Juegos Olímpicos 2016

El sexagenario chino que lleva pedaleando tres años para llegar a Río de Janeiro

Chen Guanming estará en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos. Ya estuvo en Pekín 2008 y Londres 2012. No descarta llegar a Tokio 2020. 

Chen Guanming posa con su triciclo.

Chen Guanming posa con su triciclo.

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro

Imagínese que usted está jubilado. Lo ha hecho todo en su vida: ha trabajado, ha contribuido como buenamente ha podido a llenar las arcas del Estado y se ha retirado a verlas venir. En ese caso, tiene dos opciones: pasar sus días sentado en una taberna jugando al mus o dedicarse a lo que más le gusta. Y eso, precisamente, es lo que ha querido hacer Chen Guanming, que hace tres años decidió coger su triciclo para llegar a tiempo a la ceremonia de inauguración de los Juegos de Río de Janeiro. ¿La razón? Le encanta el deporte y dice sentir que necesita transmitir el espíritu olímpico. Así, tal cual.

En realidad, no es la primera vez que hace algo parecido. En 2008, ya acudió a Pekín en su triciclo. Pero claro, su hazaña no fue tan sonada. De hecho, su nombre comenzó a aparecer en los medios en 2012, cuando hizo lo propio y decidió acudir a la ceremonia de apertura desde China. Entonces, le regalaron la entrada para poder ver la inauguración. Cumplió su sueño y comenzó a vislumbrar su siguiente objetivo: llegar hasta Río en 2016.

En la capital británica lo tomaron por loco. De hecho, nadie pensó que fuera a acudir a Río. Sin embargo, él ha decidido contradecir a todos. Concluidos los Juegos de Londres, regresó a China. Vio a su familia, cuidó de su padre, comprobó que el resto estaban perfectamente de salud y les contó sus planes. Y entonces comenzó a urdir su plan. Preparó su triciclo, lo llenó de comida y decidió partir hacia Brasil. Sin miedo, con 57 años y dispuesto a llegar a los 60 recorriendo medio mundo.

Hechas las maletas y preparado su triciclo, Chen Guanming utilizó unos billetes donados por una compañía aérea para viajar hasta Londres, y de allí se trasladó hasta Liverpool en su triciclo. Con apenas cuatro palabras de inglés en su vocabulario -entre ellas, “baño”- y así comenzó su viaje. No sin problemas. Su camino hacia la ciudad de The Beatles dejó anécdotas prácticamente en cada kilómetro: tuvo que salirse de una carretera porque provocó un atasco, se negó a aceptar un mapa de la policía… Pero, sobre todo, tuvo que salirse con la gentileza de los agentes de una carretera por la que no le estaba permitido circular. ¿Y qué les dijo? “Es demasiado complicado ir por caminos pequeños, no tengo GPS”.

Tras comprobar que la comida inglesa no es de su gusto y que podía sobrevivir en Inglaterra con cuatro palabras, decidió coger un avión hasta Nueva Escocia (Canadá) y desde allí comenzó a pedalear hasta llegar a Río de Janeiro. Y, finalmente, lo ha logrado. Ha tardado tres años, pero lo ha conseguido. Chen Guanming volverá a ser ‘olímpico’. De hecho, el próximo día cinco estará en la ceremonia de inauguración. Después de dormir en su triciclo ‘carrito’, recorrerse medio mundo y demostrar que a sus 60 años todavía es útil. Y sin perder la sonrisa. ¿Quién le va a quitar a él la ilusión de estar en unos Juegos? Ahora sólo queda una duda por resolver: ¿Llegará a Tokio 2020?