Juegos Olímpicos 2016

20 precauciones que no puedes obviar en Río de Janeiro

Extremar las precauciones por la noche, no resistirse a un asalto o usar repelente antimosquitos son algunas de nuestras recomendaciones para disfrutar de la estancia en la ciudad.

20 precauciones que no puedes obviar en Río de Janeiro

20 precauciones que no puedes obviar en Río de Janeiro Reuters

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Seguridad

Estar alerta en Río de Janeiro es fundamental para evitar situaciones desagradables. Puedes caminar tranquilo y relajado por la mayoría de los sitios cuando los conoces. Mientras tanto, abre los ojos y evita cometer algunas imprudencias que pueden arruinar tu viaje. Estas son algunas precauciones básicas para disfrutar de tu estancia en la ‘cidade maravilhosa’:

1. Cruzar la calle

Los coches no suelen respetar al peatón. Aunque haya un paso de cebra, es muy probable que no paren para dejarte pasar. Muchas veces tendrás que pasar entre los coches porque ni siquiera encontrarás un paso regulado que te proteja. Ten cuidado porque ser atropellado, no sólo en Río de Janeiro sino en todo Brasil, es muy fácil.

2. Relojes y joyas

La sencillez es fundamental en la ciudad olímpica. No hace falta que lleves relojes caros y joyas en la calle. Puedes usarlos en lugares cerrados o cuando vayas a una fiesta, pero si puedes evitarlo, mejor.

3. Documentación original

Lleva una copia del pasaporte en el bolso, pero nunca el original. Si te asaltan o roban en la calle, tendrás un problema serio para volver a España.

4. No te resistas a un asalto

Aunque los extranjeros suelen llegar a Río de Janeiro con mucho miedo de ser asaltados, tampoco es tan fácil que seas víctima de una situación desagradable como esta. Puede ocurrir, pero también puedes evitarlo si caminas sin miedo, con normalidad y mirando al frente por la calle.

Si te asaltan, no te resistas. Nunca. Si te resistes, la cosa puede acabar mucho peor. Da todo lo que tengas y listo. Algunos cariocas suelen llevar un teléfono móvil malo y otro bueno en el bolso. En el caso de que les roben, entregan el menos valioso.

5. Llevar un poco de dinero en metálico

Aunque llevar mucho dinero en el bolso es un riesgo, también lo es no llevar nada. Si te asaltan puedes entregar unos billetes y los ladrones se irán por donde han venido. Si no les das nada desconfiarán, creerán que les estás mintiendo y podrían agredirte.

El Redentor al atardecer.

El Redentor al atardecer. Reuters

6. De noche, las normas cambian

Caminar tranquilo por el día es más que posible. Por la noche, la historia cambia. Debes extremar las precauciones y si no conoces bien los lugares, coger un taxi.

7. No hablar alto en otro idioma que no sea portugués

Hablar alto en español, inglés o cualquier otra lengua que no sea la portuguesa te identificará como extranjero. En Río de Janeiro la gente cree que los turistas tienen mucho dinero. Si por casualidad tienes a delincuentes cerca, las posibilidades de sufrir una situación desagradable son muchas. Habla bajo o tápate un poco la boca si estás con amigos.

8. Cajeros

No saques dinero en cajeros alejados de las zonas donde más gente hay. Es preferible que los utilices por el día y no por la noche. Son más seguros los que están en el aeropuerto, en los centros comerciales o las gasolineras.

9. Preservativos

Mientras los casos de sida disminuyen en el mundo, aumentan en Brasil, según datos de la ONU. La falta de prevención entre los jóvenes es el principal motivo. Por eso es fundamental protegerse si tienes relaciones sexuales en Río de Janeiro. No sólo por el sida, sino también por el Zika.

10. Repelente

Aunque la alarma por el Zika es desproporcionada fuera de Brasil, es absolutamente necesario que utilices repelentes antimosquitos. No sólo para protegerte del Zika, sino también del dengue y de otras enfermedades tropicales. En las primeras horas del día y al anochecer es imprescindible salvo que el tiempo esté frío. Entonces la presencia de mosquitos es rarísima.

11. No caminar solo en lugares desconocidos

Si no conoces muy bien la zona y tienes dudas sobre su seguridad, evita caminar solo. Mejor ir con alguna persona local o que al menos tenga la experiencia suficiente para saber si pasar por un lugar es arriesgado o no.

12. No confíes en todas las indicaciones y recomendaciones

Si pides una información en la calle, es posible que la persona no sepa responderte, pero quizá te acabe respondiendo igualmente. Pide dos opiniones para no acabar perdido por ahí.

Taxista en Río de Janeiro.

Taxista en Río de Janeiro. Reuters

13. GPS

El GPS te puede ayudar si alquilas un coche, pero tienes que tener cuidado. Te llevará por el camino más corto, pero puede que tengas que pasar por zonas peligrosas. Asegúrate de que el trayecto es no sólo el correcto, sino también seguro.

14. Mirar mapas y preguntar en la calle

¿Hay algo más turístico que los mapas? Si vas mirándolos desesperadamente por calles del centro o de zonas que puedan ser peligrosas, te identificarán como extranjero y serás mucho más vulnerable.

15. Beber y fumar con desconocidos

Nunca descuides tu bebida. En Río de Janeiro se usa una droga conocida como ‘boa noite Cinderella’ que colocan en la bebida para dejar inconsciente a la víctima antes de cometer un robo o una violación. Tampoco confíes en sustancias extrañas porque pueden estar adulteradas.

16. Si alquilas un coche, mejor que no sea negro

Esta no es una precaución imprescindible, pero te puede servir para no tener problemas. En Río de Janeiro existe un conflicto abierto entre los taxistas y los conductores de Uber. Estos utilizan mayoritariamente coches negros con los cristales tintados (la mayoría de los coches en Brasil tienen los cristales tintados). Si tu coche es parecido a uno de Uber, puede aparecer un taxista buscando bronca. Si puedes elegir, escoge otro color.

17. Ir preparado si haces alguna aventura como una trilha

‘Trilhar’ es una actividad muy popular en Río de Janeiro. Consiste en hacer paseos que no necesariamente pasan por las montañas, pero muchas veces sí transcurren por las famosas colinas cariocas. Infórmate de la dificultad del paseo antes de hacerlo porque si no vas equipado puedes vivir una situación muy desagradable. Por ejemplo, la trilha a la Pedra da Gávea, que es una de las más famosas de la ciudad, es la más difícil también. Algunas personas han muerto por no ir acompañados de guías especializados en escalada o por no llevar el calzado adecuado. Cuidado.

18. Pivetes

Se conocen como pivetes a jóvenes adolescentes (a veces niños) que pasan mucho tiempo en la calle y que suelen asaltar a la gente. Muchas veces van en grupo. Si se encaran contigo o te piden algo, dáselo. Pueden llevar armas.

19. Caminar por la calle con el bolso lleno de cosas de valor

No lleves todas tus cosas de valor en el mismo bolso. Es mejor que te guardes algo en los bolsillos. Por ejemplo, si tienes dos tarjetas de crédito es preferible que lleves una y otra la pongas en otro lugar. Si puedes usar una mochila, mejor que un bolso. Sobre todo si vas a hacer turismo o actividades de ocio en la calle.

20. Responder al teléfono en el autobús

Depende de la zona, del tipo de autobús y hasta del momento del día, pero responder a una llamada puede ser una imprudencia que te puede costar el teléfono móvil. A veces los ladrones saltan desde fuera y meten la mano por la ventanilla si está abierta.