Liga Santander

El virus que consume al Barcelona y respeta al Real Madrid

Los culés vuelven a salir mal parados del parón de selecciones, mientras que los blancos, excepto Ramos, salen vivos del virus FIFA.

Neymar ensangrentado en el partido Brasil - Bolivia.

Neymar ensangrentado en el partido Brasil - Bolivia. Agencia EFE

  1. FC Barcelona
  2. Real Madrid
  3. Atlético de Madrid

Han pasado diez días desde que el Madrid se estrellara en el Bernabéu ante el Eibar o de que el Barcelona no lo aprovechara y perdiera en Vigo. También de que el Atlético emergiera de una Liga que vuelve a rodar. Diez días, aunque hayan parecido diez meses. Pero el fútbol doméstico vuelve a España y lo hace con un sábado de infarto, en el que los tres grandes del fútbol español (también el Sevilla en Leganés) juegan por el liderato. Y por evitar el virus más maligno en estas fechas.

Es el llamado virus FIFA, ese que deja a equipos desechos tras el paso del parón del fútbol de clubes en pos del de selección. Lógicamente el virus ha vuelto a atacar y, paradojas de la vida, otra vez más ha sido el Barcelona el gran perjudicado. De las fechas de selecciones sale el equipo azulgrana sin Jordi Alba, Sergi Roberto o Cillessen. El primero notó molestias en el partido de España en Italia y se espera que llegue justo al partido ante el City. No estará ante el Deportivo (16:15 horas). El segundo sufre una elongación en el aductor de la pierna derecha y se perderá el duelo también, frenando así el dulce momento en el que estaba. El caso del portero es el más grave pero a la vez menos influyente, ya que no es titular ni lo será: el holandés estará tres semanas de baja.

Sergi Roberto, en el partido contra el Sporting de Gijón.

Sergi Roberto, en el partido contra el Sporting de Gijón. Reuters

Tres caras en el virus FIFA

También se llevó un buen susto Neymar, que salió con la cara ensangrentada tras recibir un codazo en el Brasil - Bolivia. Además, la presencia de Messi es seria duda, todavía no recuperado de la lesión que le apartó el día del Atlético, por lo que el Barça se queda en cuadro en un partido a priori sencillo, pero que en los dos últimos años se ha atragantado. El equipo gallego viene de rascar dos empates en sus dos últimas visitas (ambos 2-2). Pero al margen de los lesionados que deja los compromisos internacionales, Luis Enrique teme también a la pesadilla ya continua que persigue a los culés: tras parón por selecciones, derrota.

Así fue en el último, cuando también afrontaban un partido asequible y acabaron estrellándose ante el Alavés en el Camp Nou (1-2) o el penúltimo, en abril, cuando perdieron ante el Real Madrid (1-2). Reacciona mal el Barça a las dos semanas sin jugar, principalmente por cansancio. Es el equipo cuyos jugadores más determinantes pueden llegar más cansados por los kilómetros de viaje y por el desgaste en sus partidos. Sus tres líderes, Messi, Suárez y Neymar, son de tres países de Sudamérica y los tres lideran también a su selección. En esta ocasión solo uno estuvo hasta el final, Suárez, pero el nuevo permiso a Neymar para que éste se fuera a disfrutar por ciudades brasileñas ha provocado que el equipo no esté al completo hasta el miércoles.

La otra cara es el Madrid, al que el parón le ha venido de lujo para recuperar jugadores o acortar el plazo de lesiones de sus jugadores. No podrá todavía contar con Casemiro o Modric, pero se ha ahorrado que hagan viajes largos y han completado dos semanas de recuperación en los que no se han perdido partidos con el Real Madrid. La excepción es James, que viajó hasta Colombia para después no jugar ni un minuto con su selección, acabando cogiendo el vuelo de vuelta antes de tiempo. Estos tres son bajas, junto a Sergio Ramos, la única gran víctima del virus FIFA en el Madrid.

