Juegos Olímpicos 2016

Ibargüen completa su venganza olímpica

La triplista colombiana dio un golpe de autoridad con un salto de 15,17 después de perder el oro en Londres y terminar una racha de 34 victorias consecutivas apenas dos meses antes de viajar a Río.

Caterina Ibargüen celebra su salto de 15,17.

Caterina Ibargüen celebra su salto de 15,17. Reuters

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro

Hasta el 5 de junio de 2016 Caterine Ibargüen acumulaba 34 victorias consecutivas. Clara dominadora del triple femenino, la colombiana revivió todos los fantamas de Londres 2012 apenas dos meses antes de Río 2016. La kazaja Olga Rypakova, la misma que le privó del oro en los anteriores Juegos Olímpicos, volvió a derrotarla, esta vez en Birmingham, en una reunión de la Diamond League. Lo indudable se tambaleó, pero Ibargüen, ya en el estadio Enganhao no dio opción a la más mínima suspicacia.

Con sólo esa derrota desde los Juegos de Londres 2012, Caterine salió con el sello de favorita y después de un registro de 14,65, el segundo mejor de la ronda inicial, en la segunda marcó su territorio con un 15,03 con el que igual hubiera asegurado la medalla de oro. Sin embargo, fue en el cuarto intento cuando se proyectó hasta un impresionante 15,17 para colgarse el oro escoltada por la venezolana Yulimar Rojas, plata con 14,98, y la propia Rypakova, bronce con 14,74.

La estrella naciente del atletismo venezolano, Yulimar Rojas, confirmó estar ya madura como triplista a pesar de sus 20 años y no dio muestras de una molestia física sufrida en la semifinal. El duelo entre las sudamericanas quedó planteado mientras una desconsolada Ripakova lamentaba una y otra vez no poder superarse a sí misma, después de su 14,73 al que solo le sumo un centímetro en la quinta ronda.

Llegaron al corte que dejó fuera a las cuatro más rezagadas con Ibargüen delante, seguida de Rojas y de Ripakova, y así empezaron la cuarta ronda, en la que Yulimar se animó a sí misma con un grito, se pegó en los muslos y comenzó su vuelo en tres tiempos a ras de suelo para llegar a 14,98 y asegurar la plata.

La colombiana en plena ejecución de un salto durante la final.

La colombiana en plena ejecución de un salto durante la final. Reuters

Caterine, la atleta más dominante del atletismo mundial en el ciclo olímpico, mostró su instinto fiero en el cajón de saltos y subió la marca hasta 15,17, el mejor salto de la temporada, un golpe de autoridad suficiente para confirmar su dominio.

Rypakova hizo su mejor registro del año, 14,74, en el quinto intento, mientras en el sexto Yulimar demostró no estar amedrentada y llegó a 14,95, igual insuficiente en una noche en que Caterine salió en un plan de felino con hambre vieja, de cuatro años tras perder el oro en Londres, y se vio segura y superior con dos saltos sobre la mítica barra de los 15 metros.

Era el olímpico el último título que faltaba en la vitrina de Caterine, que a partir de ahora buscará superar los 15,50 metros para ser considerada la más grande triplista de la historia. Tiene un mejor registro de 15,31, conseguido el 18 de julio de 2014, que la coloca quinta mejor de todos los tiempos.

Con el resultado Colombia, que hoy ganó una medalla de plata en boxeo con el peso ligero Yuberjen Martínez, saltó del lugar 27 al 16 del medallero con dos medallas de oro y dos de plata que confirman al país sudamericano en el mejor momento deportivo de su historia.