Boxeo

Boxeo en los despachos: por qué un campeón de Europa renuncia a su título

Rubén Nieto ha entregado la corona continental, un paso duro de asumir, pero que abre un nuevo camino hacia el campeonato del mundo. EL ESPAÑOL explica las razones.

Rubén Nieto (i) y Nico González (d).

Rubén Nieto (i) y Nico González (d). EFE

El pasado 12 de septiembre la promotora Rimerbox hacía oficial la decisión de Rubén Nieto de abandonar su título de Europa del peso superligero. Un paso duro de asumir, radical y que puede sorprender, pero que abre un nuevo camino, ambicioso y difícil, hacia la disputa de un campeonato del mundo. El equipo español se sentía injustamente tratado por la EBU (European Boxing Union), que le obligaba de nuevo a aceptar un combate de revancha en Inglaterra ante Lenny Daws, a quien Nieto arrebató el cinturón el pasado mes de diciembre. Con el cambio de rumbo, ahora ponen sus miras en el campeonato mundial de la IBF (Federación Internacional de Boxeo), uno de los cuatro organismos reconocidos que sancionan títulos mundiales, y que en la actualidad está en poder del ruso Eduard Troyanovsky. Y como primer paso, Rubén Nieto disputará el próximo 15 de octubre en Fuenlabrada el Campeonato Intercontinental de este organismo ante el imbatido venezolano Ernesto España.

Obtener la victoria en este combate y hacerse con este título intermedio, de los que sirven para clasificar, garantizaría al español subir a las primeras posiciones de las listas de este organismo y le acercaría a la ansiada disputa de la corona mundial. Un envite costoso para su promotor y no exento de riesgo que forma parte de una enmarañada historia que pone de manifiesto el complejo entramado de intereses y organizaciones que embrollan un deporte tan duro y sacrificado como es el boxeo, en el que a veces que tan importante como el sudor derramado por los deportistas en el cuadrilátero es la habilidad de sus representantes en los despachos.

DISCONFORMES CON LA EBU

El veterano mánager y promotor Ricardo Sánchez Atocha explica con su caracterísitca claridad y crudeza el origen de la decisión de renunciar al título de Europa: “Cuando ganamos el campeonato en Inglaterra fue por una justa descalificación de Lenny Daws. El supervisor incluso puso en el acta que estaba totalmente de acuerdo con la decisión del árbitro. Pero los ingleses pusieron una reclamación y les concedieron una revancha inmediata, algo insólito y que no tiene ningún sentido. Aun así aceptamos un acuerdo en unas condiciones siempre y cuando lo organizaran antes del mes de julio. Llegó julio y no fueron capaces de organizar el campeonato por lo que hicimos la defensa voluntaria contra Nicolás González y les comunicamos a la EBU que ya no estamos de acuerdo ni nos sentimos obligados por ese primer acuerdo porque ya no nos interesa. Los ingleses han incumplido, aceptamos enfrentarnos a Daws, pero que haya una subasta y quien la gane que organice el combate. Pero la EBU nos obliga a aceptar el primer acuerdo que teníamos y que ellos incumplieron y es eso lo que nos ha llevado a tomar la decisión de abandonar el título”.

Sánchez Atocha, tras lo visto en el combate en Inglaterra ante Daws, en el que en el momento de la descalificación el inglés llevaba incomprensiblemente ventaja en las cartulinas de los jueces, no quiere asumir el riesgo de boxear en casa de su rival de nuevo. Primero porque teme que el promotor Mick Hennessy se vea de nuevo incapacitado para organizar el campeonato y tengan que sufrir un nuevo aplazamiento. Pero, sobre todo, por miedo a una encerrona. “Por lo que vimos en el primer combate tendríamos que noquear a Lenny Daws para que nos dieran la victoria, eso si no nos descalifican antes”. Como último órdago, Rimerbox llegó a ofrecer 100.000 euros a Daws, cantidad muy superior a la que cobraría en Inglaterra, para que aceptara que la revancha se disputara en España. Declinaron la oferta.

Atocha, que también dirigió las carreras de Poli Díaz y Javier Castillejo entre otros muchos, cree además que el campeonato de Europa, por mucho que cueste conquistarlo, ya no tiene el mismo valor que hace unos años: “Lamentablemente la EBU cada vez está peor y vale para menos. Ya no digo Poli, pero con Javi Castillejo o José Luis Navarro se cobraba por un campeonato de Europa cuatro veces más de lo que se cobra ahora. Y entonces, un campeón de Europa entraba directamente entre los cinco primeros clasificados de todos los organismos. Ahora resulta que Rubén Nieto, campeón y con una defensa, solo está en el número 15 de la WBC. Entonces, ¿para qué vamos a seguir? Rubén Nieto ha sido maltratado”.

