Federaciones deportivas

El fin del despilfarro: el deporte español sale de la quiebra

En 2011 la mitad de las federaciones estaba arruinadas; hoy sólo ofrecen pérdidas 9 de 65. 

Ruth Beitia salta 1,98 (mejor marca del año) el 6 de marzo.

Ruth Beitia salta 1,98 (mejor marca del año) el 6 de marzo. Efe

  1. CSD Consejo Superior Deportes
  2. Crisis económica
  3. Subvenciones
  4. Gasto público

Hace cinco años, en plena crisis económica española e internacional, casi la mitad de las federaciones deportivas españolas (31) estaban en situación de quiebra técnica. Según fuentes del Consejo Superior de Deportes (CSD), muchas de ellas eran un "coto cerrado" que vivían una "burbuja" de ingresos y gastos. "Un cachondeo", certifica hoy un alto funcionario gubernamental. Personajes como Lorenzo Miret, ex presidente de la Real Federación Española de Tiro con Arco (RFETA), alquilaban con cargo al organismo un piso para su hija o el uso de un Audi Q5 para fines ajenos a su cargo. 

La llegada de Miguel Cardenal supuso un cambio radical en la gestión económica del deporte: no sólo propulsó el saneamiento del fútbol (un 80% de los clubes estaba amenazado entonces de concurso), sino que impuso un plan de control financiero a las federaciones. 31 de las 65 estaban en situación de quiebra técnica. El Plan de Viabilidad 2011-2015, a cuyos resultados ha tenido acceso EL ESPAÑOL, certifica la desaparición de estas situaciones de bancarrota. A fecha de hoy, sólo 9 de las 65 federaciones (excluyendo la de fútbol: mueve tanto dinero como todas las demás juntas y será objeto de análisis separado) muestra pérdidas contables.

La resistencia al plan del CSD fue generalizada en su momento. Los organismos deportivos expresaban su "enorme malestar por los criterios para repartir subvenciones" y vaticinaban un acusado descenso en el rendimiento deportivo de un país acostumbrado a dar domingos gloriosos en numerosas disciplinas. El deporte español era una fiesta, en los estadios y en los despachos.

No la crisis, sino el despilfarro

El Consejo Superior de Deportes insiste en que los recortes efectuados desde 2011 no han sido consecuencia de la crisis económica, sino del "despilfarro" generalizado en el mundo del deporte, "que se había convertido en la última burbuja" según las fuentes citadas. "Lo que hicimos fue fundamentalmente quitar grasa": directivos que viajaban a congresos acompañados de su familia, desplazamientos en primera, hoteles y restaurantes lujosos, sueldos superiores al del presidente del Gobierno o desviaciones por encima del 50% de lo presupuestado en los gastos para competir en un campeonato (con justificaciones poco serias).

grafico-gastos-viajes

grafico-gastos-viajes

El CSD implementó un plan de saneamiento y viabilidad centrado fundamentalmente en la estricta limitación del gasto: todo euro de más sería penalizado (es decir, deducido de la cantidad disponible para el año siguiente). El secretario de Estado del Deporte, Miguel Cardenal, exhibe con satisfacción los resultados de las medidas aplicadas este cuatrienio, en plena incertidumbre por el retraso en la formación de Gobierno y, por tanto, sobre su continuidad al frente del deporte español.

Cifras

El ejercicio 2015, que concluye el mencionado Plan de Viabilidad, presenta las siguientes cifras: de las 65 federaciones auditadas, sólo 9 presentan pérdidas en sus estimaciones; 3 ofrecen equilibrio y el resto superávit. (En la federación de baloncesto hay un saldo negativo de 3,3 millones de euros, poco habitual, que aún falta por analizar). El endeudamiento de las federaciones deportivas desde 2012 se ha reducido en un 40,2% (especialmente acusado de 2014 a 2015). 

Después de dos años en donde se celebraron en España diversos campeonatos internacionales (Mundiales de Balonmano y Natación y Tiro Olímpico en 2013 y Mundiales de Baloncesto, Vela y Tiro Olímpico en 2014) que condicionaron al alza las cifras de ingresos y gastos totales, se ha recuperado en 2015 la línea descendente que se venía marcando en ambas magnitudes.

El Gobierno ha reducido las subvenciones, los recursos propios y los gastos de personal y de viaje. El Fondo de Maniobra (indicador principal de la liquidez de las empresas, su capacidad para afrontar gastos diarios) se sitúa en aproximadamente 8 millones de euros: 11,4 millones de euros más que en 2012, cuando la cifra tenía un valor negativo de 3,4 millones.

No obstante su moderado optimismo, el CSD insiste en que es "todavía elevado el número de federaciones deportivas que, según sus propias estimaciones, mantienen un patrimonio neto negativo, por lo que se hace necesario continuar con las medidas de saneamiento".

Rendimiento deportivo similar

Las autoridades deportivas españolas destacan que no se han cumplido las previsiones más pesimistas de los dirigentes federativos: a finales de 2015, el número de deportistas clasificados a Río 2016 era superior a la cantidad de atletas con plaza reservada para Londres 2012. No ha habido desplome en cuanto a los resultados.

Algunos dirigentes federativos consultados por este periódico (y que prefieren guardar el anonimato) apuestan a que, sin embargo, el número de medallas españolas en Río de Janeiro será inferior al obtenido en la capital inglesa (17, por 18 en Pekín y 19 en Atenas). Los responsables del deporte español son mucho más optimistas: aseguran que las preseas cariocas serán, como mínimo, las mismas que hace cuatro años. (El tiempo dirá).

Los resultados del Plan de Viabilidad no incluyen al fútbol, que abarca tanto dinero como sus 65 federaciones hermanas. Queda para la próxima legislatura, sin autoridad conocida por ahora. El presidente de la RFEF, Ángel María Villar, reza para que haya un cambio de Ejecutivo en plena guerra contra el CSD, profundizada por la petición de un expediente disciplinario a Villar y la querella de este (por prevaricación) contra Miguel Cardenal. La RFEF eligió perder las subvenciones del Consejo con tal de que sus cuentas no fueran auditadas por el organismo público. Sigue funcionando de forma independiente, amparada en sus inmensos recursos económicos. Este será, a todas luces, el desafío de las futuras autoridades: meter en cintura a los dirigentes del deporte 'rey'.