ENTREVISTA A TITO RABAT

“Con la MotoGP, por muy fuerte que estés, te acabas cansando”

Será el único debutante en MotoGP en 2016, montando una Honda. El piloto se machaca físicamente para dar el salto a la clase reina.

Tito Rabat en la redacción de EL ESPAÑOL.

Tito Rabat en la redacción de EL ESPAÑOL.

  1. Tito Rabat
  2. Moto2
  3. Motociclismo
  4. Entrevistas
  5. Deportes

Una lesión en su muñeca izquierda le obligó a perderse las tres carreras de la gira asiática, pero pudo cerrar su ciclo en Moto2 con una victoria en una temporada en la que nunca se rindió, pese a que no pudo revalidar el título logrado en 2014. Todavía convaleciente, Tito Rabat (1989, Barcelona) visita la redacción de EL ESPAÑOL centrado en su salto a MotoGP, donde será el único piloto debutante en 2016.

¿Cómo va la recuperación de su muñeca izquierda?

¡Mucho mejor! Todavía estoy con la rehabilitación, pero a partir de la próxima semana ya podré montar en moto. Los médicos me dijeron que hasta el próximo día 1 tenía que hacer descanso total de moto y no hacer mucho esfuerzo con la muñeca para que termine de desinflamarse y suelde bien el hueso. 

Vamos, que en cuanto pueda, se marcha para Almería a entrenar…

[Risas] Sí, en diciembre estaré subiendo y bajando del circuito de Almería a Barcelona. Antes entrenaba con una Kalex, pero ahora voy a cambiar aunque todavía no lo tengo muy claro. Lo que es seguro es que cogeré una moto más grande.

MotoGP es una categoría más exigente físicamente. ¿Se ha planteado cambiar su método de entrenamiento?

Sí, porque el segundo día del test de Valencia noté dolor en la muñeca desde la primera vuelta. Desde entonces trabajo con un preparador físico todas las tardes, de lunes a viernes. MotoGP es una categoría mucho más física que Moto2, pero si voy trabajando duro durante el invierno lo voy a solventar antes de que empiece la temporada.

Usted siempre es el piloto que más vueltas da en un entrenamiento. ¿Seguirá empleando el mismo método de trabajo en MotoGP?

Me tengo que adaptar a la nueva categoría porque con esta moto, por muy fuerte que estés, te acabas cansando. Hay que reservarse más para el entrenamiento oficial y para la carrera. En los test de febrero y marzo tengo que adaptarme a la moto y encontrar un método de trabajo con mi equipo.

¿Algún mecánico suyo de Moto2 subirá a MotoGP?

En principio no, porque voy a heredar al 100% la estructura que tenía Scott Redding. Tenía claro que me quería llevar a mi mecánico de siempre [Marc Cañellas], pero también tengo que respetar la estructura a la que llego porque llevan muchos años trabajando juntos.

En 2016 llega Michelin como nuevo proveedor de neumáticos. ¿Le beneficia no haber probado nunca los Bridgestone?

Es una ventaja dentro de las muchas desventajas que supone una primera temporada en MotoGP. La primera impresión que me ha dado la moto me la ha dado con los Michelin, así que sí puede ser una ventaja. El neumático delantero me ha dado mejor feeling que el Dunlop de Moto2 y el trasero tiene mucho grip y no se va nunca. El delantero me pareció un poco peligroso al principio de la frenada, porque estas motos frenan muy fuerte y no te das cuenta.

¿Cuál fue su impresión la primera vez que se subió a la Honda RC213V?

¡Que corría un montón! [risas]. La impresión a final de recta es brutal. La mayor diferencia que hay entre una Moto2 y una MotoGP es cómo asimilas todo en tu cabeza. Hay menos tiempo de descanso, tienes que frenar mucho antes, al acelerar tienes que intentar que la moto no haga wheelie, las curvas llegan antes...  Encima de una MotoGP trabajas todo el rato y no hay descanso por lo que el estrés de la cabeza es mayor. Tienes que acostumbrar a la cabeza a funcionar más rápido.

¿Siente que tiene que cambiar algo en su estilo de pilotaje?

La posición en la moto, en la que ya hemos trabajado. También hay que hacer otra línea para preparar el paso por curva y la salida. Las posiciones de las palancas me costaron un poco al principio porque en cuanto reduces tienes que llevar el pie a la estribera. Son pequeñas cosas a las que hay que ir adaptándose, que requieren vueltas y tiempo.

Tras ser campeón del mundo de Moto2 en 2014 tomó la decisión de seguir una temporada más en la categoría. ¿Se arrepiente de no haber subido antes a MotoGP?

¡Para nada! Pero ha sido un año muy duro que me ha servido para crecerme ante las adversidades. Cuando empezó la temporada en Qatar, la moto no iba bien para mi estilo de pilotaje y no tenía nada de feeling delantero. Después de las tres primeras carreras, conseguimos redirigir la situación y terminé ganando las dos últimas carreras que corrí.

¿Pasar por Moto2 es necesario para dar el salto a MotoGP?

Moto2 te enseña a luchar, espabilarte e ir todo el rato a todo.

Su nuevo compañero no lo hizo…

Tener un compañero de equipo bueno es positivo mientras tú le puedas ganar, porque hace que no bajes la guardia ni un momento. Jack Miller es un buen compañero de equipo y un chico listo.

¿Qué objetivo se marca para su primera temporada en MotoGP?

Aprender, aprender y aprender. Acabar la temporada en el top10 estaría muy bien.

Dice que las últimas carreras de MotoGP han sido un espectáculo, ¿qué opinión le merece todo lo sucedido entre Rossi y Márquez?

Lo que pasó sólo ellos lo saben y sólo ellos pueden opinar de este tema. Que pasen cosas así no es bonito para nuestro deporte. En todo hay un límite.