LA PEOR FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE LA HISTORIA

El promotor madrileño se mostró también muy crítico con la Federación Española de Boxeo: “En la EBU ahora no tenemos representación, No tenemos voz, ni voto ni nos podemos quejar. Los ingleses, de ocho votos, tienen cinco. Tampoco representan a nuestros boxeadores en los otros organismos. Ahora mismo, en boxeo profesional, la Federación Española no existe. Están solo para cobrar. Cada vez se pagan más tasas. Cosas que antes no se pagaban, como el cinturón, ahora ya se tiene que pagar y quieren cobrar por todo. El boxeo como deporte, en España, está en muy buena posición. Hay boxeadores, muchos gimnasios, mucha actividad, hay promotores nuevos, mánager nuevos, buenos entrenadores, de todo. Pero tenemos la peor federación de la historia. No ha habido jamás una peor federación que la que tenemos ahora mismo. No sé cómo irán con la AIBA y el boxeo amateur, pero para el boxeo profesional son ruina total. Hay que acabar con ella, no queda otra”.

EL CAMINO DE LA IBF

“Lamentablemente, como no hay ningún representante de la federación española, cada uno se ha ido buscando la vida. A los boxeadores españoles les tendría que representar la federación, como ha sido siempre. Pero ahora, el que está en el Consejo Mundial de Boxeo es Miguel Ángel de Pablos, mánager y promotor, y que lleva a su gente. Por eso Rubén Nieto está el decimoquinto y no está el número tres en las listas. En la Asociación Mundial de Boxeo está Pedro García, otro mánager, y por eso Kerman Lejarraga está el número cinco. Para mí, Kerman, siendo el mejor boxeador de los que están emergiendo en España con diferencia, no merece estar el número cinco del mundo porque no es su sitio".

Desde el Consejo Mundial de boxeo aclaran que Rubén Nieto está el número 11 y no el 15. Además Miguel Angel de Pablos intentó forzar su inclusión entre los 10 primeros. También quiere añadir que de Pablos ya no es ni mánager ni promotor puesto que al entrar en el Consejo Mundial de Boxeo, dejó esta actividad. 

"Por todas estas cosas -continúa Ricardo Sánchez Atocha- tomamos la decisión de trabajar con la IBF que es la que queda y a intentar hacer ese título mundial. Me puse en contacto con ellos y les comuniqué que Rubén abandonaba el título de Europa y que queríamos trabajar con ellos y hacer el título Intercontinental. Y el acuerdo que hay es que si gana lo van a poner muy arriba. El número uno y dos de sus listas están vacantes y por eso Rubén va a tener muchas posibilidades. El objetivo es llegar al título del mundo como aspirante oficial porque es como se puede luchar por traer ese mundial a España. Y si no se puede, que sea a cambio de una buena bolsa y de no conceder opciones futuras al promotor del rival. Esto se basa todo en contactos. Los combates hay que ganarlos, evidentemente, pero es así se mueven las cosas en el boxeo”.

Ahora le tocará al promotor español arriesgar de nuevo su dinero para traerse el Campeonato Intercontinental a Fuenlabrada. El rival de Rubén, el venezolano Ernesto España, está invicto en diecinueve combates y ha ganado catorce de ellos antes del límite. Es cierto que no se ha enfrentado aún a ningún rival de entidad, y ni mucho menos a nadie del nivel del español, pero a sus 35 años esta es su gran oportunidad. Su padre, Ernesto, y su tío Crisanto fueron ambos campeones mundiales. En un principio, Sánchez Atocha intentó que el pleito con España tuviera validez como eliminatoria oficial. “Eso no lo aceptaron en principio, pero hay muchas posibilidades de que si gana le pongan arriba del todo para hacer el mundial ya”.

Para robustecer aún más esta buena relación con la IBF, en la velada del 15 de octubre, Rimerbox incluirá otro campeonato intercontinental de este organismo: el femenino del peso gallo en el que la catalana Melania Sorroche se enfrentará a la venezolana Ana María Lozano. Otro campeonato intermedio, de los que sirven para clasificar, y por lo tanto otro tasa que el promotor español tendrá que ingresar en la cuenta corriente de este organismo radicado en Nueva Jersey. Y es que a veces, a la hora de elaborar las clasificaciones, estos detalles cuentan tanto o más que una victoria importante en el ring.