Corrupción en el fútbol

"En 2ªB y en Tercera los amaños son bastante generalizados"

Entrevista con Alfredo Lorenzo, director de Seguridad e Integridad de la Liga: "La Federación Española no hace nada para combatirlo".

Alfredo Lorenzo, director de seguridad e integridad de la LFP.

Alfredo Lorenzo, director de seguridad e integridad de la LFP.

  1. Amaños partidos
  2. Apuestas
  3. Apuestas deportivas
  4. Corrupción
  5. Entrevistas

Alfredo Lorenzo, inspector jefe de la Policía Nacional en excedencia, es el Director de Integridad y Seguridad de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) desde 2015. Desde entonces lidera, entre otras ocupaciones, el esfuerzo de esta organización contra los amaños en el fútbol: "Un actor bastante activo en este terreno", dice, tras el año de alarma vivido en 2013 ante la expansión del tumor por la Primera División. Ex director de Seguridad de Repsol y con experiencia en proteger a la selección absoluta de fútbol, atiende la llamada de EL ESPAÑOL horas después de la publicación del reportaje sobre los partidos arreglados en Tercera División y 2ªB: “Un artículo”, afirma, “en la que por desgracia es verdad el 90% o el 95% de lo que se cuenta”.

¿Con qué frecuencia se amañan partidos en el fútbol español?

Es muy difícil dar un dato preciso... Una estimación se podría, pero nos movemos siempre con una cifra negra: conocemos parte del problema, pero no sabemos exactamente cuántos casos hay cada semana o cada temporada. Es un problema real y un tema muy preocupante para el fútbol: en 2ªB y Tercera son comportamientos bastante generalizados, que ya es decir mucho. Desde la Liga hace 1 ó 2 años que venimos denunciando esto: cosas muy parecidas a las de vuestro artículo. Está bastante extendido y es bastante preocupante. Pero no me atrevo a dar una cifra. Lo que falta es que se tomen medidas, preventivas y luego reactivas; como en cualquier cosa, aquí no hay que inventar nada.

Sorprende lo poco que se sabe de ello pese a su extensión real.

Uno de los problemas es que la gente de fútbol no lo entiende bien. Creen que amañar se trata de pagar el último partido de la temporada para salvar la categoría. Y no es eso. Amañar un partido es predeterminar cualquier lance en cualquier partido de la temporada: ya sea el resultado, el número de córners, el número de goles o el resultado al descanso o una tarjeta roja. Todo eso es manipulación. Es una de las primeras cosas que contamos en nuestros cursos: cualquier manipulación es amaño.

La Primera y la Segunda División parecen haber revertido la tendencia preocupante que LaLiga detectó en 2013. ¿Qué medidas tomaron para tratar de reducir esto? ¿Cuál era la extensión del problema?

No tenemos estadísticas fiables, pero es verdad que en 2013 el problema de la manipulación en directo estaba en crecimiento, y si no hubiésemos hecho nada en 2016 ó 2018 el fútbol habría perdido credibilidad, la confianza de los espectadores, etc. Cuando el problema estaba en una fase inicial, la Liga empezó a trabajar en integridad. Estos años hemos desarrollado un programa que empieza con la formación y la educación: unos talleres de integridad que impartimos a todos los clubes, qué comportamientos están prohibidos, cuáles son las consecuencias y la obligación que tienen de denunciarlo en virtud del código de disciplina deportiva.

Después hay una fase de monitorización del mercado de apuestas, con empresas como Federbet, y un seguimiento de las cuotas, etc. Finalmente, el ciclo termina con la investigación: cuando hay algo anómalo, lo investigamos, y si vemos algo extraño lo denunciamos.

¿Cuándo fue la última vez que tuvieron sospechas fundadas sobre un amaño en Primera?

Las tenemos sobre todo en dos casos ya denunciados y en fase de instrucción judicial ['caso Levante' y 'caso Osasuna'], denunciados por nosotros. Yo siempre digo, cuando doy alguna conferencia: "Todos en esta sala estamos por la tolerancia cero contra los amaños, ¿pero qué hacemos para que no se produzcan?" Hay que denunciar los casos cuando se detecten irregularidades.

Cuando hay algo anómalo, lo investigamos, y si vemos algo extraño lo denunciamos

¿Por qué hay tanta diferencia aparente entre Primera o Segunda y 2ªB o Tercera? ¿Es una mera cuestión de salarios?

El problema es que no vale con proteger Primera y Segunda. Es como el que tiene la manta y para taparse el pecho se destapa los pies. Nosotros monitorizamos también 2ªB y Tercera y la Primera División del fútbol femenino. Si queremos tener un buen fútbol, no puede ser sólo en una categoría.

Pero la Liga no tiene atribuciones de supervisión en las categorías inferiores...

Hay clubes de la Liga que tienen filiales en categorías inferiores, pero es cierto, sí, somos responsables sólo de la organización del fútbol profesional. ¿Qué nos pasa? Que la institución que tiene encomendada esa labor en esas categorías (la Federación Española de Fútbol) no lo hace. ¿Qué hacemos? No podemos quedarnos de brazos cruzados. Si de verdad queremos un fútbol bueno y limpio, no podemos no hacer nada.

