FÓRMULA 1

Sainz y Verstappen, dos estrellas emergentes en rumbo de colisión

Los pilotos de Toro Rosso protagonizarán el duelo de jóvenes talentos de la F1 con la vista puesta en un posible asiento de Red Bull en un futuro no muy lejano.

Sainz y Verstappen, los dos pilotos de Toro Rosso

Sainz y Verstappen, los dos pilotos de Toro Rosso EFE

  1. Mundial de Fórmula 1
  2. Carlos Sainz Jr.
  3. Max Verstappen
  4. Equipo Toro Rosso
  5. Equipo Red Bull

Olvidémonos de Ferrari, Mercedes y una lucha por un mundial que puede llegar o no. Si Vettel y Hamilton no se confrontan codo a codo hasta la última curva, sabemos por lo menos que dos jóvenes talentos sí van a batirse por demostrar quién debe portar el cartel de futuro campeón de la categoría en años venideros. La parte media de la tabla será protagonista de un combate al máximo nivel protagonizado por la pasión hispana de Carlos Sainz Jr contra la naranja mecánica de Max Verstappen en una lucha por la supervivencia.

Fernando Alonso fue el piloto más joven de la historia en conseguir una pole position y también en ganar un Gran Premio en 2003 con tan sólo 21 años. Poco tiempo después, con 24, se hizo con el primer mundial batiendo todos los récords de juventud de la categoría. Posteriormente llegó el ciclón Vettel arrebatando al piloto español todos los títulos de juventud, llegando a conquistar su primer mundial con 23 años.

Muchos no se acuerdan del año 2001, cuando el mundo de la Fórmula 1 se echaba las manos a la cabeza por la ‘temeridad’ de Peter Sauber al subir a un joven inexperto como piloto titular llamado Kimi Räikkönen. A pesar de sus 21 años dejó claro su talento al finalizar sexto en el primer GP de la temporada, conquistando su primer punto de una carrera que le llevaría a ser el último piloto Ferrari en ganar un campeonato del mundo en 2007.

En quince años la Fórmula 1 ha pasado de escandalizarse por el debut de Räikkönen a ver como algo normal y hasta divertido que un tal Max Verstappen, con tan sólo 17 años y sin carné de conducir, se enfundara el mono de piloto para subirse a un monoplaza y batirse con aquellos ‘mayores’ que en su día fueron los chicos más jóvenes del paddock. Carlos Sainz y Max Verstappen son dos claros ejemplos de la renovación generacional de la F1 que marcan el futuro de los pilotos que deben reinar en la categoría en la próxima década.

De todos los jóvenes debutantes vistos en los últimos años, la pareja del equipo italiano Toro Rosso son los que ponen de manifiesto las mejores capacidades de cara al futuro, mostrando el buen hacer de la que es hoy en día la mejor cantera de talento de la Fórmula 1.

Max Verstappen, juventud y buenos resultados

El belga se convirtió en el piloto más joven en puntuar un GP el 29 de marzo de 2015 en Malasia al finalizar en séptima posición. Además, durante su primera temporada ha llegado a acariciar el podio en dos ocasiones: Hungría y Estados Unidos, donde finalizó en ambas ocasiones cuarto.

El piloto de Hasselt sumo 49 puntos que le alzaron hasta la duodécima posición del mundial, consiguiendo puntos importantes para su equipo en las últimas y decisivas 13 carreras del año, contabilizando en su haber un único abandono debido a error de pilotaje que se produjo en Silverstone.

Carlos Sainz, tesón y talento

Carlos Sainz Jr finalizó en decimoquinta posición con 18 puntos. Los problemas mecánicos truncaron una progresión forjada a base de tesón y coraje sobre la pista. Durante las seis primeras carreras del mundial sorprendió tras finalizar entre los diez primeros en cuatro ocasiones, por tan sólo una de su compañero.

La racha inicial se truncó a mediados de temporada, momento en el que el joven madrileño conoció la cara más dura de la F1 tras sufrir en su monoplaza continuas roturas y problemas mecánicos que condicionaron por completo su evolución en cuanto a resultados finales se refiere.

