Juegos Olímpicos 2016

Dónde ir y qué evitar si viajas a los Juegos de Río

Una guía para vivir la cita olímpica en uno de los lugares más paradisíacos del mundo, un lujo al alcance de privilegiados, pero que se debe visitar con algunas precauciones.

Un buque brasileño patrulla la playa de Ipanema.

Un buque brasileño patrulla la playa de Ipanema. REUTERS

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Brasil

Si preguntas a un carioca qué zonas de Rio de Janeiro son peligrosas y cuáles no, es posible que responda con una sonrisa burlona y diga: "Querido, todas las zonas en Río de Janeiro son peligrosas". Esto no quiere decir que en cualquier lugar te puedan matar a tiros. Significa que tienes que andar con ojo vayas donde vayas.

Cuanta más gente hay en la ciudad, más alerta están los ladrones. Para los Juegos Olímpicos la seguridad se ha reforzado considerablemente e, incluso, el ejército vigila las calles. Sin embargo, hay áreas y momentos que es mejor evitar o, al menos, visitar siempre en compañía de alguna persona local.

Aunque no es para nada imprescindible, puedes utilizar una de las varias aplicaciones que los cariocas usan para saber dónde está habiendo problemas en cada momento. Hay dos muy conocidas: Onde fui roubado y Fogo Cruzado. Además, en algunos grupos de Facebook la gente va narrando dónde hay asaltos para que otros tengan cuidado si tienen que pasar por ahí.

Los turistas primerizos, especialmente aquellos que no hablan portugués y que no conocen a nadie que domine el día a día de la ciudad, deben evitar ir solos ciertos lugares.

Lugares a evitar

Favelas: No todas son peligrosas. De hecho, muchas se pueden visitar y, no sólo eso, se puede vivir en ellas con ciertas garantías de seguridad. Babilonia, Vidigal o Santa Marta son algunos ejemplos. Otras como Complexo do Alemão o Maré siguen sufriendo graves problemas debido al tráfico de drogas. El riesgo de ser víctima de una bala perdida es real.

El centro por la noche: Salvo zonas de fiesta como Lapa o Gamboa, donde se celebra la famosa 'roda' de samba de Pedra do Sal. Aunque se puede ir sin problema, es bueno hacerlo siempre en taxi o Uber y evitar llamar la atención.

A la periferia: Principalmente el norte de la ciudad. En general, cuanto más al norte, más peligro. En los suburbios cariocas es difícil encontrar a un extranjero. Si vas solo no pasarás desapercibido.

Los puntos turísticos en hora punta: Cuántos más turistas juntos, más peligro alrededor. Ya sea en zonas como Copacabana o Ipanema, o en el propio Cristo del Corcovado. Es preferible visitar estos lugares cuando haya menos gente. Merece la pena madrugar y disfrutar de la experiencia.

Mercadillos: Las 'feiras' son muy populares en Río de Janeiro. Son una especie de mercadillos en los que los vendedores colocan sus mesas y venden de todo: souvenirs, ropas, antigüedades. En algunas como la de Saara puedes encontrar verdaderas gangas. En cualquier época del año hay que estar atento si vas a este tipo de lugares, pero mucho más durante los Juegos Olímpicos. Se puede ir, claro, pero con precaución.

Río de Janeiro tiene problemas de seguridad, pero no se encuentra entre las ciudades más peligrosas del mundo. Además, en 2015 se registró un 15% menos de homicidios que en el año anterior, lo que significa una leve mejoría.

La imagen exterior de la ciudad no hace justicia a las maravillas que atesora. Espacios naturales, museos, parques, playas, fiestas en la calle… Puedes empezar el día a las seis de la mañana y terminarlo de madrugada sin parar de visitar lugares que jamás olvidarás.

Actividades recomendables

Las playas menos conocidas: Ipanema, Copacabana y Leblon son las tres playas más famosas de Río de Janeiro (sin olvidar la pacífica y paradisíaca Leme). Sin embargo, no son las mejores. Otras como Prainha, Grumari, Joatinga o la de Barra da Tijuca, donde está la Villa Olímpica, son idílicas y menos famosas.

Lagoa: Alrededor de la Lagoa Rodrigo de Freitas hay bares estilo 'lounge' muy acogedores. Puedes caminar y sentarte a ver el espectáculo natural nocturno de Río de Janeiro mientras tomas una caipirinha de frutas tropicales.

Restaurante de comida por kilo: Los restaurantes de comida por kilo son autoservicios donde pagas por el peso que lleve tu plato. Están repartidos por toda la ciudad y son una de las mejores opciones para comer, además de la más barata. Hay diferencias sustanciales de precio entre unos y otros. Incluso en las calles paralelas a las playas más famosas como Copacabana e Ipanema puedes encontrar una gran variedad.

Botecos de 'pé sujos': Bares de pies sucios. Merece la pena entrar, por lo menos para vivir la pintoresca experiencia. Son pequeños bares donde puedes tener incluso miedo de entrar. A veces está lleno de parroquianos en chanclas borrachos o a punto de emborracharse. Si hablas con ellos es muy probable que te inviten al churrasco del día siguiente. En algunos, sacan la barbacoa a la calle y organizan un encuentro de lo más familiar. Con suerte puedes encontrar algunos abiertos de madrugada.

Pedra do Arpoador: Uno de los mejores lugares de Río de Janeiro para ver una puesta de sol. Desde allí hay una increíble vista panorámica de Ipanema y Leblon.

Bar Urca: ¿Qué hacer un fin de semana en Río de Janeiro? Ir al bar Urca. Lección fundamental. La gente queda allí, pide en el bar que está en una esquina y se lleva la comida y la bebida a la 'mureta', un muro que separa la calle de la Bahía de Guanabara. Desde allí las vistas son espectaculares.

Sambas en la calle: La de Pedra do Sal es una de las más famosas. Allí nació la samba, que en Brasil es masculina, 'o samba'. Otras opciones son la samba de la rua do Ouvidor y la samba do trabalhador.

En lo más alto de la montaña: Rio de Janeiro está rodeado de 'morros', colinas. Una de las actividades imprescindibles en la ciudad es hacer una 'trilha', un paseo hasta la cima para disfrutar de las vistas. Eso sí, antes hay que informarse del grado de dificultad porque algunas, como la de Pedra da Gávea, pueden requerir un fondo físico que no tiene cualquier persona.

Jardín Botánico y Botafogo: Dos barrios muy cariocas que no todos los turistas llegan a conocer. El primero no es sólo un parque increíble cuya visita es fundamental; es también una zona donde viven familias de clase media-alta, que alberga una buena cantidad de excelentes bares y restaurantes. Botafogo está considerado como el punto 'cool' de la ciudad. Además de una zona llena de oficinas, cuenta con una oferta de ocio muy interesante. Es uno de los sitios más populares para salir por la noche.

Rua Olegário Maciel: Si vas a moverte por Barra da Tijuca, punto clave en Rio 2016, la calle Olegário Maciel es tu referencia. Allí se están reunidos los bares más populares del barrio. Es el punto de encuentro de quienes viven en esa zona. Además de comer y beber bien y variado, puedes encontrar sambas en directo que te harán vivir una experiencia verdaderamente carioca.