Europeo de balonmano

España choca con su bestia negra

Cae ante Dinamarca (23-27) y está obligada a ganar sus otros dos partidos en la segunda fase del Europeo de Polonia. Los 'Hispanos' dependen de terceros.

Sterbik intenta parar el disparo de Lasse Svan Hansen.

Sterbik intenta parar el disparo de Lasse Svan Hansen. EFE

“Queremos el oro, queremos el oro, queremos el oro…”. La frase se ha escuchado una y otra vez desde en la boca de los jugadores desde que comenzó la concentración. Sin embargo, para agarrar tan preciado metal, casi siempre, al menos en la última década, hay que superar a Dinamarca. Y España, en esta ocasión, no pudo con ella (23-27). Cayó en una mala segunda mitad. O mejor dicho, en diez minutos en los que no consiguió anotar un solo gol, sepultada por el excelso partido de Noddesbo (5/5 y 100% de acierto) y el martillo pilón de Hansen (3) y Damgaard Nielsen, máximo anotador danés (6).

Atendiendo a los números, Dinamarca volvió a aparecer como la bestia negra de los 'Hispanos'. El último gran campeonato en el que no se enfrentaron fue Serbia 2009. Desde entonces, se han visto las caras en ocho ocasiones, y el balance es ya de seis victorias danesas y dos españolas: el conjunto de Manolo Cadenas sólo pudo superarlos en la final del Mundial de 2013 y en los cuartos de final del Mundial de 2015; en el resto de ocasiones, la victoria fue para ellos.

Si de algo adolecía el equipo de Manolo Cadenas en este Europeo era de no empezar bien los partidos y perder la concentración en el arranque. Así ocurrió contra Alemania y ante Eslovenia. Pero esta vez cambió la tendencia, en gran medida, porque se blindó en defensa, dejando a Dinamarca tan solo marcar dos goles en los primeros 10 minutos, a lo que se sumó el buen acierto de Raúl Entrerríos durante la primera mitad (4/4 y 100% de acierto). Renta suficiente como para pensar que los 'Hispanos' no iban a dejar pasar la oportunidad de equilibrar el balance derrotas-victorias con un 14-11 en el marcador al descanso.

Sin embargo, España fue de más a menos y sólo sobrevivió por el acierto de Sterbik. Porque Dinamarca no sólo recortó la distancia, sino que dejó seca a España, que estuvo hasta 10 minutos sin ver puerta. Noddesbo agarró para ampliar la distancia con tres acciones consecutivas, Hansen empató el partido (18-18) y Montersen puso distancia suficiente en el marcador (18-19) como para dejar a los 'Hispanos' hundidos hasta el final del encuentro. Un resultado que obliga a España a ganar sus dos partidos y esperar que no haya triple empate con Alemania y los daneses. Una situación en la que se podría ver perjudicada ante la diferencia de goles.