FC Barcelona

Sergi Roberto: el descubrimiento de Guardiola; el favorito de Luis Enrique

El catalán se reivindicó en Gijón con su mejor partido con el Barcelona. Con un futuro prometedor, irrumpe como uno de laterales derechos más en forma en Europa.

Sergi Roberto se abraza con Neymar en El Molinón.

Sergi Roberto se abraza con Neymar en El Molinón. Getty Images

  1. FC Barcelona
  2. Sergi Roberto
  3. Luis Enrique
  4. Pep Guardiola

27 de abril de 2011. El Barcelona está ganando en el Santiago Bernabéu por 0-2, con un recital de Messi, en el famoso partido de la expulsión de Pepe por la entrada a Dani Alves. Era el tercer partido de la serie de cuatro Clásicos y el momento de más tensión en el duelo Mourinho - Guardiola, con el "puto amo" y los "¿Por qué?" copando todos los titulares. Ese día irrumpía un jugador entonces insignificante en el primer equipo, pero que ya ponía su nombre en el paradero internacional.

"Sergi Roberto es un jugador a seguir en los próximos años. Cuando explote la gente se sorprenderá mucho con él". Quien hablaba, en aquél año, era Guardiola, que había hecho entrar al jugador nacido en Reus en el descuento. Entonces era jugador del Barcelona B y su posición más natural estaba en el centro del campo. Algo más de cinco años después, mucho ha cambiado en la vida de Sergi Roberto, hoy en día la estrella silenciosa del Barcelona, pilar del equipo de Luis Enrique y con una proyección que asombra ya en el mundo del fútbol.

La predicción de Guardiola se hizo real. Sergi explotó y sorprendió mucho. Y sí, es jugador ya para seguir en muchos años. Lo hace desde una posición que no era la suya, la de lateral derecho, reconvertido ahí por obligación tras la sanción de la FIFA. Luis Enrique, que ya le había entrenado en el filial azulgrana, le convence. Ante el declive de Dani Alves, el catalán se va haciendo un hueco en el once (llegó a ser titular en el histórico 0-4 en el Bernabéu) y ya sin el brasileño, se hace dueño de la banda derecha.

Difícilmente se puede encontrar en el actual Barcelona un ejemplo tan claro de crecimiento. Por cuestiones lógicas, el equipo culé o ficha a jugadores ya consolidados o estrellas mundiales o sube canteranos que ya han despuntado. Sergi Roberto entraría en el tercer grupo, pero su reconversión de posición y la importancia que está demostrando en el equipo confirman la progresión. En la contundente goleada en Gijón (0-5) logró quitar titulares a Suárez o Neymar. Él también fue la estrella. Tres asistencias de gol, el 0-2 a Rafinha, el 0-3 a Neymar y el 0-4 a Arda Turan. Un recital que le erigió en el mejor del partido en El Molinón.

Y todo es obra de Luis Enrique, al que algo habrá que reconocer. Él se inventó a este Sergi Roberto, "el mejor lateral para el Barça", y con el asturiano ha jugado de todo menos de defensa central, portero y delantero. Esa es una de sus ventajas, la polivalencia. Cuando se necesite, podrá jugar en más posiciones. Pero le bien vendría a él mantener la actual, donde hace olvidar a Alvés y donde ha mandado a las catacumbas a un fichaje como Aleix Vidal. Y es en ese lateral derecho donde además se presenta como el gran favorito a titular en el Mundial 2018 con España. La lucha será preciosa ante Carvajal, sin olvidar a Bellerín. Ya fue el culé titular ante el Liechtenstein, primer partido oficial de Lopetegui.

Y los datos, al fin y al cabo, confirman el buen momento de Sergi Roberto. Es el máximo asistente en lo que va de Liga, con cuatro asistencias (una de las de Gijón no cuenta porque Alcácer dio al larguero y el rechace fue el gol de Neymar) y por ejemplo, lleva ya, en la jornada seis, las mismas asistencias que Dani Alves, ocupante de la banda derecha azulgrana hasta este año, en toda la Liga anterior.

En los años más difíciles para los canteranos del Barça, donde ya no es como hace unos años y se prefiere gastar millones y millones vendiendo a la mayoría de los integrantes de La Masía, Sergi Roberto ha aguantado. También fue listo. La mayoría de los dagnificados eran centrocampistas, lo que él era, y aceptar el rol de lateral le asegura no solo seguir sino el progreso que protagoniza. 

El descubrimiento de Guardiola ya es realidad. Es presente, no solo futuro. Y lo es de la mano de Luis Enrique. Sergi Roberto es uno de los nexos de unión, pocos si se analiza bien, que conectan al anterior Barça con el actual. En Gijón se lució subiendo y bajando la banda del histórico Molinón. Porque ofensivamente es excelente, pero defensivamente no falla. Eso sí, atrás no es tan fiable como cuando se incorpora al ataque, ahí si tiene que mejorar. Capaz de eclipsar a la MSN, Sergi Roberto es el hombre de moda en can Barça. Y eso sí que es difícil.