Camino a Rusia 2018

Italia conoce los miedos de España

La Italia que ahora dirige Ventura mantiene el plan que acabó con la 'Roja' en la Eurocopa. 

Giampiero Ventura, técnico de Italia, da instrucciones.

Giampiero Ventura, técnico de Italia, da instrucciones. EFE

  1. Selección fútbol Italia
  2. Selección Española de Fútbol
  3. Eurocopa de Fútbol 2016

Todavía con el recuerdo fresco de la derrota de España ante Italia (0-2) en la Eurocopa a base de orden táctico y convicción, ambos vuelven a enfrentarse, esta vez para el primer puesto del grupo que da el billete para el Mundial. Ambas selecciones empiezan un nuevo capítulo. Lopetegui, para recuperar la ambición; y Ventura, para subir un peldaño el buen hacer reciente. Los dos técnicos son muy diferentes en el estilo de juego, pero han empezado una nueva etapa de manera similar: pequeños cambios en la base heredada. La nueva Italia de Ventura es muy similar a la de Conte y eso nos debe preocupar, hace unos meses barrieron al combinado español con la misma idea de juego. ¿Cuáles son las razones para que España tema a esta selección?

Claves de la ‘nueva’ Italia

Ventura apenas ha dirigido dos choques con la selección nacional y, más allá del parecido con la idea de Conte en la Euro, ha decidido adecuarse a las exigencias del calendario. El choque contra España no ha dado margen de maniobra para hacerse notar más, así que apuesta por lo que ya funcionó. Seguridad defensiva con tres centrales complementarios entre sí y un pivote puramente defensivo delante de ellos, carrileros que aseguren su espalda antes de buscar la contraria y ataque autosuficiente en inferioridad. Juntar líneas y hacer que todos los jugadores de campo estén en la menor porción de terreno para hacer inviable el juego entre líneas.

¿Cómo contrarresta Lopetegui? No se recordaba una convocatoria con tantos jugadores de ataque y, sobre todo, extremos desde hace tiempo. Eso sumado al buen momento de los laterales españoles tiene una lectura sencilla, ensanchar el campo con muchos jugadores abiertos. Esa acumulación italiana por dentro cerrando entre líneas sufre más cuando el juego del rival va de una banda a otra, algo que Lopetegui lleva preparado como muestra la convocatoria con más extremos que se recuerda en los últimos años. El plan español pasa por aprovechar todo el ancho para descolocar el conglomerado azzurro y que Iniesta y Silva rajen por dentro. No será fácil ante un equipo que suple la falta de calidad arriba con sacrificio, rigor y coherencia táctica. España ante el equipo con el que empezó a creerse grande en 2008, pero también ante sus demonios más recientes.

La base para crecer

En la actualidad se puede ver a Messi, Ronaldo, Luis Suárez, Bale, Neymar o Griezmann como líderes de sus respectivas selecciones. Todos ellos coinciden en un liderazgo a base de goles y cifras arrolladoras. En Italia no se detienen a llorar la falta de un gran talento en la delantera, no hay un Rossi ni un Baggio y las promesas que opositaban a recoger el testigo tuvieron demasiados baches por el camino, como ejemplifican Balotelli, El Shaarawy y va camino de ello el actual Insigne.

Buffon junto con Bonucci en el entrenamiento.

Buffon junto con Bonucci en el entrenamiento. EFE

La base está atrás, Barzagli-Bonucci-Chiellini resguardados por Buffon, todos ellos son demasiado buenos como para plantearse otros esquemas que no tengan tres centrales. El problema de Ventura es la baja por sanción de Chiellini, quien será reemplazado por Romagnoli, quien puede suplirle pero no puede igualar la compenetración de los centrales de la Juventus. Eso obliga a Ventura a fortalecer ese costado con el carrilero De Sciglio, más defensivo, y dar más profundidad con jugadores de más despliegue e imaginación ofensiva: Candreva, el habitual, o Florenzi en buen momento y más adaptable a distintas posiciones incluso interiores, como dijo Ventura, “sólo le falta jugar de delantero”. Eso sí, España tiene zonas donde intentarlo por un lado Barzagli si tiene que salir muy lejos ya no tiene el físico para competir en velocidad, por el otro lado Romagnoli llega tocado y puede notarse la poca experiencia jugando con los centrales de la Juventus.

