Mundial de Fórmula 1

Harakiri de Hamilton y Ferrari en Japón, McLaren decepciona y Mercedes, Campeona del Mundo

Rosberg ganó en Suzuka por primera vez en su carrera y se distancia más de Hamilton, que acabó tercero. Tercer Mundial de Constructores para Mercedes.

Rosberg afianza su lidereto en Japón

Rosberg afianza su lidereto en Japón

  1. Mundial de Fórmula 1
  2. Nico Rosberg
  3. Lewis Hamilton
  4. Gran Premio de Japón F1

Pocos días atrás Lewis Hamilton hacía especial hincapié en la importancia de las salidas y de cómo estas serían la clave para poder luchar por el mundial hasta el último mundial. Lamentablemente para el británico su intuición no se ha visto correspondida por sus actos tras protagonizar una lamentable salida que le condenó desde la segunda posición hasta la octava en la primera curva que comprometía su lucha por el mundial.

Mientras que Rosberg partía en cabeza, sin errores, Sebastian Vettel volvía a protagonizar la salida pero, en esta ocasión, con buenos resultados metiéndolo de lleno en carrera tras protagonizar una serie de adelantamientos destinados a cerrar las bocas de sus más acérrimos críticos.

Los españoles no se metían en problemas con Carlos Sainz en duodécima posición que precedía a Fernando Alonso decimoquinto. Ambos no tardarían en emparejarse para protagonizar la carrera a través de una lucha dura entre amigos fuera de la pista convertidos en entornos rivales en cada Gran Premio.

Por delante Nico Rosberg comenzaba a controlar la carrera con el ritmo justo para controlar a los adversarios con comodidad y no castigar su mecánica y neumáticos, consciente que su compañero y rival por el mundial se hundía mentalmente al tiempo que este pedía disculpas a su equipo vía radio consciente de perder sus opciones.

El lado opuesto de Hamilton era Sebastian Vettel quien con una salida espectacular seguida de formidables adelantamientos en la primera vuelta cerraba la boca de su detractores marcando un ritmo inicial como el que trataba de compensar la sanción recibida tras Sepang situándose tercero en los primeros compases de carrera.

En la vuelta 11 los dos Red Bull inauguraban el baile de los pitstop del grupo de cabeza cambiando sus neumáticos al compuesto más duro que demostró ser la goma perfecta para la helada pista de Suzuka.

El movimiento del equipo de la bebida energética tenía su respuesta por parte de Rosberg en la vuelta 13 copiando las gomas de sus rivales.

Por detrás Kimi Räikkönen a quien su equipo cambió la caja de cambios condenando su carrera al sufrir la correspondiente penalización en la parrilla de salida demostraba su gran estado de forma con un espectacular doble adelantamiento al final de recta sobre Sergio Pérez y el Renault de Palmer.

Al mismo tiempo que el finlandés se desquitaba en pista Vettel marcaba la mejor vuelta rápida demostrando la fuerza de Ferrari en Suzuka por los que pocos apostaban.

La batalla entre españoles vivía uno de los momentos más intensos en la vuelta 27 con Alonso acorralando a su amigo Carlos Sainz al final de recta provocando una pequeña excursión de este por el exterior de la curva 1.

Mientras el pelotón vivía enésimo duelo Toro Rosso-McLaren, Räikkönen trataba de hacer un undercut a Red Bull, esta vez si, que sería el único buen gesto de estrategia por parte del equipo.

En medio del duelo Alonso-Sainz, el campeón español volvió a dejar su grano de arena a través de la radio. Desde el box McLaren le pedían al piloto asturiano: “Empuja, empuja” a lo que Fernando Alonso respondió con en medio de suspiros… “Ojalá”.

La resignada respuesta resume la realidad del conjunto chasis motor que tras tanto trabajo y evoluciones ha presentado el equipo McLaren-Honda en su segundo Gran Premio de casa.

A pesar de las miles de promesas, declaraciones y aseveraciones por parte de equipo y pilotos ante los medios de sus aspiraciones a convertirse en la cuarta potencia a final de temporada, la realidad de Japón demuestra que siguen luchando con Toro Rosso mientras que Force India y otros siguen muy por delante de ellos, Ferrari incluida.

Y Ferrari regaló el pódio a Hamilton

La vuelta 34 fue decisiva para las opciones de Hamilton de seguir luchando por el mundial gracias al undercut que Ferrari puso en bandeja a Mercedes.

La bala de plata del británico entró a boxes y montó las gomas duras que le conducirían hasta la tercera posición final tras intentar en la última vuelta superar a Verstappen, con permiso de un Sebastian Vettel al que el equipo le mantenía inexplicablemente en pista perdiendo más de ocho segundos de diferencia y un merecidísimo pódio que hubiera devuelto la sonrisa al piloto alemán.

Cuando Sebastian Vettel finalmente entró al pitlane en la vuelta 35 optó por montar a la desesperada el compuesto más blando.

La decisión del equipo condenaba no sólo a perder la tercera posición en favor de Hamilton sino que obligaba al alemán a tener que adelantar al Mercedes que se jugaba el mundial en pista, cosa imposible de realizar toda vez que sus neumáticos perdieron las dos vueltas ‘mágicas’ que marcan la diferencia.

Una vez más Ferrari regala las mejores posiciones a sus rivales directos . Habrá que ver si la prensa italiana carga contra su equipo con la misma intensidad que desde el lunes han hecho con Vettel.

Las ultimas vueltas demostraban la superioridad de Mercedes sobre todos los demás con un Hamilton que se pegaba Verstappen con facilidad mostrando una capacidad de recuperación que pone a los monoplazas en otro nivel.

Max Verstappen protagonizaba una gran carrera con un coche al que sacaba el máximo partido a pesar de que el Red Bull no tenía un ritmo de carrera superior ni a Mercedes ni respecto a Ferrari.

Aún así el piloto revelación no se rindió y defendió hasta el límite y hasta sobre el límite la embestida final de Hamilton en la chicane, en un gesto que marca su carácter y que le proporciona los puntos necesarios para superar en la clasificación a Sebastian Vettel a pesar de no haber pilotado para Red Bull desde Melbourne.

Nico Rosberg pasó primero bajo la bandera a cuadros seguido de Verstappen y Hamilton. Con dos Mercedes en el pódio el equipo alemán ya es campeón del mundo de constructores por tercer año consecutivo.