Durante la fase europea del campeonato, en Austria, Gran Bretaña, Hungría y Bélgica, Carlos Sainz sufrió cuatro problemas mecánicos en su coche que le obligaron a retirarse justo cuando luchaba por los puntos, momentos donde demostraba al mundo una agresividad al volante de las que generan afición y tanta falta hace en la F1 actual.

La parte final del mundial tampoco estuvo exenta de abandonos como los protagonizados en Sochi e Interlagos. Esta plaga de averías no minaron la confianza y ánimo de un piloto que pese a sus 21 años ha demostrado una superioridad y un temple de piloto maduro y experimentado.

Desgraciadamente los resultados mandan y tanto abandono ha tenido un peso determinante en la balanza comparativa con el que en F1 siempre es tu máximo y más próximo enemigo: tu compañero de equipo.

Toro Rosso vuelve a Ferrari

A pesar de los problemas, el equipo italiano es consciente del talento que posee entre sus filas y ha preparado un monoplaza competitivo con el que esperan superar los problemas de fiabilidad que tanto les penalizaron el pasado año.

El regreso del equipo a la motorización Ferrari es una garantía de progreso respecto al propulsor de 2015 por potencia y por la gran fiabilidad que el motor italiano demostró la pasada temporada. Pese a que la unidad de potencia no será la misma que monte el equipo de Maranello, representa un salto de calidad respecto al decepcionante Renault que tantos quebraderos de cabeza dio tanto al equipo como a sus pilotos.

El veredicto del jefe de equipo

El director del equipo de Faenza, Franz Tost, resta importancia a la diferencia de resultados final de sus pilotos consciente de las vicisitudes que perjudicaron a Sainz, al que pone en valor: “Carlos está infravalorado, hizo un grandísimo trabajo el año pasado”.

Tost ha recalcado que el peso mediático ha recaído mayormente sobre Verstappen debido a sus 17 años y el hecho de que ni siquiera pudiera conducir un coche de calle. A la hora de valorar el potencial como piloto, el director de Toro Rosso deja claro que “si analizas la clasificación y el rendimiento en carrera, Carlos ha mostrado un muy buen nivel de prestaciones”.

Max Verstappen

Max Verstappen REUTERS

No todos son alabanzas por parte de Franz Tost, que lanza un toque de atención a sus pupilos. “El segundo año puede llegar a ser más difícil si los pilotos no tienen la suficiente disciplina”. Debemos de recordar que en el universo Red Bull (del que depende Toro Rosso) no tienen contemplaciones con sus pilotos a los que eliminan de un plumazo sin previo aviso cuando no les convencen sus prestaciones o comportamientos.

La respuesta del piloto español al ‘aviso’ de su jefe es clara: “Quiero ser más consistente y un piloto más completo”. El segundo año, en muchas ocasiones, especialmente en los equipos Red Bull, es más complicado que una temporada como debutante, por lo que una mente serena y ganas de trabajo con dosis de humildad son necesarias para asegurarse un futuro en una Fórmula 1 que no perdona.

Carlos Sainz

Carlos Sainz REUTERS

A la promesa del automovilismo deportiva madrileña tampoco le asustan las comparaciones con su compañero. “En F1 siempre se dice que el primer objetivo es batir a tu compañero pero mi objetivo real es ganar a todos, no sólo a mi compañero”. Palabras que dejan claro cual es el la ambición que circula por las venas, demostrando ser fiel heredero del espíritu ganador de su padre.

El segundo y decisivo ‘round’ del duelo entre Carlos Sainz y Max Verstappen se juega sobre las pistas del mundial con el asiento de Red Bull en juego. Pase lo que pase en las primeras plazas de carrera, los fans podrán disfrutar del auténtico espectáculo de la Fórmula 1 gracias a la lucha fratricida que durante 21 ‘partidos’ ofrecerá el España-Holanda.