Eurocopa de Fútbol 2016

Olivella, de campeón de Europa con España a ser el profesor más feliz del mundo

Levantó la primera Copa de Eurocopa de España en 1964. Tras retirarse, se dedicó a dar clases de Educación Física y ahora ayuda a exfutbolistas. 

Fernando Olivella, levantando la Copa de Europa.

Fernando Olivella, levantando la Copa de Europa.

  1. Eurocopa de Fútbol 2016
  2. Selección Española de Fútbol

Cuando a Fernando Olivella le recuerdan que levantó la primera Eurocopa que ganó España en 1964, -de la que ahora se cumplen 52 años-, al instante recita la alineación de aquel equipo campeón: "Iríbar; Rivilla, Olivella, Zoco, Calleja; Fusté, Suárez; Amancio, Pereda, Marcelino y Lapetra. ¡Cómo para olvidarla!", asegura. La dice de carrerilla, casi antes de hablar de cualquier otra cosa.

Pero Olivella, capitán de aquel equipo campeón que doblegó a Rusia en el estadio Santiago Bernabéu con el famoso gol de Marcelino, no sólo levantó una copa que después volvió a alzar Iker Casillas en 2008. Olivella tuvo otra vida después del fútbol con la que fue inmensamente feliz.

El exjugador del Barcelona se retiró en 1969 después de jugar 13 años en el conjunto azulgrana. Desde 1956, hasta su adiós, formó parte de un equipo de leyenda y compartió vestuario nombres como Luis Suárez, Ladislao Kubala, Evaristo, César, Sandor Kocsis o Zoltán Czibor. Ganó 2 ligas, 3 copas de Ferias, 4 copas del Generalísimo (actualmente Copa del Rey) y jugó la final de la Copa de Europa que perdió ante el Benfica en 1961.

Con España jugó su último partido en 1966 y después el Camp Nou se llenó para despedirle del Barcelona en un partido homenaje. Tuvo ofertas para seguir jugando al fútbol del Atlético de Madrid y del Valencia, pero una más suculenta le atrajo más: la enseñanza.

Olivella, durante 34 años, dedicó su vida a dar clases de educación física a los chavales del colegio Viaró, en Sant Cugat de Vallés. En una conversación telefónica con EFE, reconoció que durante aquellos años disfrutó de la vida: "fui feliz, muy feliz, el más feliz del mundo. Ver cómo mejoraban los chicos me encantaba. Ahora me los encuentro y son médicos, jueces y me recuerdan con cariño. Eso es un regalo", dijo a EFE.

Ahora, ya jubilado, Olivella vive para ayudar a exjugadores del Barcelona que tienen problemas de cualquier índole desde la Junta de Veteranos del club. "El fútbol no es todo oro lo que reluce. Hay muchas sombras. Hay exjugadores que están mal y ayudamos en lo que podemos", afirmó.

Así es Olivella. El hombre que levantó la primera Eurocopa para España no olvida al Barcelona, el club de su vida. Pero, un día, aparcó su carrera para educar a niños. Ahora, ayuda a exjugadores con dificultades. Olivella, a sus 79 años, es un campeón del deporte y de la vida.