Natación sincronizada

Thais Henríquez, ex del equipo de natación sincronizada: "Han destrozado todo"

La doble medallista olímpica, desvinculada desde el pasado verano, también reivindicó la figura de Anna Tarres.

Thais Henríquez

Thais Henríquez EFE

  1. Natación sincronizada
  2. Competiciones
  3. Twitter

La no clasificación del equipo de natación sincronizada para los Juegos de Río empieza a tener ya las primeras críticas. Menos de un día después del desastre del preolímpico, Thais Henríquez, exintegrante del equipo español de natación sincronizada y doble medallista olímpica (con una plata en Pekín 2008 y un bronce en Londres 2012) estalló por como se ha llevado la preparación.

Henríquez reivindicó la figura de Anna Tarrés, a la que la Federación despidió después de conseguir los mejores resultados españoles de la historia de este deporte. "Ahora está a punto de hacer historia con Ucrania", escribió en una carta difundida en su cuenta de Twitter. "Han destrozado todo por lo que muchas entregamos nuestras vidas", añadió, además de reconocer que tras el Mundial de Kazán del pasado verano decidió echarse a un lado, aunque no dijo nada por "respeto" a sus excompañeras. 

"Al final todo tiene una explicación y no deberían pasar desapercibidas las repentinas retiradas de cuatro de las componentes que formaron parte del equipo olímpico español de Londres 2012, menos de un año después de la incorporación del nuevo cuerpo técnico", continuó Thais Henríquez, que desde 2006 era fija en el equipo español, ganando, entre otras, nueve medallas en campeonatos de Europa y seis del Mundo.

En una carta muy dura, también recordó a Mayu Fiyiki. "Ningunearon y despreciaron a Mayu y ahora está luchando por el oro olímpico con China". La canaria es la primera que crítica la preparación y el nuevo rumbo que cogió el equipo de sincronizada, que ha acabado con su eliminación de los próximos Juegos Olímpicos.

Ona Carbonell, a su vez, también opinó en Twitter sobre la mala situación de la natación sincronizada, aunque lo hizo sin criticar a nadie.