La columna

Así no, Valentino

  1. Motociclismo
  2. Mundial Motociclismo
  3. Competiciones
  4. Opinión
Ilustración: Jon Balenciaga

Ilustración: Jon Balenciaga

El italiano Valentino Rossi es el piloto que más adeptos tiene en todo el mundo, pero a la mayoría se les ha caído el ídolo del pedestal después de la acción más antideportiva de los últimos tiempos.

Los aficionados al motociclismo hemos estado toda la semana pasada relamiéndonos del grandioso espectáculo que supuso la carrera de Australia. Una tremenda demostración de deportividad que nos ofrecieron los principales protagonistas de este campeonato y que concluyó con la victoria de Marc Márquez. Hasta aquí todo correcto, pero el jueves, cuando ya estaban todos los equipos en Malasia y después de la habitual rueda de prensa, Rossi declaraba que en Australia Márquez había ayudado descaradamente a Jorge Lorenzo, el otro candidato al título. Algo que no se entiende, pero así comenzaba a calentar el ambiente el veterano piloto de treinta y seis años.

No cabe duda de que esas declaraciones de Rossi no tenían otro motivo que desestabilizar a Márquez y advertirle que se estaba jugando el campeonato. Al circuito de Sepang llegaron con once puntos a favor del italiano y a falta de dos carreras por disputar (cincuenta en juego) era una diferencia asumible por parte de Lorenzo.

Una vez comenzada la carrera se escapan Pedrosa y Márquez seguidos de Rossi y Lorenzo. Pronto este último da buena cuenta de su compañero de equipo y se coloca segundo con lo que se quedan Marc y Valentino emparejados y comienza un duelo que se saldó con el español en el suelo después de una de las acciones más antideportivas que he visto nunca. El momentazo llega en la séptima vuelta cuando en una de las múltiples pasadas, y teniendo Rossi el lado bueno, se abre y propicia que Márquez se vaya hacia el exterior de la curva, justo el lado más sucio y donde hay menos tracción. Pero no contento con eso, le propina una patada y es cuando Marc se va al suelo.

Al margen de esta reprobable actuación del piloto italiano, lo peor de todo, ha sido el cinismo del que ha hecho gala en una declaración posterior, aseverando que no hizo nada antideportivo y que desde el plano del helicóptero se ve claramente que no le propina una patada. Pues precisamente desde esa toma es donde mejor se puede apreciar que lo que dice es mentira.

Márquez, por el contrario, quiere que todo esto concluya aquí y que este tema quede zanjado. También declaró que dicha patada le oprimió la maneta del freno delantero y que ese fue el motivo de la caída.

Rossi ha sido sancionado con tres puntos en su carnet, que al sumarse a uno que ya tenía, provocan que en la próxima carrera en Valencia salga en el último lugar de la parrilla de salida. Una multa bastante leve teniendo en cuenta que por su antideportivismo, el piloto victima de su acción se fue al suelo y se pudo hacer mucho daño. Ahora son siete puntos el bagaje de Rossi sobre Lorenzo y en el Circuito Ricardo Tormo todo puede suceder. El italiano tendrá que rebasar a veinte pilotos hasta llegar a la cabeza y allí teóricamente estará Jorge con Marc Y Dani.

Dentro de dos semanas la solución y además en terreno español donde esperamos una carrera limpia sin incidentes.