Operación Lezo: las grabaciones

Pablo González sobornó al presidente del fútbol argentino de espaldas a Maradona: “Que no se entere 'El Pelusa'”

El hermano de Ignacio González reconoce en las escuchas pagos a directivos de la FIFA y una comisión de tres millones pagada de su mano en Venezuela.

Diego Armando Maradona como seleccionador de Argentina.

Diego Armando Maradona como seleccionador de Argentina.

Pablo González pagó comisiones ilegales al presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona. Y lo hizo, según él mismo revela en una conversación interceptada por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, a cambio de contratos para una empresa española llamada Auditel. El hermano del expresidente madrileño Ignacio González, ahora en prisión preventiva junto a él, confesó al político que el presunto pago se realizó mientras Diego Armando Maradona era seleccionador del equipo nacional argentino. “Que no se entere El Pelusa”, asegura que le pidió el presidente de la federación argentina en el momento de acordar los pagos.

La conversación entre los hermanos González, grabada en el despacho del expresidente con autorización judicial, se centraba en el intento de compra por parte de ambos del 20% de una empresa llamada Auditel. La firma, con presencia en varios países latinoamericanos, tiene las concesiones de seguridad, por ejemplo, de 107 campos de fútbol del continente. Como responsable de la empresa figura Agustín Domínguez, hijo de un histórico directivo del Real Madrid considerado la mano derecha de Santiago Bernabéu, de la Federación Española de Fútbol y de diferentes comisiones internacionales. “Conoce al presidente de la FIFA, al de la UEFA, y todo este chanchulleo de cuánto… si tienes que pagar una comisión al presidente de la FIFA o al de la UEFA...”, explica Pablo a su hermano sobre el socio principal de la empresa.

“Ya te contaré mi conversación con Grondona en Argentina. Yo alucinaba en colores, macho. Después de apalabrar lo que se iba a llevar [...] me dijo Pablito (acento argentino), que no se entere El Pelusa. Digo perdóname Julio, yo a Maradona no lo conozco de nada. Ya pero tú sabes que luego la prensa se entera… él era el presidente de la federación y El Pelusa era el seleccionador nacional”, puntualiza Pablo sobre la operación en Argentina. Ignacio González repreguntó: “¿Pero El Pelusa también cobraba de eso?". “No. El Pelusa lo que quería era decirle al otro que robaba”. La relación entre Maradona y Grondona estuvo marcada por la tensión y los enfrentamientos. 

Tres millones pagados en Venezuela

El reconocimiento de Pablo González sobre comisiones en el mundo del fútbol no se limita únicamente a Argentina. El hermano de González reconoce además que “nosotros”, en referencia a él y sus posibles socios de Auditel “cobramos treinta millones de dólares en Venezuela y pagamos tres, pero vamos, que pagué yo alguno que otro. Pero que en Venezuela era tal el cachondeo que: -oye que me puedes dar… que necesito 35.000 dólares ¿Me los puedes dar? Espérate, en un cheque”.

“¿En un cheque?”, pregunta Ignacio González sorprendido. “En un cheque.[...] como no hay corresponsabilidad fiscal entre Venezuela y tal, toma. Como habrás soltado los 35.000 luego vas dejando rastro por todas partes, da igual”, explica su hermano Pablo. Según su propia web, la firma Auditel fue la concesionaria, por ejemplo, de parte de las medidas técnicas y de seguridad implantadas en la Copa América 2007, celebrada en Venezuela.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que dirige la operación Lezo, hizo una referencia a estos hechos en el auto en el que envió a prisión a varios detenidos, entre ellos al expresidente de la Comunidad, Ignacio González y a su hermano. Sobre Pablo González dijo que "reconoció el pago de comisiones a terceros países, concretamente en Argentina y Venezuela. En este último país explicó que en relación con un torneo de fútbol la empresa para la que trabajaba recibió un contrato de 30 millones y que pagaron 3 en comisiones algunas de las cuales reconoce que pagó él".

Histórico dirigente del fútbol argentino, Julio Grondona presidió la Asociación de Fútbol de Argentina (AFA) durante 35 años (1979- 2014). Sin embargo, la dávida reconocida por Pablo González tuvo que producirse de forma necesaria entre marzo de 2009 y junio de  2010, fechas en las que Diego Armando Maradona ocupó el banquillo de la albiceleste. En esa época, Grondona era, además de máximo responsable del fútbol argentino, vicepresidente de la FIFA, el mayor organismo de este deporte a escala mundial.

De hecho, la rivalidad entre El Pelusa y Grondona era más que evidente, hasta el punto de denunciar el exdelantero argentino la presunta corrupción protagonizada por Grondona. El fiscal Luis Moreno Ocampo, según la prensa argentina, le describió como “el Maradona o el Messi de la corrupción”, en relación a la presunta participación de Grondona en el escándalo de comisiones ilegales y compra de votos en la FIFA desvelado por el FBI.

La investigación policial estadounidense se centra en la compra de voluntades en 2010, cuando Grondona -fallecido en 2014- era la persona al frente del comité financiero de la máxima institución en el fútbol mundial. En esas mismas fechas, según la versión de Pablo González, se produjo el encuentro entre ambos para acordar las comisiones que recibiría el padrino del fútbol argentino.