones de capital. La quinta está a punto de ser completada y estará valorada en 154 millones de euros. En noviembre se conocerán los nombres de las nuevas gestoras de fondos que recibirán la buena nueva.

El fin último es que esta importante descarga de dinero público sirva de apoyo para que los fondos puedan lograr más dinero privado en sus respectivas rondas de financiación. Las gestoras esperan que, junto a la participación del ICO, sus fondos aglutinen más de 9.300 millones de euros listos para invertir.

Más dinero para movilizar

“Preveíamos un periodo de inversión de cuatro años, pero en dos años hemos comprometido 900 millones de euros; vamos por encima de lo previsto”, reconoce a EL ESPAÑOL Teresa Bretón, responsable de inversiones de Axis, brazo de capital riesgo del ICO. La demanda de dinero es elevada. Y así lo confirma la directiva, quien recuerda que durante mucho tiempo el sector del capital riesgo ha sufrido serias dificultades para recaudar fondos con los que invertir en proyectos.

“Ahora nosotros estamos ayudando a fondos a levantar otros fondos privados”, justifica. Para contextualizar la importancia de la inyección cabe recordar la última iniciativa pública de la Comisión Europea para invertir en startups. Se trata de un programa de inyección de capital en las distintas gestoras del Viejo Continente. Desde que arrancó en febrero, se han desembolsado 1.000 millones de euros dirigidos a 28 fondos, entre los que no había ninguno netamente español.

.

.

La principal consecuencia de esta lluvia de millones es la consiguiente movilización de dinero privado que se destinará exclusivamente para proyectos radicados en España. En las cuatro primeras convocatorias completadas hasta hoy se superan los 2.500 millones de euros comprometidos por los fondos de inversión.

Cómo funciona

Pero, ¿cuál es el funcionamiento de este fondo de fondos? Fondico inyecta capital en firmas a cambio de un porcentaje minoritario (entre un 20% y 30%) Como contraprestación obligada, la gestora privada ha de comprometer un porcentaje mínimo de inversión en España. Será el 50% de la cantidad que pretende recaudar (incluyendo la aportación pública) o el doble de lo que reciba del Fondico.

De esta forma, el capital que aspiran reunir los fondos ya adjudicatarios en las cuatro primeras convocatorias con ayuda pública es mucho mayor que esos 2.500 millones. En concreto, según las cifras hechas públicas por Fondico, el tamaño objetivo que pretendían lograr las gestoras sumaban más de 9.000 millones.

Esta no es, por tanto, una aportación a fondo perdido. Desde la firma liderada por ICO no quieren actuar como convidado de piedra. El objetivo es movilizar el capital privado. Pero quieren, según reconoce Bretón, lograr un retorno de sus inversiones. “Cuando los fondos liquiden, si se logra una rentabilidad del 15%, Fondico recibirá esa misma rentabilidad en proporción”, recuerda.

Los ‘beneficiados’

De esta descarga de dinero público, ¿quiénes se pueden beneficiar? Se trata de gestoras ya constituidas y registradas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o en cualquier país de la OCDE y cuyo equipo tenga una experiencia mínima en el sector del capital riesgo. “Para acudir a Fondico deben tener comprometidos el 20% de todo el fondo que buscan”, recuerda Bretón.

Hasta ahora ha habido cuatro categorías de gestoras: incubación, ‘venture capital’, expansión y deuda. Entre el grupo de firmas centradas en proyectos en expansión destacan algunas como Corpfin o Portobello. En el lado de ‘venture capital’ (primeras fases de startups) se encuentran otras como Axon Partners, Cabiedes o Seaya Ventures. A finales de noviembre se conocerán las adjudicatarias de la quinta convocatoria. Una nueva inyección en la que varios fondos en pleno proceso de financiación han depositado sus esperanzas. Una nueva inyección que aumentará la inundación que arrancó hace ahora dos años.