Mundial de Motociclismo

Suzuki pierde sus privilegios por ‘culpa’ de Maverick

Con la tercera posición del piloto español en el GP de Australia, la fábrica de Hamamatsu alcanza los seis puntos en el sistema de concesiones y en 2017 perderá las ayudas de que disponía.

Maverick Viñales celebra con cava su tercera posición en el circuito australiano de Phillip Island.

Maverick Viñales celebra con cava su tercera posición en el circuito australiano de Phillip Island. Suzuki Ecstar

  1. Mundial de Motociclismo
  2. Equipo Suzuki
  3. Maverick Viñales

Lograr su segundo podio consecutivo en MotoGP y meterse de lleno en la pelea por la tercera plaza de la general –está a 11 puntos de Jorge Lorenzo a falta de dos carreras- son motivos de celebración más que suficientes para Maverick Viñales, aunque quizás no tanto para Suzuki. “Es difícil aspirar a tanto, pero después de los test de pretemporada sabía que teníamos nivel y sólo nos faltaba coger experiencia en carrera. Realmente, estamos a un buen nivel y espero mantenerlo hasta final de temporada”, reflexionó el piloto español tras finalizar en el tercer escalón del podio en el GP de Australia.

Allí se le recordó que gracias a su resultado la fábrica de Hamamatsu alcanzaba los seis puntos en el sistema de concesiones y en 2017 perderá todas las ayudas de que disponía. “Sí, no tendrán ventaja”, se limitó a contestar.

El sistema de concesiones por puntos se introdujo al inicio de la presente temporada con la finalidad de intentar equilibrar fuerzas entre los fabricantes más potentes de MotoGP (Honda, Yamaha y Ducati) y los que aún se encontraban en fase de desarrollo, como eran los casos de Suzuki y Aprilia después de que llegaran al campeonato del mundo en 2015. Estas ventajas radican en que a lo largo de la campaña 2016 han dispuesto de nueve motores por piloto en lugar de los siete propulsores de Honda, Yamaha y Ducati; se les ha permitido evolucionar el propulsor a lo largo del curso frente a los motores sellados de las tres fábricas punteras; y sus pilotos ha dispuesto de un número ilimitado de test privados durante la campaña frente a los cinco días marcados para el resto.

Con estas concesiones, Suzuki ha conseguido hacer de su GSX-RR una máquina competitiva con la que, en su segunda temporada en MotoGP, Maverick Viñales ha logrado una victoria (Silverstone) y tres terceras posiciones (Le Mans, Motegi y Phillip Island). Con este sistema, basado en los resultados logrados en las carreras, la fábrica de Hamamatsu ha alcanzado el máximo de seis puntos (tres por triunfo y uno por cada tercera posición) y en 2017 perderá todas las ayudas de que disponía, por lo que se peleará en igualdad de condiciones con Honda, Yamaha y Ducati.

A ello se une el hecho de que Maverick Viñales y Aleix Espargaró abandonarán la disciplina de Suzuki al final del presente curso y el fabricante japonés afrontará la llegada de dos nuevos pilotos a sus filas en 2017 pero ya sin ventajas técnicas y sin test ilimitados. A Andrea Iannone y a Álex Rins, debutante en MotoGP, les espera por delante un duro trabajo para adaptarse a su nueva moto.