Premier League

Liverpool: de aquellas lágrimas de Gerrard al liderato del “ahora no nos van a parar”

El conjunto de Jürgen Klopp se hizo con la victoria contra el Watford (6-1) y se coloca primero en la Premier League. Coutinho, Mané (2), Emre Can, Firmino y Wijnaldum anotaron los goles. 

Mané celebra uno de sus dos goles frente al Watford.

Mané celebra uno de sus dos goles frente al Watford. Reuters

  1. Liverpool
  2. Liverpool FC
  3. Jurgen Klopp
  4. Emre Can

El aficionado, a menudo, selecciona momentos. Elige los buenos, los de los triunfos, y destierra los malos, aquellos de dolor. Sin embargo, en el Liverpool, desde hace más de dos años, repiten sin cesar en su cabeza una fecha: el 27 de abril de 2014. Aquel día, un resbalón de Gerrard propició su desplome: los reds cayeron ante el Chelsea (0-2) y perdieron gran parte de sus opciones de hacerse con la Premier League. Y todo por una acción fortuita, por un error involuntario de su capitán. Apenas un gesto que fue vital para que el Manchester City se hiciera con el título.

Aquel incidente, mil veces repetido, puede haber encontrado su réplica este domingo. El Arsenal, fiel a su costumbre, podía haber asaltado el liderato. Sólo necesitaba ganar, pero empató contra el Tottenham (1-1). O, dicho de otra manera, le cedió la posibilidad de ocupar el primer puesto al Liverpool. Y el equipo de Jürgen Klopp no falló. Saltó a Anfield, cantó el ‘You’ll never walk alone’ y se dio un homenaje aplastando al Watford con un resultado tan concluyente como contundente (6-1). Sin titubear un segundo ni atisbar duda alguna, se comió a su rival para mirar al cielo y hacerse con el primer puesto en la Premier League.

En Anfield, durante el encuentro, la afición enterró aquel 27 de abril de 2014 con un mensaje: “Ahora nadie nos va a parar”. Y es posible que así sea. Porque si algo está claro es que este curso el Liverpool es otro. Y lo es, en gran medida, por lo conseguido por su técnico. Los reds, desde que llegara Klopp, son el equipo más goleador de la Premier League, sólo han perdido contra el Burnley esta temporada y no caen en casa desde enero. Es decir, muestran una solidez y una forma de jugar que anticipa un buen porvenir.

Ante el Watford, el Liverpool sólo llevó a cabo lo que lleva haciendo desde que llegara Jürgen Klopp al Mersey. Y, además, con una capacidad para combinar el juego en largo y corto que hacía tiempo que no se veía por Anfield, con goles para todos los gustos. De cabeza, como el de Emre Can o el primero de Mané -después marcaría otro-; con un disparo desde la frontal, como el de Coutinho; o en combinaciones desde el centro del campo, como los de Firmino y Wijnaldum.

Pero esto no es más que el principio. La victoria del Liverpool y su liderato también pueden ser algo casual, como aquel resbalón. Podría ser, quién sabe. En cualquier caso, el equipo de Jürgen Klopp, hasta el momento, se muestra como un equipo ganador -muy al contrario que el Arsenal-. Y sólo el tiempo demostrará si es así. Y si, definitivamente, la afición puede borrar aquel 27 de abril de 2014 o, simplemente, lo sustituirá por otra fecha fatídica o por las lágrimas de otro jugador.