Champions League

Los datos que prueban que el Atlético no juega a la contra

Simeone ha conseguido que su equipo evolucione, que marque más (2’3 goles por partido) y que lleve el peso del partido. Se enfrenta al Rostov ruso a las 20:45 horas.

Carrasco abraza a Griezmann durante el partido contra el Granada.

Carrasco abraza a Griezmann durante el partido contra el Granada. Reuters

  1. FC Rostov
  2. Atlético de Madrid
  3. Diego Pablo Simeone

Los andaluces, dicen por ahí, son vagos; los catalanes, cuentan, son agarrados; los vascos, comentan, son tozudos; y los madrileños, susurran, son unos pijos. Luego, obviamente, están los manchegos o los extremeños, que no son nada. Pero eso da igual. Centrémonos en el primer grupo, en esas comunidades que son per se como dice la calle. Sobre ellas hay prejuicios o, si quieren, ideas preconcebidas. Esas, según la RAE, “formadas sin juicio crítico y sin tener en cuenta los datos de la experiencia”. Es decir, para los futboleros, es como cuando se dice que el Barça gana siempre a base de tiqui-taca o que el Atlético juega a la contra. ¿Y es verdad? No del todo. O, al menos, eso dicen los datos relativos a su participación en Liga. Válidos, obviamente, para juzgar el encuentro entre Atlético y Rostov de Champions League (miércoles, 20:45 horas).

0% DE GOLES A LA CONTRA

Es posible que el ladillo sea lo suficientemente taxativo y no haga falta decir nada más. Quizás sea así. No obstante, es necesario explicar este porcentaje. El Atlético, según datos de Whoscored, no ha marcado ningún gol a la contra esta temporada en Liga. Sí lo ha hecho en estático o a balón parado (1), de penalti (2) o durante el desarrollo del partido mediante diferentes acciones (18): tiros desde fuera del área, rechaces… Tanto es así que Barcelona (1), Real Madrid (1) o Manchester City (3) han hecho más tantos saliendo desde atrás y culminando las jugadas en transiciones rápidas que los colchoneros.

85% DE PASES EN CORTO

Para descifrar el tipo de juego de un equipo se suele tomar como referencia el tipo de pase que se realiza. En ese aspecto, el Atlético de Madrid ha combinado esta temporada 463 veces en corto, 59 en largo y 21 buscando el juego vertical (datos de la Liga). El equipo de Simeone, pese a lo que se pueda decir, es bastante seguro con el balón en los pies (83% de acierto) y difícilmente le roban el balón en lugares comprometidos. Cuando tiene la posesión, acostumbra, sobre todo en el Calderón, a llevar la iniciativa. ¿Qué quiere decir esto? Que cuando pierde el esférico, lo hace en campo contrario. Y cuando falla un pase en su área, recurre al pelotazo. Es decir, la seguridad, ante todo.

54% DE POSESIÓN DE LA PELOTA

Otra de las ideas preconcebidas sobre el Atlético de Madrid es que casi siempre regala el balón. Pues bien, no es real. El equipo de Simeone registra un 54% de posesión de la pelota en total en Liga. Es decir, en la mayoría de los partidos busca llevar la iniciativa -sobre todo, en el Calderón (59%)-. Esto no quiere decir, obviamente, que, de vez en cuando y ante determinados rivales, se sienta más cómodo encerrado en su campo y saliendo desde atrás, como casi siempre hace fuera de casa (49%).

23 GOLES ENTRE TODAS LAS COMPETICIONES

El Atlético de Madrid ha sido acusado muy a menudo de ser un equipo defensivo. Y puede que lo fuera. Es más, es posible que, en determinados partidos, lo siga siendo. Y no es necesariamente malo que así sea, pues una de las virtudes de todo gran entrenador debe ser adaptarse al juego del rival. Pero, dicho lo anterior, el conjunto de Simeone ha anotado esta campaña 23 goles en 10 partidos. Es decir, sale a 2’3 tantos cada 90 minutos. Una barbaridad y una suerte que para sí quisieran muchos equipos. En Liga, particularmente, va a un ritmo de 2’6 dianas por encuentro, con goleadas ante Sporting (5-0), Celta (0-4) o Granada (7-1). Y su asignatura pendiente reside en Champions (tan solo dos, uno en cada choque, ante PSV y Bayern de Múnich). Un dato que puede mejorar, este mismo miércoles, ante el desconocido Rostov.

¿QUÉ QUIERE DECIR TODO LO ANTERIOR?

El Atlético, por tanto, no juega siempre a la contra ni es per se un equipo defensivo. Esto no quiere decir, ni siquiera con los datos en la mano, que sea ofensivo o que se parezca al Barça de Guardiola. No, todo lo contrario. Lo que ejemplifican los números anteriormente analizados es que Simeone sabe combinar los dos estilos de juego. A menudo, dejando que su equipo lleve la iniciativa cuando juega en el Calderón y ante equipos pequeños (Granada, Sporting…), pero siendo más conservador ante rivales como el Barcelona (1-1, con tan solo el 29’7% de posesión) o el Bayern de Múnich (1-0, con el 32’9% de posesión). El resultado, a estas alturas, está claro: es líder de la Liga y primero en su grupo de Champions. Y el resto, da igual.

Carrasco celebra un gol contra el Granada.

Carrasco celebra un gol contra el Granada. Reuters