¿Qué pasa con un jugador de 20 años que está en Tercera y dentro de unos años llega a Primera? ¿Y al revés? ¿Uno que ha estado jugando en Primera y baja a Segunda o Tercera, nos olvidamos de él? En este tema no hay barreras: ¿en el último equipo de Segunda hay un abismo y empieza otra cosa? El fútbol es un continuo, una línea continua con distintas estaciones. Por eso nosotros empezamos con la sensibilización y la formación y lo hacemos con todas las categorías. En Primera y Segunda obligamos a los clubes a recibir talleres de integridad. En otras categorías es una colaboración mutua: ¿qué hacemos, si el que tiene que hacerlo no lo hace? ¿La sociedad lo entendería? Creo que no... 

¿Qué nos pasa? Que la institución que tiene encomendada esa labor en esas categorías (la Federación Española de Fútbol) no lo hace

¿Por qué se abstiene de actuar, según su argumento, la Federación?

Ahí no puedo entrar, no me atrevo a dar una opinión. Es una realidad objetiva. La Federación no hace nada para combatir los amaños en temas de integridad, de prevención y de denuncia, de investigación en las categorías en las que tiene responsabilidad plena [2ªB y Tercera]. No conozco ninguna acción suya. Y la UEFA entrega partidas a cada federación nacional para ello. Lo que falta no es dinero, sino voluntad.

Algunos dirigentes federativos acusan a la Liga de críticas injustas y dicen que es imposible vigilar 300 partidos.

Defender la integridad del fútbol no es monitorizar 20 ó 300 partidos. Se hace con campañas de formación a jugadores, técnicos y directivos, con campañas de concienciación, con formación. Eso sí que podrían hacerlo las federaciones territoriales. La monitorización exige, en cambio, un experto, y cuesta dinero. Pero hay muchas cosas antes de la monitorización, que además se pueden hacer a muchos niveles. Pero de lo que no tenemos excusa ninguna organización deportiva es fallar en educación y sensibilización. Ahí sí llega cada uno a su entorno. Es nuestra obligación informar a los deportistas de la normativa. Y la Federación tendría probablemente capacidad económica para hacer la monitorización a través de una empresa especializada, como hacen todas las ligas, empezando por la UEFA y la FIFA.

Muchos acusan a la UEFA y la FIFA de mirar también a otro lado.

Pienso que la UEFA sí es activa. Lo demuestra el 'caso Skenderbeu' [El TAS ha ratificado la exclusión del Skenderbeu de Albania para la próxima Champions por amaños]. La UEFA lo ha ganado ante el TAS, un caso relevante: es la primera vez que hay un caso de amaños ganados con fundamentos de derecho. Creo que la UEFA sí ejerce su labor. Otra cosa son otras federaciones nacionales, que desconozco. En la española es palpable la ausencia de actividad. No hace falta contratar a la empresa más cara o tener a 100 personas monitorizando, hay cosas que podemos hacer todos. Como por ejemplo denunciar cosas raras. ¿Sabe mucha gente que la Ley del Juego prohíbe apostar? La organización deportiva tiene obligación de ir a jugadores, entrenadores y directivos de las normas legales.

La Federación tendría probablemente capacidad económica para hacer la monitorización a través de una empresa especializada, como hacen todas las ligas, empezando por la UEFA y la FIFA.

¿La Primera y la Segunda División llegaron a estar en riesgo?

Creo que no han estado en riesgo, pero en un futuro podrían estarlo. Aquí si nos debemos apuntar un tanto: aunque nadie está libre de nada, puede decirse que desde que la Liga se tomó este asunto en serio son competiciones con un grado de limpieza altísimo. ¿Eso quiere decir que nos podemos relajar? No... Quiere decir que debemos seguir en la misma línea, porque si no en 5 ó 10 años podemos tener competiciones que no sean limpias. Y eso sería malísimo para el deporte, para el fútbol, para el país, para la imagen, para todos...

El organismo supervisor del sector de apuestas en España es la Dirección General de Ordenación del Juego. ¿Cómo se entiende que todos los domingos en España se amañen partidos, con tantos ojos mirando?

Puede haber 20.000 justificaciones... La DG se ajusta a la ley, no hay objeciones a su labor. Puede haber muchos pequeños amaños que sean más difíciles de detectar, y también puede haber amaños que no estén relacionados con apuestas. Esa posibilidad también existe. Por eso decimos que la protección de la integridad debe ser global: los amaños no se producen porque haya apuestas, pero a través de las apuestas el amañador tiene un rendimiento adicional.

¿No sería más fácil eliminar sencillamente las apuestas de Tercera División?

Yo ahí tengo dudas... Esta es la regulación que tenemos en el sector del juego, que es una actividad legal. Siempre que esté controlado, creo que es un sector interesante para la economía: genera actividad. Y además las casas de apuestas son interlocutoras válidas de las autoridades cuando hay sospechas. No estoy seguro de que prohibir las apuestas en ciertas categorías solucionase el problema.

¿Entonces no tiene solución? 

Sí tiene. La primera es dedicar más recursos (y no sólo económicos) a la concienciación. Y después hacer una labor de seguimiento y denunciar todos los casos en los que se detecten irregularidades. ¿Por qué la gente no los denuncia? Siempre que hay un amaño hay un club perjudicado, ya sea una casa de apuestas o un club que desciende injustamente. Pero la gente piensa: como no me afecta, no pasa nada. Un cambio de actitud haría que el índice de amaños se redujese muchísimo.