FC Barcelona

El Barça arranca la Liga como la acabó: goleada y liderato

Un hat-trick de Suárez y un doblete de Messi acaban con facilidad con el Betis (6-2). Turan vuelve a destacar en el tridente de ataque.

Luis Suárez celebra con Messi uno de sus tres goles.

Luis Suárez celebra con Messi uno de sus tres goles. EFE

  1. FC Barcelona
  2. Real Betis

La Liga 2016/17 en el Camp Nou comenzaba como la anterior. Salió Villar al campo, cogió la Copa Iniesta y, junto al plateado Messi, levantó la Liga anterior. Era el homenaje a lo que ocurrió la temporada pasada, con tiempo de retraso. Entonces el Barça acabó cerrando con goleada en Granada un torneo que se le complicó en abril y que certificó en mayo. Tres meses después, en el Camp Nou vieron al mismo equipo. Solo Umtiti en el centro de la defensa cambió la anatomía de un equipo que sigue al ritmo del año pasado.

El Barça se dio un festín en su inicio de la mano de su tridente de ataque. Exactamente igual que la temporada pasada. La diferencia es que ahora no es MSN, sino MST: Messi, Suárez y Turán. Neymar, en los Juegos Olímpicos, ha provocado que Arda Turan nazca de nuevo. ¿Quién recuerda ahora al brasileño? Pocos. El turco está aprovechando la ausencia de su compañero a la perfección. Si ya destacó en la Supercopa, también lo hizo en el estreno liguero. El turco fue el autor del primer gol del Barça en esta Liga, en una internada de Jordi Alba tras un pase largo de Messi que Turan remató en el área pequeña.

Fue el preludio de lo que se venía, aunque el Betis aguantó y creó el susto en el Camp Nou con un lanzamiento de falta que se tragó Bravo. La imagen del balón tocando en la mano del portero chileno y entrando en su portería puede ser la última que quede de Claudio en el Barça, ya que todo indica que se irá al City. Injusto sería, pero lo último que hizo fue fallar. 

Sintió el golpe por momentos el Barcelona, con un Betis crecido que con contragolpes tuvo en jaque durante cinco minutos al Barça. Fue el tiempo que reaccionaron los azulgranas, conscientes de que el partido se le estaba poniendo feo. El tridente, otra vez, volvió a tirar del carro y cambió el guión. Primero pidió penalti Luis Suárez y después Messi remató al larguero. Estaban de vuelta.

Solo se paró el partido con la aparición de Jordi Alba. El catalán dio un codazo a Petros y empezó a rodar por el suelo. Consiguió lo que quería: sacó al Betis del partido y no se llevó ni tarjeta. Tras eso, arreón del Barça con la figura del todopoderoso Messi, que ya irrumpió en la primera jornada para demostrar que este año sí arranca fuerte desde el inicio.

En el minuto 37, el argentino volvió a hacer su gol más característico. Cogió el balón en la frontal del área, se fue metiendo y, con rosca, disparó. No defendió bien la defensa verdiblanca, principal lastre del debut de Poyet en el banquillo del Betis, y eso ayudó a que Adán tampoco pudiera llegar al remate de Messi. Era el 2-1 y ahí comenzaría la fiesta.

Casi sin tiempo a reaccionar, apareció también el pichichi de la temporada pasada, Luis Suárez, para finiquitar el partido antes del descanso. Sergi Roberto entró por la banda y brindó el gol al uruguayo, que la pegó de primeras para machacar otra vez a un Adán vendido por su defensa. 3-1 al descanso.

La MST siguió de fiesta

Si el Betis creía que saldría vivo del Camp Nou, bien equivocado estaba. Nada más comenzar la segunda parte, Arda Turan volvió a estar cerca de su segundo gol, cuarto en la semana. El turco estuvo poco fino. Messi disparó antes desde la frontal del área, pero Adán paró débil y el balón se fue colando en su portería. Turan, en fuera de juego, llegó para empujar cuando ya entraba solo el balón. 

Con todo a favor ya, el Barça siguió goleando con otros dos tantos más de sus dos grandes figuras, Messi y Suárez. En dos desastres defensivos del Betis, argentino y uruguayo marcaron en dos minutos seguidos. Leo volvió a hacer otra vez su gol, con disparo raso desde fuera del área. Suárez remató a placer en el área pequeña, con asistencia de Messi, que además de su primer doblete goleador se fue con su primera asistencia.

Ya en la recta final, minutos que sirvieron para descansar, Luis Suárez completó su enésimo hat-trick con una falta perfectamente lanzada. Era el 6-1, resultado que acabó maquillando el eterno Rubén Castro, único bético que siempre se libre allá donde vaya su equipo, dejando el set en un 6-2 final.

Demasiado castigo se llevaron los andaluces, que deberán seguir encajando sus piezas si no quieren sufrir este año. El proyecto es totalmente nuevo, con Poyet al frente, y el inicio en el Camp Nou no ayudaba. Su Liga es otra, como la del Barça, que arranca el torneo como lo acabó, con goleada. Festín azulgrana para asustar rivales. Pero esto empezó ahora. Es agosto y acaba en mayo. Mucho queda por jugar.