Sevilla FC

Ganso mantiene al Sevilla en la lucha por la tercera plaza

El brasileño marca un doblete ante el Granada (2-0). Los de Tony Adams siguen hundidos en la clasificación. Los hispaelenses presionan al Atlético.

Ganso celebra con Correa uno de sus goles ante el Granada.

Ganso celebra con Correa uno de sus goles ante el Granada. EFE

  1. Sevilla FC
  2. Granada CF
  3. Paulo Henrique Ganso
  4. La Liga
  5. Fútbol

El Sevilla ganó con solvencia y comodidad al Granada (2-0) con dos goles del brasileño Paulo Henrique Ganso, que reapareció tras bastantes jornadas sin jugar y con sus tantos mantiene pujante a su equipo en la pelea por el tercer puesto, mientras que deja a los granadinistas con un pie y medio en Segunda.

Los sevillistas fueron muy superiores a su rival, que sigue sin ganar fuera en esta liga y se queda virtualmente sin opciones de permanencia, y cimentaron su triunfo en dos buenos arranques en cada tiempo coronados con sendos goles de Ganso, aunque gozaron de muchas más ocasiones que no aprovecharon por falta de puntería.

Este duelo andaluz llegaba como un choque de alta tensión, sobre todo para los granadinos, que, penúltimos a siete puntos de la salvación, se jugaban seguir creyendo en ese milagro ante un Sevilla muy exigido en su lucha por una plaza de 'Champions'.

Sin el lesionado Vitolo ni los galos Adil Rami y Samir Nasri, faltos de ritmo tras sendas dolencias, el técnico argentino Jorge Sampaoli sorprendió en el once con el brasileño Paulo Henrique Ganso, un medio de exquisita técnica, pero que desde su llegada arrastra el sambenito de lento, con lo que no jugaba desde enero.

El Granada debía quemar su último cartucho para mantener la fe, pero llegó al Sánchez Pizjuán en su peor momento (sólo un punto sumado en siete jornadas) y con muchas bajas por lesión (el colombiano Adrián Ramos, el francés Foulquier y el punta ucraniano Kravets) y por sanción (el islandés Ingason y el ghanés Wakaso).

Esto se notó desde el inicio ante el empuje del Sevilla y porque muy pronto al equipo entrenado por Tony Adams, endeble en defensa y timorato e inofensivo arriba en el segundo partido del inglés en su banquillo rojiblanco, se le empezó a volver todo en contra.

Los inconvenientes comenzaron a los dos minutos al lesionarse el central galo Matthieu Saunier, al que relevó en frío el marfileño Victorien Angban, y a renglón seguido Vicente Iborra recogió un balón suelto en el área y lo estrelló en el larguero.

Para colmo de males para el Granada, sólo un minuto después llegó el 1-0, en el 4, cuando el redimido Ganso dio un fino pase a la derecha al montenegrino Stevan Jovetic, éste le devolvió la pelota y el brasileño batió al mexicano Guille Ochoa de un buen izquierdazo.

Los sevillistas encontraron muy poca oposición por parte granadinista, llevaron el control absoluto del juego y exhibieron una tremenda superioridad en esta primera mitad ante un Granada sin rumbo y cohibido, en el que Adams buscó la reacción con la entrada mediada esta parte del extremo Isaac Cuenca, su hombre más vertical.

Pero el Sevilla, con un tridente formado por Ganso -el hombre del partido-, Jovetic y el argentino Correa muy activo, dejó que su deprimido rival se fuera vivo al descanso por su falta de acierto en las muchas opciones de gol que, sin hacer un gran fútbol, generó.

Así, no atinaron a marcar Pablo Sarabia en una falta que salió rozando el poste antes del cuarto de hora; Correa en dos intentos, en uno de ellos cuando, totalmente solo, cabeceó flojo; el brasileño Mariano Ferreira en un centrochut; el argentino Nico Pareja en una falta algo desviada; o de nuevo Sarabia poco antes del descanso.

El Granada, impotente, hizo concesiones atrás y, con Cuenca ya en el campo, sólo llegó tres veces al marco de Rico, pero sin éxito, en una acción del argentino Ezequiel Ponce que acabó en córner a la media hora y en tiros de Cuenca y del marroquí Carcela-González.

En la reanudación, el guión fue similar al del inicio del choque. Los sevillistas salieron con fuerza para asegurarse el triunfo y al minuto lograron el 2-0 que ya les daba mucha tranquilidad, de nuevo obra de Ganso, muy motivado y recuperado para la causa, tras una gran jugada de Jovetic que culminó con un pase de tacón a Sarabia para que su centro lo remachara a gol en el área chica el brasileño.

A partir de ahí, el juego fue más aburrido ante la incapacidad del Granada de plantarle cara a los locales, que, jugando a medio gas, aprovecharon los espacios al estirarse algo el equipo de Adams y gozaron de numerosas opciones para ampliar su renta, firmadas por Jovetic por dos veces, Ganso en otras dos, Iborra o Escudero.

Sin embargo, unas veces lo impidió la falta de tino de los sevillistas y otras la sensacional actuación del mexicano Ochoa, el mejor de un Granada que sólo apretó al final y pudo acortar diferencias en oportunidades de Ponce, Carcela-González y Cuenca.