Si esa estructura falla Italia se desmorona pero parece improbable que la España de Lopetegui cuente con facilidades ahí. Italia es capaz de igualar choques y ganar a conjuntos netamente superiores en términos de calidad en base a su superior funcionamiento atrás.

Las pinceladas de Ventura

El nuevo seleccionador italiano no ha contado con muchos enfrentamientos para ir mostrando cambios respecto al conjunto heredado, por ello, y por la cercanía de su primer partido vital, él apostó por la continuidad, incluso más de la prevista. Bonucci reconoció en la previa que “el juego de Ventura es muy similar al de Conte, la prioridad es centrarse en las debilidades del rival”. Exactamente eso fue lo que hizo a Italia ser merecedora de la victoria ante España en octavos y llegar a penaltis contra Alemania en cuartos el pasado verano.

Ventura permite algo más de fluidez con balón en la medular. Italia es un equipo que sólo produce por el carril central, ya que por bandas, se reducen a sprints. Con Ventura los medios han sido Verratti, Parolo y Bonaventura. Aunque sin ser idénticos se cortan por el patrón del balón y, en el caso de Verratti y Bonaventura, son buenos en el regate y el uno contra uno. Las lesiones obligaron a Conte a un centro del campo de trabajo y despliegue pero nula capacidad para manejar el ritmo de los partidos. Ventura sí apuesta por más imaginación con Verratti y Bonaventura pero las molestias físicas del medio del PSG obliga a apostar por De Rossi, un pivote de más trabajo y más adaptado a partidos con menos del 50% de posesión. Es decir, la Italia de Ventura imitará a la de Conte.

La delantera heredada y los posibles sucesores

De nada importa el mal rendimiento de Éder en el Inter o que Graziano Pellè esté en la liga china, cuando se ponen la camiseta azzurra y, sobre todo, cuando se unen en el campo son mejores jugadores. La movilidad de Éder bajando entre líneas y abriéndose para recibir permite a Pellè llegar a zonas de remate. Un buen ejemplo fue el primer partido de Ventura, en la derrota 1-3 frente a Francia, Pellè anotó el gol italiano al rematar una buena acción de Eder que se recorrió la banda en solitario y asistió al corazón del área.

Ventura, en el entrenamiento de Italia dando instrucciones.

Ventura, en el entrenamiento de Italia dando instrucciones. EFE

Como Ventura ya va preparando la transición debido a la edad de sus arietes, en su convocatoria ya tienen cabida dos jóvenes como Sansone, para imitar la movilidad de Éder aunque con mejor finalización, y Belotti como relevo generacional de Pellè. Nicola Sansone, atacante del Villarreal, acaba de recibir su primera convocatoria: su movilidad para alternar la banda con el medio y agilizar los ataques por detrás de un delantero más estático encajan con el plan.

En el caso del ‘9’, ahora Graziano Pellè con su 1,93 parece fijo. No es sólo referencia en los remates, sino que sabe dar salida por alto y jugar de espaldas a la portería. Sus exhibiciones contra España en octavos o contra Israel en el primer partido oficial de Ventura mostraron su entendimiento del juego. Sin ser tan corpulento, pero sí más ágil, Belotti se asemeja con su capacidad para mezclar físico e inteligencia con el balón incluso muy lejos de la portería. Perfiles distintos a los que Ventura ha heredado pero que dan alternativas y marcan el inicio de una nueva era.

Como ya hemos visto Ventura va haciendo sus modificaciones progresivamente, pero ha heredado la idea de Conte que ya cortocircuitó a España. La táctica gana partidos. Es fácil hablar de Italia y quedarse sólo en el estereotipo, pero si nos eliminaron el verano no fue por un tópico, fue por merecimiento absoluto. Y Ventura quiere repetir fórmula y resultado.