El capitán se perderá un mes mínimo de competición por un esguince en el ligamento colateral medial de su rodilla izquierda. Fue en el tramo final del partido de España en Albania y durante minutos pareció que hubiera sido más grave. Es un serio contratiempo en una defensa en la que reaparecer Marcelo, ejemplo claro del beneficio que ha tenido este parón en la casa blanca. El brasileño evitó los dos compromisos de Brasil y tuvo más tiempo para su recuperación. En principio será titular en el Benito Villamarín, donde el Real Madrid tiene uno de esos partidos en los que el proyecto de Zidane tiene que demostrar su candidatura a la Liga.

Marcelo, en el partido contra el Villarreal.

Marcelo, en el partido contra el Villarreal. Reuters

Entre medias está el Atlético de Madrid, que solo tuvo el susto de Saúl, que se produjo en su último partido ante el Valencia, lo que provocó su caída de la convocatoria de Lopetegui. Godín, que estaba tocado, fue a Uruguay y allí jugó los dos partidos. Lo sorprendente es que vuelve a Madrid totalmente disponible. Además, este parón también ha servido para encumbrar a la doble G, Griezmann y Gameiro, que exportaron de Madrid a París su estado de gracia.

El Atlético, el que más 'jugó'

En total, 1680 han sido los minutos que han cargado a los jugadores del Real Madrid en este parón: Cristiano, Varane, Marco Asensio, Bale y Kovacic han disputado todos los minutos posibles, 180, mientras que Sergio Ramos jugó 169, Kroos 166, Pepe 162, Carvajal y Keylor Navas 90, Nacho 67, Morata 23 e Isco, el que menos, con 13 minutos. 

Por su parte, 1333 ha sido el total de minutos disputados por los internacionales culés, pero también cinco jugaron de inicio a fin dos partidos: Piqué y Busquets con España, André Gomes con Portugal, Luis Suárez con Uruguay y Mascherano con Argentina. Además, Denis Suárez disputó 177 minutos, Iniesta 168, Neymar 67 y Jordi Alba 21. Cuatro jugadores que estuvieron en los dos partidos se quedaron en blanco y no pasaron de la suplencia: Sergi Roberto, Digne, Cillessen (que además se lesionó) y Ter Stegen.

Pero, con diferencia, el equipo cuyos jugadores ha disputado más minutos es el Atlético de Madrid. 1918 minutos repartidos en 14 jugadores, una vez que Saúl se quedó también sin ir con la selección por lesión. Seis jugadores, Vrsaljko, Koke, Godín, Filipe Luis, Savic y Oblak, disputaron todo lo posible por jugar (180 minutos), seguidos de Griezmann, con 173, el también francés Gameiro, 151, Carrasco con 143, Lucas 97, Moreira y Thomas 90, Gaitán 59 y Correa 35. Sumando los kilómetros de todos, salen 177.000.

Los números, eso sí, tienen una parte de trampa, y es que su influencia también depende del rival o del viaje realizado. Solo hubo un no europeo en el Real Madrid, Keylor Navas, que jugó en Moscú, mientras que el Barcelona tiene a tres con largos viajes, todos ellos a Sudamérica. Además, la intensidad de los partidos de Uruguay, Brasil o Argentina no fueron los que por ejemplos tuvo Cristiano, ante las débiles Andorra e Islas Feroe. En resumen, el parón de selecciones le ha vuelto a venir mal al Barcelona, regular aunque aceptable al Real Madrid y bien para el Atlético.

Los tres juegan este sábado, pensando en la Champions que ya irrumpe otra vez entre semana, y los tres lucharán por la Liga. Completo día de fútbol con el Barcelona a las 16:15, el Atlético a las 18:30 y el Madrid a las 20:45. En definitiva, más de seis horas de fútbol en la que los tres jugarán ante rivales y ante el virus FIFA. Será un éxito librarse de ello.

Carrasco celebra su gol ante el Bayern de Múnich.

Carrasco celebra su gol ante el Bayern de Múnich. Reuters