FÚTBOL INTERNACIONAL

Eva Carneiro llega a un acuerdo con José Mourinho

La exmédico del Chelsea, tras su despido, ha retirado su demanda por acoso y discriminación sexual.  

Eva Carneiro en el momento de su llegada al juicio.

Eva Carneiro en el momento de su llegada al juicio. REUTERS

  1. Eva Carneiro
  2. José Mourinho
  3. Chelsea FC
  4. Demandas
  5. Acoso
  6. Discriminación

Eva Carneiro, exmédico del Chelsea, ha llegado a un acuerdo con el club en relación a su despido. A su vez, accedió a retirar la demanda puesta a José Mourinho, entonces técnico del conjunto londinense, por discriminación sexual y acoso. Por tanto, lo que podría haber sido un dolor de cabeza para el club, se ha quedado en nada durante este martes.

La noticia ha llegado completamente por sorpresa. El pasado lunes, cuando comenzó el juicio, Eva Carneiro llegó a rechazar 1’2 millones de libras, pero en esta segunda jornada ha conseguido llegar a un acuerdo con el club y con el técnico portugués.

Todas estas denuncias y demandas las puso la exmédico del Chelsea tras ser despedida y enfrentarse con José Mourinho en un partido de la Premier League. En dicho encuentro, el técnico portugués le recriminó que entrara en el campo cuando su equipo estaba ya con uno menos, pero Eva Carneiro hizo caso omiso y entró en el terreno de juego. Entonces, según la versión del entrenador, él habría dicho “hijo de puta”, sin referirse a ella, pero, según ella, la habría llamado “hija de puta”, un término a todas luces machista.

Carneiro, tras aquel incidente, declaró: “Mi prioridad siempre ha sido la salud y la seguridad de los jugadores y el cumplimiento de mi deber. Entré en el campo para tratar a un jugador, que pidió atención médica. Seguí las reglas del juego y lo hice bajo el cumplimiento de mis responsabilidades”. Pero, claro, a Mourinho no le sentó nada bien... 

Entonces, el club volvió a disculparse con ella en un comunicado oficial tras su despido. Y la FA (Federación de Fútbol de Inglaterra) dictaminó en septiembre que “dichas palabras no constituyen un lenguaje discriminatorio”, después de consultar a un experto de lingüística de la academia portuguesa. Pero, finalmente, sí que han llegado a un acuerdo.