Jugadores de la Juventus (izquierda) y del Mónaco (derecha) el pase a semifinales.

Jugadores de la Juventus (izquierda) y del Mónaco (derecha) el pase a semifinales. REUTERS

Champions League

La Juventus busca el triplete ante el Mónaco revelación

Los de Massimiliano Allegri, con la Serie A casi asegurada y en la final de Copa, aspiran ante los franceses -quienes llevaban 13 años sin estar en semis- a repetir su plaza de finalista de 2015.

Pavel Ramírez David Palomo

La Juventus de Turín será la penúltima piedra en el camino del Mónaco para hacerse con un puesto en la gran final de la Champions League 2016-17. Pero antes de pensar en la esperada final de Cardiff del próximo 3 de junio, los franceses, la gran revelación del torneo, deberán superar a todo un maestro del 'catenaccio' y el poderío ofensivo como el conjunto 'bianconero', que sueña con un triplete histórico.

Bajo la tutela de Massimiliano Allegri, quien ya guió al equipo turinés a la final de 2015 que perdió ante el Barcelona, la Juventus afronta este tramo final de la temporada con una trayectoria muy sólida en la Serie A, donde lidera la clasificación con 80 puntos en 32 partidos y con una ventaja de 8 puntos sobre la Roma. Además, se enfrentará al Lazio en la final de la Coppa Italia.

Pero, sin duda, la mayor gesta de la temporada se produjo en los cuartos de final de la Champions, donde se midió al todopoderoso Barcelona. En apenas 90 minutos, lo que duró la ida en Turín, los de Allegri se colocaron con un 3-0 que a la postre resultaría definitivo. Ante el Mónaco, tiene la oportunidad de acceder a su segunda final en tres años. Y al primer triplete de su historia. Poca cosa.

Mónaco, una 'cenicienta' con un arsenal ofensivo

El Mónaco fue el rival más débil, ha sido el más asequible y ahora es el de menos pedigrí. Sin embargo, es claro candidato a ganar la Champions League. Eso, a estas alturas, no se puede poner el duda. El equipo de Jardim se ha ganado esa condición con argumentos de peso: buen juego, mucho gol y un estilo reconocible. Y lo ha hecho, además, con dos estrellas en ciernes (Mbappé y Fabinho) y una de tiempos pretéritos (Falcao). Con ellos como máximos exponentes, se ha presentado en semifinales de la Champions. 

La hazaña, para muchos, será una sorpresa. De hecho, así lo acredita su historia: no se metía en semifinales de Champions desde 2004, cuando cayó contra el Oporto de Mourinho en la final. Desde entonces, el equipo del Principado lo ha intentado todo para volver. Sin embargo, hasta esta temporada, precisamente una de las que menos ha gastado en fichajes, no lo había conseguido. Pero, ay, cómo lo ha conseguido: jugando 14 partidos, eliminando a Fenerbaçhe y Villarreal en la previa, clasificándose como primero del grupo E y dejando en la cuneta a Manchester City y Borussia Dortmund en octavos y cuartos respectivamente.

Ese ha sido su camino, alumbrado por datos que explican su potencial: en 32 partidos en la Ligue 1 acumula 90 goles (uno menos que el Barcelona, club líder en ese capítulo) y en la Champions ha anotado 12 dianas en los últimos cuatro partidos y 21 tantos en total (siete más que el Madrid, su inmediato perseguidor). ¿Cenicienta? Ya veremos. Pero no lo parece.