Juegos Olímpicos

Las Guerreras claman venganza contra Francia

La selección española de balonmano femenino cayó contra el conjunto francés en el Mundial de Dinamarca 2015 (21-22) con polémica incluida. La revancha se la podría cobrar en estos cuartos de final de Río.

Marta Mangué y Carmen Martín celebran la victoria de España ante Angola.

Marta Mangué y Carmen Martín celebran la victoria de España ante Angola. Reuters

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Balonmano
  4. Selección Española de Balonmano femenino

No es ésta la mejor España. Eso está claro. Así lo acreditan sus dos derrotas y tres victorias en la primera fase, su clasificación como tercera de grupo o su juego durante algunos tramos de este campeonato. Sin embargo, si hay algo que es capaz de mover al ser humano es la venganza. Es decir, las ganas de convertir un mal recuerdo en un subterfugio del pasado. Eso lo saben bien las ‘Guerreras’, que afrontarán su partido de cuartos de final contra Francia en estos Juegos Olímpicos (martes, 18:30 horas) como una revancha por lo ocurrido en el Mundial de Dinamarca de 2015, cuando cayeron en los octavos (21-22) tras una sonada polémica arbitral.

El recuerdo, cuando apenas han pasado ocho meses desde aquello, sigue vivo. Las heridas de aquel combate todavía no han cicatrizado. En la memoria todavía perdura aquella derrota por lo injusta que fue y por la forma en que sucedió. Aquel día en el Sydbank Arena de Kolding, en Dinamarca, España jugó bien y estuvo a la altura, pero murió en la orilla. Y lo hizo, precisamente, desquiciada ante las continuas exclusiones y la roja a Carmen Martín. Incluso, impotente ante el único gol que decantó el partido a favor de las francesas.

Macarena Aguilar celebra un tanto contra Angola.

Macarena Aguilar celebra un tanto contra Angola. Reuters

Las tornas, pasado el tiempo, no han cambiado. España sigue siendo la misma: unos días brillante y otros agónica; y Francia, en realidad, tampoco ha modificado su comportamiento. “Sólo ha perdido contra Rusia y dispone de una defensa muy fuerte. Va a ser complicado, seguro”, confesó Jorge Dueñas tras el partido contra Angola (26-22). Y así será. No hay que engañarse: lo que se juega el próximo martes son unos cuartos de final de unos Juegos Olímpicos. Es decir, una batalla a cuerpo descubierto. Con las armas de siempre, pero con un guión por escribir. 

DOS DERROTAS Y TRES VICTORIAS

España llegará a los cuartos de final tras conocerse un poco más a sí misma. Así lo acreditan sus resultados, tan concluyentes como engañosos. Las Guerreras comenzaron con buen pie con una victoria contra Montenegro (19-25), la selección que la apeó de la final en Londres 2012, pero se fue poco a poco complicándose la vida. Cayó contra Noruega (24-27), algo lógico teniendo en cuenta que son las campeonas del mundo y olímpicas, reaccionó contra Brasil (24-29) y “la cagó” -tal y como reconoció Nerea Pena- ante Rumanía (24-21). Pero, en el último partido, a pesar del peso que implica la responsabilidad, España consiguió la clasificación con una victoria ante Angola (26-22).

Esas dos caras, presentes durante toda la primera fase, son las que permiten dudar de las Guerreras. Pero también el último partido, en el que la presión casi les juega una mala pasada, tal y como reconoció el seleccionador Jorge Dueñas: “Tener que ganar nos ha pesado un poco, nos ha hecho no estar acertadas”. De hecho, el partido no se decidió hasta los instantes finales, cuando Carmen Martín se encumbró como máxima anotadora junto a Shandy (siete cada una). Una victoria agónica que evitó el ‘Angolazo’ y que alimenta tanto las dudas como las esperanzas de cara a cuartos.

Las Guerreras celebran su victoria contra Brasil.

Las Guerreras celebran su victoria contra Brasil.

Pero, cuando restan horas para el choque contra Francia, también hay motivos para el optimismo. En concreto, tres: Shandy, con 25 tantos; Nerea Pena, con 19; y Carmen Martín, con 19 (goles anotados en la primera fase). Ellas, junto a Eli Pinedo ante Brasil (6/6) permiten a España pensar en que es posible lograr la clasificación para semifinales, donde se las vería contra Holanda o Brasil, la anfitriona, a la que ya se le ha ganado en este campeonato. Y ellas, en un momento dulce, son capaces de casi cualquier cosa. Ya lo han demostrado varias veces. En sus buenos días, en esos en los que todo funciona, no es necesario el coraje que les atribuye el mote de 'Guerreras', basta con su juego para derrotar a cualquier rival. 

Al otro lado, de todas formas, estará Francia, selección que ha cuajado, por el momento, un gran torneo y que históricamente, por su tradición y su enjundia, asusta. El rival de España llegará tras haber perdido tan solo un partido en la fase de grupos -contra Rusia, líder imbatido- y cuya máxima exponente es Lacrabere (un total de 31 tantos, 11 de ellos ante Rusia). Un equipo al que España conoce, pero que defensivamente es una roca y juega con el vértigo de unas transiciones mortales por necesidad. Pero, comentado lo anterior, las Guerreras avisaron en la previa: “Vamos a luchar”. Y lo harán, de eso sí que no cabe ninguna duda.

Las Guerreras se echan una foto tras la victoria contra Brasil.

Las Guerreras se echan una foto tras la victoria contra Brasil. Reuters