Champions League

Los ultras del PSV deciden ante el Atlético: ‘leña’ o fútbol

Está previsto que cerca de 900 aficionados del club holandés estén en el Vicente Calderón. El curso pasado, humillaron a unas gitanas en la Plaza Mayor. En Eindhoven, tiraron petardos cerca del hotel del conjunto rojiblanco.  

Los aficionados del PSV humillan a unas gitanas en la Plaza Mayor.

Los aficionados del PSV humillan a unas gitanas en la Plaza Mayor. Captura de pantalla

23 de marzo de 1997. Tarde de fútbol, en teoría, plácida. El Feyenoord se enfrentaba al AZ Alkmaar y el Ajax contra el Waalwijk. Por tanto, nada hacía presagiar incidentes. Sin embargo, no fue así. Las aficiones de ambos equipos se citaron a través de Internet y quedaron para pegarse. Sin contemplaciones. Usaron martillos, porras, cadenas y bates de béisbol en la que se bautizó como la ‘batalla de Beverwijk’. Y, cómo no, la pelea acabó con un muerto y 30 heridos.

17 de noviembre de 2016. Aficionados franceses del Nancy y del Estrasburgo quedan con ultras del Feyenoord holandés para pegarse en un bosque. De nuevo, varios radicales finalizan la pelea heridos y dejando patente algo: los mecanismos de seguridad tienen que estar siempre preparados ante la posible llegada de este tipo de aficionados violentos. Porque siempre vuelven y, a menudo, lo hacen el día menos pensado. Como sucedió entre ultras del Sevilla y la Juventus el pasado lunes.

Y se preguntará usted: ¿Y qué tiene que ver todo esto con el Atlético de Madrid? Mucho. Este miércoles, el conjunto rojiblanco se enfrenta al PSV (20:45 horas). Es decir, los ultras del equipo holandés volverán a Madrid y, con ellos, una cierta preocupación por parte de los agentes de seguridad. Porque sí, ellos fueron los que humillaron a un grupo de gitanas el curso pasado. Y, sí, también son los mismos que en la ida, este mismo año, tiraron petardos frente al Hotel Pullman, donde se hospedaron los rojiblancos en Eindhoven.

900 efectivos para vigilar a 800 aficionados

Para evitar incidentes, la Delegación del Gobierno de Madrid ha calificado el encuentro de alto riesgo y movilizará a 894 efectivos para velar por la seguridad de todos los aficionados. Incluidos en este dispositivo estarán integrantes de la Policía Nacional, Caballería, Unidades de Prevención y Reacción, Unidades de Intervención Policial, Guías Caninos, Subsuelo y miembros de la Oficina Nacional del Deporte. Todos vigilarán de cerca a los aproximadamente 800 aficionados holandeses que llegan con entrada y que está previsto acudan al Vicente Calderón.

No obstante, y a pesar de la precaución, no se espera que haya incidentes. Los ultras del PSV no están catalogados ni clasificados como unos de los más peligrosos de Europa. Son molestos, pero no usan la violencia. Pueden, como hicieron el curso pasado, humillar a unas gitanas, pero no acostumbran a moverse en masa ni a organizar batallas, como sí hacen los del Feyenoord. Aun así, como se puede ver en este vídeo, instruyen bien a sus devotos. Aunque sean niños, como en este caso.

Ganar, ganar o ganar

El Atlético llega al partido en el peor momento de la temporada, tras sufrir tres derrotas en la competición doméstica (Sevilla, Real Sociedad y Real Madrid), completar el peor arranque liguero de la era Simeone (21 puntos de 36 posibles) y perder su primer partido en casa. Sin embargo, todos esos problemas contrastan con su buena fase de grupos en la Champions, donde ya se ha clasificado para los octavos de final tras ganar todos los partidos disputados y sólo necesita certificar su liderato en la última jornada.

Aun así, el Atlético de Madrid necesita la victoria contra el PSV para poder aumentar sus opciones de pasar como primero. Ahora mismo, está a tres puntos del Bayern –su último rival en dicha fase de grupos- y, de hacerse con los tres puntos este miércoles, podría pasar a octavos con un empate en Múnich. De lo contrario, necesitaría ganar en el Allianz o echar mano del goalaverage. 

En cualquiera de los casos, a nadie se le pasa por la cabeza una nueva derrota del Atlético de Madrid. Godín, en la previa, reconoció que han estado hablando de los últimos fallos del equipo: "A veces se pierde por pequeños detalles. Nosotros los corregiremos". Y Simeone no dudó de la victoria. Y, al ser preguntado por el estilo, contestó: "El único estilo de juego de este equipo desde hace cinco años es ganar". Y con eso, a por el PSV.