Alejandro Blanco

Nadie quiere organizar los Juegos Europeos de 2019

Sin sede propuesta a falta de dos meses para que se cierre el plazo de asignación, la asociación de Comités Olímpicos Europeos busca una propuesta económica con la que evitar que muera el ambicioso proyecto.

Ceremonia de apertura de Bakú 2015.

Ceremonia de apertura de Bakú 2015. Bakú 2015

  1. Alejandro Blanco

Los Juegos Europeos, cuya primera edición organizó Bakú en 2015 sin reparar en gastos, no tienen aún sede, ni siquiera candidaturas conocidas, para hacerse cargo de su segunda convocatoria, la de 2019.

La asociación de Comités Olímpicos Europeos (EOC) intentará solucionar el problema esta semana en Minsk, donde se reunirá su comité ejecutivo, el jueves, y la asamblea general, viernes y sábado.

"Antes de diciembre tiene que estar cerrada una sede", advirtió Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE) y miembro de la ejecutiva continental. "Los Juegos se van a celebrar sí o sí. Vamos a ver si algún comité plantea en Minsk una propuesta, pero que sea para hacer las cosas bien", añadió Blanco.

Para el titular del COE, firme defensor de la continuidad de los juegos continentales, en las reuniones de Bielorrusia debe darse "un paso claro" hacia la consecución de una sede para 2019, de modo que antes de fin de año ya se pueda hablar de una ciudad organizadora.

"El problema es que, después de Bakú, no se presenta nadie porque aquello es difícil de igualar. Bakú hizo unos Juegos Europeos casi al nivel de los Juegos Olímpicos. Por decirlo de alguna manera, se pasó, no hacía falta tanto", comentó Blanco.

Por ello, dijo, hay que hacer entender a los posibles países candidatos la "nueva filosofía" del Movimiento Olímpico: "hay que adaptar los Juegos a la realidad social y económica de nuestro mundo. Esta recomendación de la Agenda 2020 del COI es la mayor verdad que se ha dicho en el olimpismo desde Pierre de Coubertin", afirmó Blanco.

Siguiendo esos principios, añadió el dirigente español, los próximos Juegos Europeos costarán "lo que se quiera poner", según las circunstancias de la ciudad organizadora y el aprovechamiento que haga de las instalaciones deportivas ya existentes.

No hay cifras oficiales sobre lo que se gastó Azerbaiyán en los I Juegos, pero distintas fuentes hablan de entre 6.500 y 8.000 millones de dólares. "Los que vengan se harán por mucho menos", aseguró Blanco.

Los Juegos de 2019 llegaron a tener sede durante unos meses, tras aceptarse una candidatura presentada por el Comité Olímpico Holandés. El proyecto, novedoso, preveía repartir las competiciones deportivas por instalaciones de todo el país.

Pero en junio de 2015 los gobiernos central, regional y de las provincias holandesas emitieron un comunicado conjunto en el que afirmaron que sería "irresponsable" dedicar a los Juegos los 57,5 millones de euros que calcularon necesarios, por lo que renunciaron a ellos.

EOC no abre un concurso público de candidaturas para la organización de los Juegos Europeos, al estilo del COI con los Olímpicos, sino que negocia de forma privada con las ciudades interesadas y elige internamente una ganadora.