Moto2

Wayne Gardner lleva detenido desde el domingo por la policía japonesa

El campeón del mundo de 500cc en 1987 agredió a los ocupantes del otro vehículo tras un accidente de tráfico en el circuito de Motegi. Su hijo Remy, piloto de Moto2, iba al volante sin carnet de conducir.

Wayne y Remy Gardner comen en el hospitality del equipo Tasca Racing.

Wayne y Remy Gardner comen en el hospitality del equipo Tasca Racing. Twitter

  1. Moto2
  2. Motociclismo
  3. Detenciones
  4. Japón

Resultó extraño que el australiano Remy Gardner, el hijo mayor del campeón del mundo de 500cc en 1987, no participase en el warm up matinal del domingo previo a la carrera de Moto2 del Gran Premio de Japón, aunque cuatro horas después sí tomó la salida en la prueba en la que finalizó en la decimonovena posición. Después se supo que, a primera hora de la mañana, el piloto australiano del equipo Tasca Racing había tenido un accidente de tráfico junto a su padre dentro del enorme recinto del circuito Twin Ring Motegi. Un leve percance de circulación que terminó con papá Wayne detenido por la policía japonesa, que lo mantiene desde el pasado domingo en una celda de la comisaría de la ciudad de Shimotsuke, situada a unos 100 kilómetros al norte de Tokio, según informa la página web de la Australian Broadcasting Corporation (ABC), la televisión pública del país oceánico.

Wayne Gardner, de 57 años, ocupaba el asiento del copiloto en el vehículo conducido por su hijo Remy (18 años), que raspó con el retrovisor izquierdo al otro coche. Cuando se bajaron para comprobar los daños, se inició una discusión con los tres ocupantes del otro vehículo que comenzó a subir de intensidad hasta que el campeón del mundo de 500cc terminó por empujar a los tres hombres y los agarró por el cuello, según la versión de la policía japonesa, que tomó declaración a todos los implicados. Los tres hombres, residentes en Tokio, quedaron en libertad mientras que Wayne Gardner permanece detenido desde entonces.

La policía japonesa ha revelado que Remy Gardner fue detenido un día después que su padre tras confirmarse que, a pesar de ir al volante del vehículo, no tiene carnet de conducir, según publica The Guardian.

“Desde luego, estamos proporcionando apoyo consular al señor Gardner y a su hijo mientras se encuentran detenidos y hasta que se esclarezcan los hechos”, ha asegurado Julie Bishop, ministra de Asuntos Exteriores de Australia.

El piloto de Moto2 estaría ahora volando desde Tokio a Melbourne, según asegura un comunicado enviado por su servicio de prensa, para disputar este fin de semana el Gran Premio de Australia en el circuito de Phillip Island, donde su padre es un ídolo y hasta la recta de meta lleva su nombre.

Hace un lustro que la familia Gardner emigró desde su Australia natal para instalarse en la localidad barcelonesa de Sitges con la finalidad de que sus dos hijos Remy y Luca pudieran dedicarse profesionalmente al deporte que convirtió a su progenitor en campeón del mundo de 500cc en 1987.